Público
Público

La Policía desaloja en Barcelona dos naves donde vivían 47 personas

Los habitantes, sin hogar, almacenaban y manipulaban chatarra en una y llevaban a cabo actividades musicales y festivas en la otra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un total de 47 personas, la mayoría jóvenes de origen subsahariano y en situación regular, que vivían en dos naves industriales en desuso del barrio barcelonés del Poblenou, han sido desalojadas hoy por la Policía Nacional tras recibir la autorización judicial.

En una de las naves, en la que se almacenaba y manipulaba chatarra, dormían trece personas y en la otra, en la que hoy dormían 34 hombres, se llevaban a cabo actividades musicales y festivas, según ha explicado el comisionado de Inmigración y Acción Comunitaria del Ayuntamiento de Barcelona, Miquel Esteve. También ha dicho que la acción se ha desarrollado bajo el amparo del nuevo plan de asentamientos irregulares que ha puesto en marcha el propio Ayuntamiento.

Las dos naves se encuentran en la calle Zamora, una frente a la otra. El desalojo se ha producido desde las 8.15 horas y ha comportado un importante despliegue policial principalmente de la Unidad Policial Administrativa y de Seguridad (Upas) de la Guardia Urbana, Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra, que han hecho un gran perímetro de seguridad para impedir el paso. Tras el desalojo los Bomberos de Barcelona han apuntalado la estructura y los servicios de limpieza han empezado a sacar la basura acumulada.

El comisionado de Inmigración ha destacado que la Policía Nacional se ha llevado a 14 de las 47 personas al centro de extranjeros de la Zona Franca para identificarlas, por lo que mayoritariamente los desalojados son personas en situación regular.

Miquel Esteve han explicado que 13 de los desalojados han aceptado ser atendidos por los servicios sociales y cuatro de ellos serán alojados e iniciarán, en breve, un programa de reinserción sociolaboral, mientras que tres están meditando la oferta y otros seis han rechazado el apoyo. El responsable municipal ha señalado el desconocimiento y la desconfianza hacia las administraciones como los culpables de que la mayoría de los desalojados no acepten el apoyo de los servicios sociales.

Una de las abogadas del colectivo ha lamentado que no se les haya permitido presentar un recurso contra el desalojo y que se les haya notificado directamente este mismo lunes, además de asegurar que no hay ningún 'riesgo inminente' y que solamente había un espacio con alguna afectación que de hecho no estaba ocupado.

Esta actuación se enmarca en la primera fase del plan del Ayuntamiento contra los asentamientos irregulares de Sant Martí, que, según Esteve, actualmente son unos 25 y afectan a unas 400 personas, en la que se han inspeccionado una veintena de naves de la zona; la segunda fase, que también está en marcha, prevé la atención de las personas vulnerables ofreciéndoles una vivienda de manera transitoria y un programa de inserción laboral.

En estos dos últimos meses el consistorio ya ha atendido a 18 personas de esta veintena de asentamientos a las que les ha ofrecido una vivienda temporal. De momento, el consistorio atenderá a las personas sin vivienda que estaban en estas dos naves, pero todavía no se plantean ofrecer una alternativa al más de centenar de personas que se dedican a la chatarra en la nave del número 70.