Público
Público

El PNV propone derogar la Ley de Partidos y nuevas elecciones

Propone seguir la hoja de ruta de la Conferencia de Paz para abordar la normalización política. Los socialistas rechazan adelantar los comicios de 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La hoja de ruta del PNV para afrontar el escenario abierto, con el cese definitivo de la violencia de ETA, plantea el reconocimiento de todas las víctimas, la derogación de la Ley de Partidos, la revisión de la llamada doctrina Parot, una política penitenciaria 'flexible' con los presos de la banda y el adelanto de las elecciones autonómicas en Euskadi.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, trasladó este lunes todas estas ideas al lehendakari en el primer encuentro de la ronda de contactos con los partidos y coaliciones, incluida Bildu, impulsada por Patxi López, para analizar la situación creada por el anuncio de ETA.

El lehendakari inicia la ronda de partidos con una 'cordial' reunión con el PNV

La reunión sirvió para constatar la cercanía que Urkullu y López mantienen sobre puntos concretos, como la necesidad de mirar al futuro sin olvidar a las víctimas y adoptar medidas en materia de política penitenciaria. Sin embar-go, el presidente del PNV y el lehendakari discrepan acerca de cuál debe ser la hoja de ruta a seguir a partir de ahora, así como sobre los ritmos.

Justo una semana después de la celebración en Donostia de la Conferencia Internacional de Paz, que se clausuró con la Declaración de Aiete,clave y preludio del posteriorcomunicado de ETA, Urkullupropuso al lehendakari dar continuidad a dicha resolución. Esta instaba a los gobiernos de España y Francia a aceptar conversaciones con la banda para tratar 'exclusivamente las consecuencias del conflicto', es decir, la situación de los presos y las víctimas. El presidente del PNV defendió, en concreto, la derogación de la Ley de Partidos, la revisión de la doctrina Parot, así como una política penitenciaria de 'reinserción' y 'flexible', 'aplicando también a los presos de ETA los beneficios penitenciarios del resto de los reclusos': 'Es especialmente importante la respuesta a los familiares de los presos, decretando el fin del alejamiento'.

La hoja de ruta del Gobierno vasco para este nuevo tiempo no es, sin embargo, la declaración de la Conferencia Internacional, en la que ni siquiera tomó parte. El PSE sí acudió, pero sin hacer suya la Declaración de Aiete en su totalidad. El lehendakari apuesta por seguir las bases recogidas en el 'gran acuerdo para la concordia', que presentó el pasado 29 de septiembre durante el pleno de Política General en el Parlamento vasco.

López y Urkullu coinciden en que hay que cambiar la política penitenciaria

En su propuesta, también propone cambios en la política penitenciaria o acerca de la legalización de partidos, pero con matices. Por ejemplo, cuando alude a la situación de los presos, pide que 'rompan decididamente y de forma pública' con ETA para que 'sea posible su reinserción social'. Y condiciona también el 'acercamiento progresivo' de los reclusos al País Vasco a que así se 'favorezca la reinserción'.

Según la nota emitida por Lehendakaritza tras la reu-nión, López mostró a Urkullu su voluntad de colaborar con el Gobierno que salga de las urnas, el 20-N, para 'resolver los problemas que el terrorismo ha causado y, en especial, el tratamiento resocializador de los presos, en la medida que manifiesten su voluntad de integrarse en la democracia y la legalidad vigente'.

Sobre la legalización, lejos de pedir que se revoque la Ley de Partidos, el decálogo del lehendakari propone que sean legales 'las sensibilidades políticas que acepten el sistema democrático y la legalidad'.

Patxi López defendió en la reunión que las bases de su hoja de ruta 'están más vigentes que nunca', mientras que Urkullu le respondió que, pese a que incluya algunas cuestiones que comparte, ese decálogo está 'superado' por la Declaración de Aiete en un escenario ya de cese definitivo de la violencia de ETA.

El presidente del PNV propuso así al lehendakari, de acuerdo al cuarto punto de dicha Declaración, la apertura de un diálogo sobre 'cuestiones políticas' entre todas las fuerzas con el objetivo de 'recuperar cuanto antes la normalidad política y la representación de todas las opciones políticas'. En una comparecencia posterior a la reunión, Urkullu explicó en ese sentido que le había sugerido al lehendakari un adelanto de las elecciones vascas, dado que la actual legislatura no concluirá hasta el año 2013 y que la izquierda abertzale no está presente en el Parlamento vasco.

El Gobierno vasco no respondió a esta sugerencia, pero sí lo hizo el PSE. Su secretario de Organización, Alfonso Gil, señaló que un adelanto electoral 'no es pertinente bajo ningún concepto', e ironizó con que ese planteamiento sea 'la gran contribución del PNV a la paz'.