Público
Público

El PNV plantea la reforma de la Constitución tras el fin de ETA

Los nacionalistas proponen cambiar el texto para "resolver un problema político"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PNV pidió ayer una reforma de la Constitución para resolver el 'conflicto' tras el final de la violencia de ETA. El cabeza de lista del partido nacionalista por Bizkaia al Congreso, Josu Erkoreka, manifestó que si la Carta Magna pudo modificarse para 'resolver un problema económico, no hay ninguna duda de que se debería modificar también para resolver un problema político'.

Erkoreka hizo esta declaración en una comparecencia, en Donostia, para presentar el programa electoral para las elecciones generales del20-N. La petición de una reforma constitucional tiene su encaje en la propuesta lanzada por el PNV días atrás, en el 32º aniversario del Estatuto de Gernika, en demanda de un nuevo estatus político para Euskadi en el horizonte del año 2015. Este se basaría en una relación de 'bilateralidad' entre el País Vasco y España.

El lehendakari avisa al PNV de que 'no es momento de pedir rancho aparte'

El candidato nacionalista consideró que, una vez que ETA ha declarado el fin 'definitivo' de la violencia, 'ya no hay pretextos ni excusas para eludir el debate de la normalización política' en Euskadi. El proceso, según explicó, debería concluir con un acuerdo sometido al 'refrendo popular'. El punto de partida para el PNV es su propuesta de estatus, en el que 'requiere la aceptación de una realidad plurinacional que suponga el reconocimiento político y jurídico de la nación vasca, en un estado de estructura plurinacional, afirmando el derecho y la capacidad del pueblo vasco a decidir libre y democráticamente su propio futuro con una presencia clara en Europa y el mundo'.

El PNV también aboga por que este estatus político se desarrolle en un escenario de 'concordia' que no olvide el reconocimiento a las víctimas de la violencia por parte de todas las partes 'sin excepción', informa Europa Press.

En un acto en Bilbao, el lehendakari, Patxi López, defendió una postura diametralmente opuesta a la del PNV sobre la negativa de la existencia de un 'conflicto'. A su juicio, ahora que están a punto de cumplirse dos semanas del final de la violencia de ETA, el 20 de octubre, no es momento para que los partidos abertzales planteen iniciativas de superación del marco político. 'Hoy no es el momento de pedir rancho aparte, no es el momento de ponerse nervioso creyendo que hay un conflicto político en Euskadi sólo porque algunos no gobiernan', dijo, en alusión al PNV, antes de agregar: 'Es el momento de fortalecer la unidad de la sociedad vasca para resolver los problemas urgentes'.

La izquierda abertzale insta al Gobierno a disolver la Audiencia Nacional

El lehendakari hizo esta declaración en Fórum Europa-Tribuna Euskadi, rodeado por los tres cabezas de lista del PSE al Congreso por Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, Ramón Jáuregui, Eduardo Madina y Odón Elorza. Según López, 'el fin del terrorismo ha costado demasiado dolor y años, como para que ahora caigamos en la tentación de, para obtener beneficios particulares, dividirnos'.

El cabeza de lista al Congreso de Amaiur en Navarra, Sabino Cuadra, defendió, por su parte, que el 20-N está en juego el reconocimiento del 'derecho a decidir de Euskal Herria'. El representante de la izquierda abertzale Pernando Barrena dijo en esa línea que PSOE, PP y PNV han iniciado 'maniobras de dilación' para abordar 'el diálogo político' porque la decisión de ETA 'les ha pillado con el paso cambiado' y necesitan 'tiempo'.

Por otra parte, el también portavoz de la izquierda abertzale Txelui Moreno reclamó la disolución en este nuevo escenario de la Audiencia Nacional: 'Es un órgano que vino de donde vino y que ya va siendo hora de que deje de existir'.