Público
Público

PNV, ERC e IU-ICV no quieren dar un cheque en blanco a Zapatero

Llamazares rechaza ser "palmero" de un ajuste antisocial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A la espera de concretar su aportación en un eventual pacto de Estado contra la crisis, cuatro formaciones dejaron claro ayer qué papel no desean jugar en el intento. IU e ICV no quieren ser 'los palmeros del ajuste', el PNV rechaza convertirse en el 'palanganero' que auxilie al PSOE en el Congreso y ERC avisó de que no admite servir de 'entretenimiento' al Gobierno.

El portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, acusó recibo de estas advertencias en su segunda ronda de contactos para explorar las posibilidades de acuerdo. El PNV abrió una mañana de tanteos teñida de escepticismo.

El responsable del Grupo Vasco, Josu Erkoreka, trasladó a Alonso su 'disposición abierta' al acuerdo, aunque cubrió de apatía su predisposición: 'Si el Gobierno viene a buscar palanganeros que le salven la vida cuando le falten mayorías, que no venga'.

El PNV no destila entusiamo. Su desconfianza hacia el PSOE y la que le distancia del Gobierno en materia económica, llevaron a Erkoreka a anunciar una actitud de cierta pasividad política. 'No estamos dispuestos a pactar por el hecho de hacerlo, pero tampoco tenemos rechazos apriorísticos', explicó. Este dejarse hacer, a la espera de lo que el Ejecutivo coloque sobre la mesa, tiene dos condiciones. Erkoreka reclamó al PSOE 'seriedad en sus planteamientos y lealtad en la estrategia'.

Esta exigencia se traduce en una consecuencia. El PNV no aceptará 'propuestas inmodificables' ni exigencias de adhesión bajo la amenaza de 'lo toma o lo deja', según advirtió su portavoz en Madrid.

Esquerra Republicana de Catalunya siguió al PNV en la agenda convocada ayer por Alonso. Su portavoz, Joan Ridao, también mostró prevención en estos primeros tanteos del acuerdo, aunque reiteró su 'predisposición positiva' al consenso. El responsable de ERC en el Congreso reclamó al PSOE que la negociación recién abierta 'sea real' y no una estrategia 'balsámica para sedar a la oposición y tenerla entretenida'.

Ridao censuró que Zapatero pretenda 'hacer en dos meses lo que no ha hecho en dos años'. Pese a que el Ejecutivo no quiere en principio que la reforma laboral y el futuro del sistema de pensiones entren en el paquete de acuerdos, el portavoz de ERC anunció que su formación sí pondrá estos dos puntos sobre la mesa cuando sean llamados para concretar la letra pequeña del acuerdo.

Para los grupos situados a la izquierda del PSOE, estas dos cuestiones alimentan su alarma en el caso de que un futuro acuerdo se escore, como temen, hacia las tesis de la derecha. Los dos partidos que mejor reflejaron ayer este recelo fueron IU e Iniciativa per Catalunya Verds. Joan Herrera situó en la prolongación de la vida laboral la línea roja que no está dispuesto a rebasar. Desde IU, Gaspar Llamazares rechazó convertir a su formación en 'palmeros' de una salida a la crisis sin 'talante social'. 'No vamos a dar palmas para que aumente la edad de jubilación, ni para que restrinjan el gasto público, ni para que se dificulte la financiación a empresas y los autónomos' advirtió el portavoz de IU.

El portavoz socialista agradeció la 'receptividad' de todos los grupos convocados y defendió las dos mesas de negociación abiertas de forma paralela Gobierno y Grupo Socialista para buscar el consenso ya que 'los acuerdos que se puedan alcanzar necesitan su traducción legislativa'. Ninguno de los partidos llamados ayer a conversar criticó la fórmula. Si alguien no quería caldo de consenso, tiene ahora dos tazas de diálogo.