Publicado: 23.11.2016 10:58 |Actualizado: 23.11.2016 11:27

La Policía desaloja a los neonazis
que ocuparon el edificio del NO-DO

Se ha identificado a 18 personas que permanecían dentro del llamado Hogar Social Madrid

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Miembros del colectivo neonazi Hogar Social Madrid sacan alimentos del edificio del que han sido desalojados.- TWITTER HSM

Miembros del Hogar Social Madrid en una imagen de archivo. CDC

MADRID.- La Policía ha desalojado a los neonazis que ocuparon el antiguo edificio del NO-DO, en la calle Velázquez de Madrid, donde gestionaban el llamado Hogar Social Madrid, un espacio destinado a prestar asistencia y repartir alimentos en las personas necesitadas sólo de nacionalidad española.



La Delegación del Gobierno en Madrid lo confirmaba a primera hora de la mañana. La cuenta de Twitter de los neonazis también lo ha anunciado y en su cuenta de Facebook retransmiten en directo cómo recogen alimentos y lo apilan antes de abandonar el edificio en el que se instalaron a principios de octubre.

El desalojo, realizado por orden judicial, del juzgado instrucción número 22, ha comenzado a las 6:15 horas, se ha desarrollado sin incidentes y ya ha concluido. No obstante, los ustraderechistas aseguran que el desalojo se ha efectuado sin orden.

Las Unidades de Intervención Policial (UIP, antidisturbios) han tenido que abrir la puerta con una cizalla y han identificado a las 18 personas que estaban en el interior. Los efectivos continúan en el edificio a la espera de que lleguen albañil para tapiar el acceso.

Aunque los neonazis que gestionaban el edificio okupado ponen énfasis en su labor social, lo que llaman "ayuda nacional", la Policía les atribuye varias agresiones homófobas y xenófobas en los alrededores de los distintos locales que han ido ocupando. El pasado junio, seis miembros del Hogar Social Madrid fueron detenidos, entre ellos la líder del colectivo, Melisa Domínguez, por provocar incidentes durante la celebración de al victoria electoral del Partido Popular.

El colectivo ultra también protagonizó el ataque con bengalas a la mezquita de la M-30, por el que fueron denunciados, y colocaron en la fachada del Ayuntamiento de Madrid una pancarta que rezaba "Españoles Welcome", criticando la postura del consistorio para con los refugiados sirios.