Público
Público

La piscina de los altos mandos se queda sin galones

El Gobierno confirma que la calle 1 de la piscina de la Armada en Ferrol no es exclusiva para coroneles, capitanes de navío y  almirantes, como pretendía su director

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ha desautorizado la circular firmada por el director de la piscina de la Armada en Ferrol, capitán de navío Saturnino Suances, en la que se recordaba que la calle 1 quedaba reservada en todo momento a los almirantes, capitanes de navío y coroneles.

El ejecutivo, en respuesta a la pregunta parlamentaria que el Diputado del Grupo Mixto (BNG) Francisco Jorquera había presentado en el Congreso, confirma efectivamente que en la piscina del Pabellón Polideportivo de Batallones se reserva una de las calles de la instalación al personal de la Armada pero no hace referencia alguna a los empleos que debe ostentar este personal.

Hecho que invalida la instrucción del capitán de navío en la que se apoyaban altos mandos de la Armada para expulsar a otros bañistas de inferior empleo militar y nadar así en solitario.

El sargento primero Francisco Maceira, acostumbrado a nadar a su antojo en la piscina, fue castigado un mes a no poder utilizar la instalación. El militar, en situación de retiro, se negó a plegarse al aviso del director. El motivo oficial fue que Maceira 'incumplió reiteradamente las normas del uso del polideportivo'.

Un sargento primero fue castigado a un mes sin usar la piscina

Estos abusos motivaron multitud de protestas de los usuarios y en especial de la Asociación Unificada de Militares Españoles -AUME-, de las que es delegado el propio Maceira. La organización llevó sus quejas hasta el Congreso de los Diputados a través del diputado nacionalista.

Maceira aseguraba que 'el argumento que han esgrimido para expulsarme, la discusión, es una excusa. Los altos mandos están retirados y han perdido sus privilegios, pero me querían echar para nadar ellos y conservar así un privilegio injusto heredado de otros tiempos'.

Asimismo, el militar acusaba de mentir al Ministerio de Defensa cuando justificaba la reserva del carril para los altos mandos porque 'tienen condicionado el tiempo que pueden dedicar a su preparación física' por sus 'destinos de especial dedicación'.