Público
Público

PNV y Amaiur miran a Ajuria Enea

Ambas formaciones piden al lehendakari que adelante las elecciones tras el 20-N, mientras que el PSE y el PP vasco se oponen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La debacle del PSOE el 20-Ntiene una derivada en Euskadi que deja al Gobierno vasco de Patxi López en una delicada tesitura para, como desea, poder agotar la legislatura, en 2013. Llegó a Ajuria Enea en 2009 bajo la amenaza de ETA, después de unos comicios sin el concurso de la izquierda aber-tzale ilegalizada y merced a un pacto con el PP vasco para destronar de la Lehendakaritza al PNV, la fuerza más votada en las urnas. Ahora, en cambio, el escenario ha cambiado sustancialmente con el 'cese definitivo' de la violencia de ETA. Y se da, además, la paradoja de que la izquierda abertzale tendrá voz en el Congreso y el Senado dentro de Amaiur, mientras que seguirá ausente en la cámara autónomica hasta que no se celebren elecciones en el País Vasco.

En esta coyuntura, tanto el PNV como Amaiur renovaron ayer su emplazamiento al lehendakari para que adelante el final de la legislatura y convoque elecciones. En Radio Euskadi, el diputado electo del PNV Josu Erkoreka le exigió hacerlo porque afrontar en estos momentos retos como la crisis económica y la construcción de la convivencia con un Parlamento que no refleja la sociedad vasca es 'empezar con el pie cambiado'. Y, en la misma línea, el diputado electo de Amaiur Iñaki Antigüedad abogó también por un adelanto electoral en Euskadi porque 'el Parlamento de Vitoria está claro que, en absoluto, representa ni de lejos la realidad sociopolítica de este país'.

Con los votos del 20-N, PNV y Amaiur tendrían veinte escaños cada uno en el Parlamento vasco

Si se extrapolan los resultados cosechados por todas las fuerzas políticas en Euskadi el 20-N al Parlamento vasco, su composición quedaría así: Amaiur (20 escaños), PNV (otros 20), PSE (18), PP (15) e IU-Ean (2). Esto significa que PSE y PP se quedarían sin la mayoría absoluta de 38 escaños que en la actualidad sustenta al Gobierno de Patxi López en la Cámara vasca sin la representación de la izquierda abertzale. Claro está que no es igual el concurso en unas elecciones autonómicas que en unas generales, pero en este caso se da la circunstancia de que cuando los partidos concurren a las Cortes Generales los de ámbito estatal tienen tradicionalmente mejores resultados. En cualquier caso, el lehendakari, tocado primero el pasado mayo por el varapalo del PSE en los comicios municipales y forales y ahora el 20-N, no está dispuesto a arrojar la toalla. Ayer mismo, antes de la reunión de la Ejecutiva del PSE en Bilbao para analizar las elecciones del domingo, el portavoz socialista en la Cámara vasca, José Antonio Pastor, corroboró que la intención de Patxi López es agotar la legislatura. 'Cada elección tiene su momento y objetivos. Mezclar unas cosas con otras sólo responde a la ansiedad del PNV', afirmó.

El PP, que garantiza la estabilidad del Gobierno vasco, comparte la misma opinión. Y según el diputado electo Leopoldo Barreda, 'el Parlamento vasco tiene plena legitimidad'.

Por primera vez desde 1989, la mayoría de los 18 diputados elegidos en Euskadi es abertzale

Más allá de cuándo puedan celebrarse unas elecciones autonómicas en Euskadi, resulta evidente que ha habido un cambio de comportamiento en el electorado en beneficio de las fuerzas abertzales. Tanto es así que, por primera vez desde 1989, la mayor parte de los 18 escaños del Congreso en juego en las urnas en el País Vasco los ocuparán diputados abertzales: seis de Amaiur y cinco del PNV, mientras que el PSOE y el PP se quedan con cuatro y tres, respectivamente. No ocurría algo así desde 1989, cuando la correlación de fuerzas fue la siguiente: PSOE (6), PNV (5), HB (4), EA (2), PP (2) y Euskadiko Ezkerra (2). Este último partido se integró en 1993 en el PSE.

El auge del voto nacionalista no sólo se detecta en ese parámetro. Basta echar un vistazo a los resultados arrojados por las urnas no sólo en Euskadi, sino también en Navarra, para comprobar que en ambos territorios el PP no se ha beneficiado en absoluto de la caída de los socialistas. Si en la Comunidad Autónoma Vasca el PSOE ha perdido respecto a 2008 cinco de nueve diputados y 185. 885 votos, el PP se queda con los tres que ya tenía y logra 756 votos más. Y más llamativo es aún lo ocurrido en Navarra, donde el PSOE ha perdido uno de sus dos escaños y 45.264 votos, mientras que UPN-PP mantiene sus dos escaños, pero, eso sí, con 6.958 papeletas menos que en 2008. Su porcentaje de voto cayó un punto.

Se da, además, otra circunstancia que corrobora el ascenso abertzale en la comunidad foral. Por primera vez desde 1977, habrá dos diputados abertzales de Navarra en el Congreso: uno de Amaiur y otro de Geroa Bai, la coalición que sucede a Nafarroa Bai y que integran el PNV, independientes y Atarrabia Taldea.

Sube el voto nacionalista y el PP no se beneficia de la caída del PSOE ni en el País Vasco ni en Navarra

El auge del voto nacionalista tanto en el País Vasco como en Navarra resulta si cabe más significativo al producirse en unas elecciones marcadas por la fuerte polarización del bipartidismo entre el PSOE y el PP.

Las distintas formaciones se reunieron ayer en Euskadi y Navarrapara analizar los resultados cosechados por las urnas. El PSE ofrecerá hoy una rueda de prensa para informar de lo tratado en la reunión que mantuvo su Ejecutiva por la tarde. También comparecerá hoy para valorar los resultados electorales la izquierda abertzale, integrante de Amaiur, cuyas otras fuerzas, EA, Aralar y Alternatiba, se reunieron por separado para analizar también los comicios. EA hizo público después un comunicado en el que expresaba su 'satisfacción' por el respaldo de los electores en las urnas el domingo, ya que, a su juicio, demuestra que 'la decisión de acumular fuerzas independentistas y progresistas cuenta con el apoyo de la sociedad vasca'.