Público
Público

Planeta Indignación

900 ciudades de los cinco continentes se manifiestan el sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la página web 15october.net el espacio virtual donde los indignados agrupan las convocatorias de movilizaciones para el próximo sábado el mapa del mundo está a punto de convertirse en una gran mancha roja. Cada nueva cita es un punto de ese color y ya son más de 900 los pueblos y ciudades de todo el planeta que darán respuesta a una crisis que se presenta como global con una protesta también global.

De Melbourne a São Paulo, pasando por Santiago de Chile, Bogotá, Seúl, Dakar, Oslo, Honolulu o Rabat, españoles que residen allí, pero también ciudadanos nativos calientan los motores de una jornada en la que los indignados de todo el mundo reclamarán una auténtica democracia.

La convocatoria surgió al calor de la primera acampada en la Puerta del Sol

¿Por qué el 15 de octubre? La fecha surgió de forma espontánea, al calor de la euforia de los primeros días de acampada en la Puerta del Sol de Madrid. Sin embargo, los indignados insisten en que no quieren que esa fecha se vea reducida al 'subidón de tres horas de manifestación'. 'Tras las marchas habrá espacios para la reflexión y el debate, se tratarán los asuntos que nos importan en el largo plazo', asegura Alice, que colabora desde mayo en la comisión de Extensión Internacional del 15-M. 'Todas las concentraciones tendrán sentido si, al final, se crea un asamblea y hay diálogo, aunque sea entre un grupo pequeño', opina.

Desde Democracia Real Ya (DRY), Carlos Paredes advierte un pequeño triunfo en el éxito que ha tenido la convocatoria, aunque asegura estar 'a la expectativa' ante la afluencia real. 'Pensamos que va a haber una gran respuesta en países como Italia, Brasil o EEUU', pero reconoce que hay dudas de lo que pueda pasar, por ejemplo, en Israel.

Más allá de las cifras reales de afluencia, el éxito de la difusión de la convocatoria ya es un hecho en internet. 'La idea clave ha sido el anonimato, hay involucrada gente de países de todo el mundo, pero no hay nadie diciéndole a nadie lo que tiene que hacer', explica Alice.

'Es la insatisfacción hecha acción', resume un indignado argentino

Un buen ejemplo de este empeño por 'despersonalizar' es la web 15october.net. Allí se centraliza toda la información, pero no se sabe quién la administra. Es un misterio. '¿Quién está detrás? Da igual, lo importante es buscarse en el mapa y ver con quién te tienes que organizar', explica Alice, que durante estos días intercambia correos con gente de todo el mundo. Uno de sus habituales receptores es Juan Carlos Pino, un español que vive en San Petersburgo desde hace más de 20 años.

'Empecé a mover el 15-M en Rusia cuanto vi que prendía en España, a principios de junio', relata Juan Carlos. En ese momento creó un grupo en la red social rusa Vkontakte para informar de lo que estaba ocurriendo en Madrid. Hubo gente que fue poco a poco uniéndose a ese grupo, del que deriva ahora la convocatoria de concentraciones en siete ciudades rusas. Aunque asume que quizá 'no sean muy numerosas', Juan Carlos dice estar 'contento' por cómo 'el sentimiento revolucionario del 15-M' está calando en Rusia.

El modelo español ha exportado las ideas de no violencia y resistencia pacífica

Juan Carlos, que trabaja como profesor de español, cree que ver en Rusia movilizaciones como la de Madrid o WallStreet es 'cuestión de tiempo'. ¿Cuánto? 'El pueblo ruso decidirá, pero ya están madurando ideológicamente en cuanto a entender de qué se trata todo esto', asegura.

En Corea del Sur, los españoles expatriados tenían planeado concentrarse frente a la embajada española en Seúl, pero es posible que finalmente se unan a la convocatoria Occupy Seoul, una concentración frente a la Bolsa coreana promovida por nativos y extranjeros. 'No importa dónde estemos, tenemos que manifestar públicamente nuestro hartazgo', explica Enrique España, un joven malagueño que estudia arquitectura en Incheon, a hora y media en metro de Seúl y que no faltará a la protesta del sábado.

Casi en la otra punta del mundo, en Mendoza (Argentina) los indignados locales también ultiman los preparativos de las movilizaciones del sábado. Hernán Crespo, mendocino de 27 años, es uno de ellos. 'Nos juntaremos para pensar el camino a seguir y hacer saber que somos parte de las causas. La semana que viene hay elecciones presidenciales acá y es importante que se sepa que existimos fuera del voto', afirma. Hernán admite la fuerza del 15-M, pero reconoce a 'la Primavera Árabe o el movimiento chileno por la educación pública' como partes de un fenómeno similar. 'Es la insatisfacción hecha acción', resume.

Los integrantes del 15-M aseguran no querer ser los protagonistas de unas movilizaciones que se desarrollarán de forma 'autónoma' en cada país. Sin embargo, resultan evidentes algunas de las herencias que deja el movimiento español, entre ellas, la apuesta por la no violencia y la resistencia pacífica. Además, los indignados españoles saben que han exportado su afán por la horizontalidad y el método asambleario. Un ejemplo de ello es que en takethesquare.net, la rama internacional del 15-M, uno de los documentos más visitados es el de la dinamización de asambleas de la acampada de Sol.