Público
Público

Pizarro se suma al "se rompe España"

Acusa a Zapatero de pagar precio "político y económico" a ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

dos actos diarios, Manuel Pizarro se ha tomado muy en serio su faceta de político. Ayer el nuevo dirigente conservador acudió a la XII reunión del Observatorio Económico de FAES para dar su visión sobre la economía española y, de paso, su idea de España. Su dicurso fue muy en la línea de su buen amigo José María Aznar.

Comenzó por cantar las bondades del que fuera su gobierno, entre 1996 y 2004, porque a su parecer fue 'maravilloso' y pidió un cambio similar porque sólo entonces España 'dejó de ser un país de pedigüeños'. Ahora, en su opinión, ya 'no estamos en el corazón de Europa ni de ningún sitio' y empezamos a ser 'otra vez un país extravagante'.

Su mensaje fue calcado al del presidente de honor del PP cuando empezó a hacer el repaso de la situación actual. La imagen catastrofista se resumía en una sola palabra: 'desmembramiento'.

División de los españoles
Como en su día hiciera Aznar al hablar de la ruptura de España, para Pizarro en nuestro país 'hay incertidumbre' y se han generado 'problemas gravísimos'. 'No puede hacerse un gobierno de media España contra la otra media, los países divididos no compiten y los que miran para atrás y no para adelante no pueden avanzar, se quedan convertidos en estatuas de sal', afirmó ante su auditorio.

Además, no pudo dejar de criticar a Zapatero por 'abrir el problema territorial' y 'promulgar una ley española -como el Estatuto de Catalunya- sin tener el consenso de una parte importante del electorado es algo que divide a los españoles y va en contra de la doctrina del Tribunal Constitucional'.

Para el número dos de la lista por Madrid lo más terrible que puede ocurrir en una sociedad democrática 'es la mentira por parte del Gobierno'. Cree que, de ese modo, 'se pierde la confianza y así no hay manera de que la economía funcione'.

Aprovechó su intervención para denunciar el incremento de la inflación, la falta de competitividad y el aumento del paro. A estas tres amenazas sumó la propuesta de los 400 euros lo que no considera 'una forma seria de manejar el dinero de los contribuyentes' y también se quejó de la 'concesión de creditos y avales' del Instituto de Crédito Oficial que no se deben emplear 'para pagar favores políticos y ocultar operaciones'.

El canon, la iglesia, ANV...
En su repaso no dejo nada en pie. Cargó contra el canon, impuesto que definió como 'tributo' porque se está utilizando 'para insultar y agredir a una parte de la sociedad'. Y se defendió de los ataques que ha recibido explicando que 'los españoles hemos estado dando dinero público a unas siglas que van directamente a organizaciones terroristas'. Piensa que para eso 'no están los impuestos de los ciudadanos'.

Dentro de su nuevo guión también se refirió a la Justicia. Dijo que aunque la pinten con los ojos vendados 'no es ciega' y levantó un estandarte en favor de la Iglesia porque 'lleva 2000 años diciendo lo mismo: que no se puede apoyar a los que matan'. Pizarro acusó al Gobierno de haber pagado precio 'político y económico a los señores que están con los terroristas' y de no haber utilizado a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado a tiempo.