Público
Público

"El PNV está dispuesto a jugar un papel para la estabilidad de un modelo de Estado"

El presidente del PNV acepta la oferta de Zapatero para llegar a pactos, pero sin atarse a un acuerdo "estable" para el resto de la legislatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La oferta hecha pública por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso, el pasado miércoles durante el debate del estado de la nación, no ha cogido por sorpresa al Partido Nacionalista Vasco, pese a convertirse de un día para otro en la primera apuesta del Gobierno para tener un final de legislatura 'estable' y sin las apreturas de la famosa 'geometría variable'. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, fija en esta entrevista su posición ante la negociación con el Ejecutivo, y sostiene que su partido 'irá quemando etapas para chequear la voluntad del Gobierno hasta los Presupuestos'.

'Planteamos la bilateralidad entre Euskadi y el Estado en base a la Constitución'

¿Le gustaría alcanzar un 'pacto estable' con Zapatero?

No tenemos ningún pacto de estabilidad con nadie y no lo tendremos hasta el final de la legislatura. Otra cosa es cómo lo quieran entender el PSOE o el PP, pero el PNV no está en esa dinámica. Lo ofrecimos tras las elecciones autonómicas, también al presidente español, y fuimos rechazados. Por lo tanto, en el PNV no hablamos ahora de pactos de estabilidad.

¿La posición del PNV se limitará pues a pactar materias concretas?

'Alguna vía tendrán el PSOE y el Gobierno para satisfacer un sentimiento mayoritario'

Sí, pero sobre una materia capital para el bienestar de los vascos y las vascas: el desarrollo del autogobierno. El modelo del Estado autonómico, tal y como se ha entendido por parte del PSOE y el PP, está en quiebra absoluta. El último episodio es la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya. Bueno, pues el PNV hace varias propuestas que van en orden al deseo de un mayor autogobierno que, 30 años después, entendemos que sigue anidando en una mayoría de la sociedad vasca. Planteamos la participación institucional de Euskadi en el exterior y la capacidad de bilateralidad entre Euskadi y el Estado en base al hecho diferencial de los territorios vascos reconocido en la propia Constitución. También pedimos el respeto al sentimiento de nación del pueblo vasco y el derecho a decidir. También queremos poner en valor que ante una situación de crisis económica hay herramientas en el incumplido Estatuto de Gernika que nos pueden ayudar a salir de la crisis.

Son propuestas que no pueden negociarse a corto plazo ante el horizonte de los Presupuestos. ¿Qué tipo de acuerdo espera lograr entonces con el Gobierno?

Esto no es el todo, sino que lo entendemos como una herramienta. El todo ha de ser un nuevo estatus de autogobierno que, al menos, afecte a una generación. Es el propio Rodríguez Zapatero quien ha venido a reconocer que hay sentimientos a los que no se les puede cerrar la boca. Pero no se trata de no cerrarles la boca; se trata de asumir el compromiso de trabajar para satisfacer esos sentimientos si son mayoritarios. Alguna vía tienen que tener el PSOE y el presidente del Gobierno para intentar satisfacer ese sentimiento mayoritario.

'El PNV es un partido responsable que quiere ejercer el liderazgo que le confía la sociedad'

¿Lo que quiere el PNV es entonces un compromiso del Gobierno?

Claro.

Usted dijo que la España plural de Zapatero ya no existe tras la sentencia del Estatut. ¿Por qué?

Yo quiero ir a la mayor. Si alguien cumple con la Constitución, somos nosotros, el PNV. Y son el PSOE y el PP, en relación al autogobierno vasco, quienes la incumplen. La Constitución tiene una disposición adicional primera sobre la defensa de los derechos históricos de los territorios forales del pueblo vasco. Yo he venido permanentemente diciendo al PSOE y al PP que la Constitución ampara lo que pueda ser una actualización de los derechos históricos en el autogobierno vasco. Ahora, lo que demuestra la sentencia del TC sobre Catalunya es que no se toma en consideración la voluntad de un pueblo. Y la voluntad de un pueblo está por encima de los corsés con los que se quiera entender un marco constitucional.

Autogobierno, respeto a las listas más votadas en las elecciones de 2011, presencia de Euskadi en Europa... ¿Habrá nuevas exigencias?

Primero, sobre lo que se dice acerca del respeto a las listas más votadas, quiero aclarar que no es una exigencia del PNV. La actual legislatura municipal y foral empezó ya con un compromiso en Euskadi por parte de cuatro formaciones de respeto a las listas más votadas. Es una norma que nace en el año 2007 y que, sin embargo, en 2009, el PSE incumple, cuando no gana las elecciones autonómicas y acepta el apoyo del PP. Lo que queremos decir es que el Gobierno español y el PSOE sean conscientes de cuál es la mayoría sociopolítica del país; en las encuestas y los sondeos, la fórmula PSE-PP no es la aceptada.

'El PP decía que, incluso con un terremoto, aseguraba a López. Hoy escuchamos otras cosas'

En cualquier caso, ha trascendido ya que el tema de las listas más votadas tendrá un peso clave en la negociación.

Sí, pero eso es un compromiso no ya con el PNV, sino con la sociedad vasca en general. Es una cuestión que, más que contemplarse en unas propuestas de resolución, tiene que ver con unas reglas de juego.

¿Y cree que Zapatero aceptará esas reglas de juego aun a riesgo de poner en apuros el pacto de López con el PP en Euskadi?

'Esa regla de juego de respeto a las listas más votadas afecta a todos. No excluiría al PP'

No lo sé.

Y el PSE, ¿permitirá excluir a su socio preferente, el PP vasco, de esa 'regla de juego'?

No, no, no. Esa regla de juego sobre las listas más votadas afecta a todas las formaciones políticas. En absoluto se excluiría al PP.

El PP presiona ya al Gobierno de López, mientras que este dice que hará de filtro ante posibles acuerdos PSOE- PNV. ¿Qué espera de los socialistas vascos?

No lo sé. El partido socialista es consciente de la trampa que le tendió el propio PP en esa obsesión del PSE de desplazar el año pasado al PNV de la responsabilidad de gobierno a costa de lo que fuese. El PP había dicho que, aunque hubiera un terremoto, aseguraba a Patxi López como lehendakari. Hoy, en cambio, estamos escuchando otras cosas.

¿Está dispuesto a que en esa negociación participe el Gobierno vasco o buscará acuerdos bilaterales PSOE-PNV, como el pasado año con las políticas activas de empleo?

'Hay muchísima más interlocución con la Moncloa que con Ajuria Enea'

Yo ya se lo he planteado al lehendakari López en las dos reuniones que hemos tenido y, en la segunda, el 29 de enero, le ofrecí el listado de las transferencias en el orden de importancia que entiende el PNV. Han transcurrido casi seis meses y no conocemos cuál es la voluntad del PSE y del lehendakari López. Pero yo ya le he planteado que vayamos en la misma dirección. No tenemos ningún problema en absoluto, siempre y cuando se ajuste al espíritu y la letra.

¿Y por qué teme que no se ajuste a la letra de las políticas de empleo?

El compromiso suscrito en 2009 entre el Grupo Vasco y el Grupo Socialista es que la transferencia de políticas activas de empleo iba a materializarse antes del 1 de septiembre próximo con acuerdo del PNV. Pero lo que hemos visto en este tiempo son anuncios del Gobierno vasco, en relación con el vicepresidente Chaves, en el sentido de que el preacuerdo estaba cerrado. No lo conocemos. Lo que uno se pregunta es si hay un preacuerdo cerrado en una materia tan sensible en la economía, por qué no se materializa. Tenemos el temor de que se está alargando hasta después del 1 de septiembre para que la transferencia sea capitalizada por el Gobierno vasco, o bien que ese acuerdo esté devaluado respecto a las condiciones. Además, nosotros no ejercemos el veto. Eso es el discurso del PSE y del Gobierno vasco.

'El PNV pone hoy sus seis votos a disposición del PSOE para derogar la Ley de Partidos'

En las transferencias presentadas, ¿hay alguna irrenunciable?

No. Ya veremos la disposición del Gobierno y del PSOE. No vamos a fijar públicamente nada hasta ver su disposición. Tenemos hasta el martes [por mañana], y analizaremos. El PNV tiene una actitud responsable.

¿Y en cuanto a la presencia de Euskadi en el exterior?

Como comunidad autónoma, no tenemos participación en instancias europeas, se nos niega la posibilidad de tener delegaciones exteriores, el Gobierno vasco ha resumido la presencia exterior al ámbito industrial-económico, hay un impulso político permanente para que no haya una posible participación de selecciones vascas en competiciones europeas... Creo que en este ámbito de la reivindicación de proyección exterior el PSOE y el presidente pueden dar satisfacción a este tipo de demandas.

Mantiene pues que el pacto con el Gobierno no sería estrictamente presupuestario, pero ¿tratará el PNV de asegurarse en la negociación un apoyo del PSE a las cuentas de las diputaciones?

Iremos viendo en cada momento cómo se van abordando las negociaciones. Vamos a ir quemando etapas para chequear la voluntad del Gobierno. Tenemos las propuestas de resolución del debate del estado de la nación, el proyecto de Ley de Reforma del Mercado Laboral, la votación del límite de gasto... Vamos a quemar etapas hasta llegar a los Presupuestos.

Erkoreka reprochó al Gobierno haber incumplido buena parte de sus compromisos con el PNV en el pacto presupuestario de este año. ¿Por qué está dispuesto a negociar teniendo en cuenta además cómo perdieron el Gobierno vasco?

El PNV no es un partido del no por el no, de hacer tierra quemada. Nosotros vamos a seguir trabajando por conciliar un proyecto ideológico irrenunciable con lo que son las necesidades de Euskadi en cada momento. Y ahora la situación económica es una preocupación prioritaria. El PNV puede tener una oportunidad de negociación de herramientas que permitan a la sociedad vasca un mayor bienestar. No nos dejemos llevar por las vísceras. Somos un partido responsable y queremos ejercer el liderazgo que la sociedad vasca nos sigue confiando.

Pero, ¿el PNV no afronta esta negociación también por la necesidad de intentar evitar que el pacto PSE-PP se extienda en 2011 a instituciones que gobierna?

Esa será la interpretación que hagan el PSE y el PP. Yo quiero recordar que, el año pasado, el PNV ya ofreció un acuerdo de estabilidad institucional cuando hay una mayoría absoluta entre los votos del PSE y PP en el Parlamento vasco. La sociedad vasca pondrá en su sitio a cada uno en las elecciones municipales y forales, donde nos gustaría que estuviesen todas las sensibilidades ideológicas.

¿Cuál es el horizonte del PNV para una eventual entente con Zapatero? ¿Los Presupuestos?

Ya he dicho antes que no hablamos de un acuerdo de estabilidad. Nosotros no tenemos una proyección, al margen del autogobierno. El límite de tiempo lo pone y lo quita el presidente del Gobierno español.

¿Tiene más puentes abiertos con la Moncloa que con Ajuria Enea?

Hay muchísima más interlocución con la Moncloa que con Ajuria Enea. Yo le dije al lehendakari López en la segunda reunión, el 29 de enero, que yo no necesitaba tener reuniones públicas, que yo estaba dispuesto a cualquier ámbito discreto de relación. No lo ha habido, pese a que el PNV es el partido más votado en el País Vasco.

Y en esta coyuntura, ¿prefiere a Zapatero o a Rajoy para un pacto?

Ni a uno ni a otro. Tenemos unas diferencias lógicas sobre a quién nos debemos. El PNV se debe a los ciudadanos vascos y vascas. Pero, también digo que yo miro al Estado con un ejercicio de responsabilidad sobre lo que el PNV pueda hacer en el conjunto del Estado partiendo de Euskadi. Como entiendo que hay una concepción desfasada de lo que es derecha-izquierda o conservador-progresista, no tengo más distancia con el PP respecto al PSOE y viceversa.

Parece que el PNV esté en un momento privilegiado para influir en la política del Estado.

No me gustaría que el papel del PNV fuese coyuntural. Por eso, no ahora, que parece que estamos en un tiempo de necesidad del PSOE o del presidente del Gobierno español, sino antes, yo ya he emplazado al PSOE y al PP a que definan y aclaren cuál es el papel que quieren que jueguen los nacionalismos, que ellos llaman periféricos, en lo que pueda ser la estabilidad de un modelo de Estado. Y el PNV está dispuesto a ello.

Ha dicho antes que le gustaría que todas las sensibilidades políticas estuvieran en las urnas en 2011. ¿Planteará también este asunto al Gobierno?

Esta es una cuestión que no afecta sólo al Gobierno, sino al ámbito de normalización política. Es necesario hacer ver al PSOE y al PP que la normalización en la convivencia política no se resume tras la interpretación de que 'todo es ETA'.

Pero ¿este tema entra entre los puntos a plantear al Gobierno?

Entra sí en lo que es la utilización torticera de la Ley de Partidos y en lo que, entendemos, son elementos de distensión, que ya se los planteé al lehendakari. En pacificación, hay un compromiso absoluto del PNV para apoyar todos los procesos que puedan darse. Para la normalización, hay elementos de distensión que se pueden abordar, como la posible participación de todos los proyectos políticos en unas elecciones.

¿Y cree que el Gobierno tiene margen para ese cambio ante las elecciones municipales de 2011?

Yo digo que el PNV pone hoy mismo sus seis votos a disposición del PSOE para derogar la Ley de Partidos. Está en manos del PSOE. Pero, al mismo tiempo, también reivindicamos a quien tiene la capacidad de dar el paso, en lo que afecta al mundo de la autodenominada izquierda abertzale, a que dé ese paso.

La izquierda abertzale se plantea dos tipos de alianzas: una unidad de fuerzas soberanistas para reivindicar el cambio político y otra para impulsar un proceso de paz. ¿El PNV se sumará a alguna?

No, nosotros estamos trabajando de un modo absolutamente discreto para favorecer un tiempo de normalización en la convivencia democrática. Dicho esto, no nos vamos a sumar a estrategias que puedan tener una conclusión de frentes y trincheras. Todo lo que pueda estar trabajándose en pro de la pacificación ahora cuenta con nuestro apoyo, solamente con el matiz que, desde el respeto institucional, esperemos que no haya ninguna utilización de lo político en el ámbito de la pacificación. Eso corresponde a los partidos. Lo que también pedimos es que sobre esta cuestión haya más prudencia sobre los pronunciamientos públicos que la que vemos los últimos meses.

¿Qué espera de un posible comunicado de ETA?

No entro en conjeturas, ni cábalas de ningún tipo. Sólo diré que de ETA espero únicamente un anuncio: el cese definitivo.