Público
Público

La policía reabre la búsqueda de Marta del Castillo

El juez de Sevilla al cargo ha pedido a la Policía que busque el cuerpo en un nuevo lugar, indicado por el abuelo de la víctima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres años después de la desparición de Marta del Castillo, su abuelo y algunos voluntaros siguen en la búsqueda del cuerpo. El hallazgo de una manta junto a un arroyo, cercano al que fue el domicilio del asesino confeso Miguel Carcaño, ha dado un nuevo lugar para continuar la investigación

El juez de Sevilla que investigó la desaparición de la joven Marta del Castillo ha pedido a la Policía que haga 'las gestiones que considere oportunas' para la búsqueda del cuerpo en este nuevo lugar señalado por el abuelo de la víctima, en el extrarradio de la capital andaluza.

Un portavoz policial ha informado que el abuelo de Marta, José Antonio Casanueva, compareció días pasados ante el juez de instrucción 4 de Sevilla y le indicó un lugar situado en la llamada Ruta del Agua, entre las localidades sevillanas de Camas y Valencina de la Concepción.

El tío de Marta, Javier Casanueva, ha explicado que el lugar señalado es de fácil acceso desde el camino de la Ruta del Agua y tiene en sus proximidades un arroyo con mucha maleza, por lo que pudo ser visto como un lugar idóneo para deshacerse del cuerpo de la víctima.

En ese lugar, el abuelo de Marta y los voluntarios que le apoyan encontraron meses pasados una manta que han entregado a la Policía, junto con fotos aéreas del lugar, ha añadido Casanueva.

La nueva búsqueda del cuerpo de Marta, que su abuelo no ha abandonado en ningún momento, se produce cuando está a punto de cumplirse, el próximo 24 de enero, el tercer aniversario de la desaparición de la joven.

También se conocerá en breve la sentencia por su violación y asesinato, tras el juicio en el que el fiscal pidió 52 años de cárcel para el asesino confeso y penas de entre 5 y 8 años para sus tres presuntos cómplices.

Tras 19 jornadas de sesiones, el juicio quedó visto para sentencia el pasado 29 de noviembre con la última palabra de los acusados, quienes expresaron sus condolencias a la familia pero dijeron que no pueden 'aliviar su dolor' porque no saben donde está el cuerpo de la joven.