Público
Público

El PNV no hará acuerdos que excluyan a Bildu

PP y PSE le acusan de tener un "pacto tácito" con la coalición abertzale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ratificó ayer que su partido no firmará un pacto global con el PSE y el PP para arrebatar a Bildu la posibilidad de gobernar en las instituciones donde no alcanza la mayoría absoluta, como la Diputación de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián. Urkullu compareció en Sabin Etxea, la sede del partido nacionalista en Bilbao, para explicar el porqué de la decisión adoptada la víspera por su Ejecutiva. El PNV presentará sus propios candidatos a las alcaldías y les votará el próximo sábado, día en que se constituyen los ayuntamientos. También propondrá sus candidatos a la elección de los tres diputados generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava. Según Urkullu, ya que su partido no renuncia 'a la gobernabilidad de ningún sitio'. La decisión adoptada por el PNV no gustó a nadie. PSE y PP le acusaron de tener un 'pacto tácito' con la coalición, mientras que esta le reprochó que deja en manos de socialistas y conservadores el futuro de las instituciones.

A falta de cuatro días para la constitución de los ayuntamientos, el sábado, Bildu parece contar con más papeletas para gobernar San Sebastián y la Diputación guipuzcoana. En el caso del consistorio donostiarra, PSE y PP, con siete y seis ediles, respectivamente, no alcanzan por sí solos la mayoría absoluta, de 14 concejales, con lo que, según la Ley Electoral, sería proclamado alcalde el cabeza de lista del partido más votado, es decir, Juan Karlos Izagirre, de Bildu.

La designación de los diputados generales sigue un procedimiento distinto, ya que es nombrado el candidato que logre la mayoría absoluta en una primera votación o, en su defecto, la mayoría simple en una segunda votación. A priori, en Guipúzcoa, la posibilidad más realista a día de hoy es que Bildu gobierne la Diputación, dada la negativa del PSE a apoyar al candidato del PNV, Markel Olano, si su partido no se suma al pacto global exigido por socialistas y conservadores para evitar gobiernos de Bildu. Ayer, el candidato del PSE a diputado general de Guipúzcoa, Miguel Buen, dijo que mantendrán 'la mano tendida' al PNV hasta el sábado, pero si ese día no respalda la constitución de gobiernos socialistas en San Sebastián, Andoain y Errenteria, el PSE tampoco apoyará a Olano.

En su hoja de ruta, el PNV plantea que, sólo una vez que se constituyan los ayuntamientos, llegará la hora de confrontar programas para la gobernabilidad de las diputaciones de Álava y Guipúzcoa, las dos cuyo futuro sigue en el aire. No obstante, ve complicado que el PSE dé su brazo a torcer si no se hace con los citados ayuntamientos. 'Si el PSE ha dicho lo que ha dicho hasta ahora y luego cambia de criterio, será que el PSE ha cambiado de criterio, aunque no creo que lo haga después de lo que ha pasado con Odón Elorza en Donostia', dijo Urkullu, en alusión a la renuncia del alcalde de San Sebastián.

El presidente del PNV marcó además distancias con Bildu en sendos mensajes. Le instó a aprovechar la 'magnífica oportunidad' de la constitución de los ayuntamientos para pedirle a ETA un cese definitivo. Y preguntado ya sobre posibles pactos de gobierno con la coalición abertzale, respondió que 'no parece fácil que el PNV comparta nada con Bildu' a la vista de sus programas.

La coalición ve un doble juego del PNV para obtener el apoyo de PSE y PP

La decisión del Partido Nacionalista Vasco tampoco ha gustado nada a la coalición. Sus representantes, Pello Urizar, Amaia Agirresarobe y Martin Garitano, comparecieron por la tarde en San Sebastián para acusar al PNV de 'lavarse las manos' y 'dejar la gobernabilidad de las instituciones en manos del eje constitucionalista español' con la idea de que el PSE vote, finalmente, a los candidatos nacionalistas por 'la presión mediática y posibles órdenes de Madrid'. 'El PNV se ha puesto al frente de la pancarta anti Bildu', dijeron, informa Efe.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, apeló desde Madrid al 'sentido común' de los partidos para que 'no gobierne quien no tenga que gobernar', en alusión a Bildu.

El PSE, con el lehendakari, Patxi López, a la cabeza mantiene que el PNV no podrá lograr su apoyo, vía Madrid, si no atiende las condiciones descritas. El portavoz del PSE, José Antonio Pastor, afirmó además que la decisión del partido nacionalista es la confirmación de un pacto 'vergonzante' y 'clandestino' con Bildu. El presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Semper, opinó también que la decisión del PNV es para 'ocultar un acuerdo tácito con Bildu' y supone un 'portazo' a su oferta de pacto global. El futuro de Alava depende, entre tanto, de EB.

La candidata de CiU en Tarragona se rebela ante su propio partido

La alcaldable de CiU en Tarragona, Victòria Forns, lanzó ayer un desafío a la dirección de la federación al mostrar su negativa a ceder la alcaldía al PSC y anunciar que tratará de pactar con el PP. El dirigente convergente Oriol Pujol viajó a Tarragona en la tarde de ayer para solucionar el conflicto, consciente de que el argumento para apoyar al xenófobo Xavier García Albiol en Badalona -el respeto a la lista más votada- exige también respetar a los socialistas en Tarragona. En esta provincia, CiU se ha saltado su norma al obviar el triunfo del PSC y abrirse a gobernar con la xenófoba Plataforma por Catalunya en El Vendrell.

En Girona, como ya ocurre en Barcelona, el nuevo consistorio no podrá constituirse este sábado dado que ERC pidió ayer que se contabilice como válido el voto considerado nulo por tener una estampa de José María Escrivà de Balaguer y que le daría representación. 

Los independientes tienen la llave en Leganés y Torrelodones 

Los gobiernos municipales de Leganés y Torrelodones se mantienen en el aire a sólo tres días de la fecha límite para constituir los consistorios. En la primera, quinta ciudad en habitantes de la Comunidad de Madrid, dependerá de lo que decidan los ocho concejales del PSOE y los tres de IU. En un principio, ambos grupos anunciaron que votarían la investidura de Carlos Delgado, candidato de la independiente Unión por Leganés -con cuatro ediles- para evitar que gobernara el PP, que tiene mayoría con 12 concejales. No obstante, en los últimos días plantearon la posibilidad de votar a sus respectivos candidatos. En Torrelodones, el PP podría perder el Gobierno municipal si la heterogénea Vecinos consigue, además del voto del único concejal del PSOE, el de la izquierdista Actúa. Este partido condiciona su apoyo a acuerdos programáticos progresistas.  

El partido de Cascos es decisivo tanto en Oviedo como en Gijón 

Foro Asturias, el partido fundado por el exministro Francisco Álvarez-Cascos, resulta decisivo a la hora de conformar los gobiernos municipales de las dos principales ciudades asturianas. La delegación de Gijón ofreció ayer al PP un acuerdo 'generoso, sin vetos y sin límites' para gobernar el municipio después de más de tres décadas de hegemonía socialista. Se trata de poner a prueba a los conservadores que, según denuncian desde Foro Asturias, han podido llegar a un acuerdo con el PSOE para que los socialistas se hagan con la alcaldía de Gijón, a cambio de que la de Oviedo siguiera en manos del actual alcalde del PP, Gabino de Lorenzo. El partido de Álvarez-Cascos ofreció a PSOE y a IU un pacto para gobernar el Principado, si bien ambas formaciones progresistas decidieron rechazarlo.