Público
Público

La Policía comienza a desalojar a los 'indignados' de Valencia

Los 'indignados' han acusado a las autoridades de haber iniciado el desalojo "de noche, sin avisar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras el desalojo del campamento de 'indignados' de Palma de este lunes por la tarde, varias dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía han comenzado a desalojar a primera hora de esta mañana el campamento del 15-M en Valencia.

Desde hace dos meses, los 'indignados' valencianos ocupaban con su acampada y asambleas la zona peatonal de la plaza del Ayuntamiento de Valencia, según han confirmado los propios manifestantes en la red social Twitter. Pero desde las cinco y media de la mañana de este martes la Policía y varios camiones de basura han iniciado el desalojo, al igual que se hizo ya ayer en la castellonense plaza de María Cristina, sin que se registrara, al contrario de lo ocurrido en Palma, ningún tipo de altercado o incidente.

El 15-M recuerda que no es necesario acudir a la violencia

Según informa la plataforma Acampada Valencia vía Twitter, 'primero han vallado la plaza, luego han despertado a los acampados', haciendo especial hincapié en recordar que no es necesario que se recurra a la violencia. Los 'indignados' han acusado directamente a las autoridades de haber iniciado el desalojo 'de noche, sin avisar' de la veintena de tiendas que aún quedaban después de que decidieran hace unos días abandonar la plaza del Ayuntamiento o 'plaça del 15 de maig' como la han rebautizado.

En respuesta, los organizadores de la acampada han aprovechado la red social para subir las primeras fotos del desalojo y poder denunciar así la acción ante la que ya anuncian que protestarán.

Aunque el desalojo se ha iniciado de madrugada era una acción anunciada pues, ya el pasado jueves, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ana Botella, dijo que se estaba esperando el 'momento oportuno' para que la plaza del Ayuntamiento de Valencia pudiera 'recuperarse para el uso de todo el mundo'.

Una vez  finalizado el desalojo de la plaza del Ayuntamiento de Valencia, los comerciantes de la zona han manifestado su alegría y satisfacción por la marcha de los ‘indignados' que aún quedaban acampados, unos manifestantes a los que no han dudado en calificar como 'gente que no tenía ya nada que ver con el 15-M', 'guarros' y 'sin respeto por nada'.

Los comerciantes denuncian importantes pérdidas

Jose Mesado, responsable de una de las numerosas floristerías de la zona peatonal de la plaza, ha señalado que el medio centenar de ‘indignados' eran 'gente del barrio de El Carmen a los que les daba igual estar aquí o en otro sitio, no tenían nada que ver con los que empezaron'. 'Eran gente sin oficio ni beneficio'

En el mismo tono, Mesado ha explicado que 'el olor a las dos de la tarde era insoportable' y que los ‘indignados' que iniciaron la acampada eran muy educados, mientras que 'esto era otro mundo'.

Con todo esto, los comerciantes señalan que la presencia de los manifestantes en la plaza ha influido en las 'importantes pérdidas' económicas que han sufrido pues 'la gente no se atrevía a venir'.

Desde el domingo día 3 son varias las ciudades que han visto como sus plazas, ocupadas desde al menos dos meses, quedaban vacías y sin acampadas.

Los primeros en levantar físicamente el campamento fueron los ‘indignados' de Santiago de Compostela acampados en la plaza del Obradoiro. Es esta caso, una marcha voluntaria consensuada en asamblea en un  proceso 'lento y muchas veces pesado', pero que los integrantes del movimiento 15-M ven como 'necesario para no dejar nada al azar' y asegurar que 'la decisión fuese la mejor para el futuro de la red que están construyendo' tal y como explicaron en su manifiesto de salida .

En otros casos, la decisión no ha sido propia sino que se ha requerido la intervención policial para realizar el desalojo de las plazas. Es el caso de la plaza María Agustina de Castellón, o los campamentos de Cáceres y Badajoz levantados durante la madrugada del domingo al lunes.

Los tres desalojos se han desarrollado en todo momento sin incidentes, actos que contrastan con la violencia y cargas policiales vividas en Palma .