Público
Público

La policía desarticula una red que blanqueó 100 millones de euros

Hay 28 detenidos en Madrid. El dinero se 'lavaba' a través de una empresa de envío de dinero al extranjero.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional ha detenido a 28 personas y ha desarticulado un complejo grupo organizado dedicado al blanqueo de capitales en Madrid. Los arrestados, que habían creado una auténtica empresa de envío de dinero al extranjero para evitar los controles legales, habían remitido unos 100 millones de euros procedentes de actividades ilícitas a diversos países sudamericanos.

Según informó este miércoles la Jefatura Superior de Policía de Madrid, se han practicado 14 registros y se han intervenido 500.000 euros en efectivo. La sociedad mercantil creada como 'tapadera' reventó el negocio del envío de dinero en la capital por sus bajos cambios y comisiones.

La investigación comenzó en abril de 2010, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la intensa actividad delictiva llevada a cabo por Jorge Luis P.P. Tras varias gestiones, los investigadores comprobaron que él, junto con su mujer y otros familiares directos, habían formado un complejo entramado financiero dedicado al blanqueo de capitales a través de locutorios.

Para ello, habían creado una auténtica empresa gestora de transferencias que colaboraba con grupos delincuenciales y hacía llegar el dinero obtenido ilegalmente a los ideólogos o destinatarios finales asentados en el extranjero.

La creación de esta empresa les permitía evitar y controlar los sistemas de detección establecidos legalmente, con lo que se facilitaba enormemente la actividad ilícita.

Hasta el momento, el 'modus operandi' para el blanqueo de dinero se circunscribía a locutorios que se prestan a colaborar con organizaciones criminales para sacar el producto de sus delitos fuera de España, simulando ser los ahorros de los inmigrantes.

La actividad de este grupo provocó que muchas empresas de envío de dinero al extranjero quebraran

Pero en esta ocasión, la creación y gestión intencionada de una empresa para gestionar la actividad de estos establecimientos dificultó enormemente la acción policial, según la Jefatura.

Los agentes pudieron comprobar que las cantidades de dinero remitidas al extranjero procedentes de actividades ilícitas eran totalmente desorbitadas, rondando los 100 millones de euros.

Esta cantidad, sumada a los envíos legales que realizaba, provocó que esta empresa 'reventara' el negocio del envío de dinero en Madrid y llevara a la quiebra a otras empresas del mismo sector, ya que los cambios y comisiones eran mucho menores debido al volumen de negocio que manejaban.

El 'modus operandi' era sencillo. Unos quince locutorios de la capital realizaban giros al extranjero, principalmente países del Caribe y Sudamérica. El dinero era entregado en mano por los miembros de los grupos delictivos, normalmente en billetes de pequeño valor, y mezclaban envíos ilegales con los legales, haciendo más difícil su detección.

En todos los casos utilizaban documentaciones falsificadas o alteradas, habiendo analizado los agentes al menos 259.000 operaciones de envíos de dinero. Jorge Luis contaba con la estrecha colaboración de sus empleados, conocedores de la actividad desarrollada y colaboradores activos, además de otros familiares que también estaban involucrados.

El pasado lunes, más de un centenar de agentes realizaron de forma simultánea las correspondientes entradas y registros en diez locutorios, la sede social de la empresa y dos domicilios.

En ellos, se intervinieron 3.000 fotocopias de pasaportes falsificados o alterados, documentación original de varias personas, listados de remitentes y beneficiarios, máquinas de contar dinero y unos 500.000 euros en efectivo, así como numerosa documentación pendiente de analizar.

Además, los agentes localizaron cuentas corrientes con un saldo aproximado de unos 250.000 euros y bienes inmuebles por valor de otros 800.000 euros.