Público
Público

"Los políticos perderán el miedo"

El colectivo animalista espera el comienzo de un cambio de mentalidad en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los defensores de los derechos de los animales en España no ven la victoria en el Parlament -de producirse- como la llegada a la meta, sino que creen que debe convertirse en el comienzo de un cambio de mentalidad entre los políticos españoles hacia la sensibilidad antitaurina.

'Esta votación puede demostrar a los activistas que es posible cambiar las cosas democráticamente, a través de las instituciones, animándolos a trabajar en esa dirección. Puede ser una puerta que se abre, una esperanza para quienes estamos en contra del maltrato animal', afirma ilusionada la presidenta del Partido Antitaurino, Mireya Barbeito.

'Esta votación puede demostrar a los activistas que es posible cambiar las cosas democráticamente' Todo el ruido que ha generado la votación catalana ha ayudado a los antitaurinos de toda España a tomar conciencia de que no están tan lejos de sus objetivos. Aunque fue la decisión de Esperanza Aguirre de proteger la lidia como Bien de Interés Cultural lo que terminó de movilizarlos: por vez primera, el pasado marzo, todos los colectivos animalistas superaron sus diferencias para realizar una manifestación conjunta.

Precisamente, Madrid será el nuevo escenario de su lucha , donde ya está sobre la mesa una nueva Iniciativa Legislativa Popular. La batalla de Madrid, aunque de improbable victoria, se antoja ahora decisiva para los activistas, hartos como están de que se mezcle su reivindicación con las disputas nacionalistas de Catalunya. Eso sí, pretenden aprovechar la experiencia en el Parlament para aprender a tratar con los políticos capitalinos. Como dice la presidenta de la Asociación de Veterinarios Antitaurinos, Marta Jimeno: 'A partir de ahora, los políticos perderán el miedo a votar en contra de la tortura de los animales'.

Cuando el Parlament tuvo que votar si aceptaba que la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) entrase a trámite, el grupo parlamentario de CiU dio libertad de voto. Y esa decisión no ha cambiado a lo largo de los meses: hoy, los diputados nacionalistas podrán votar a conciencia. Es por eso que sus 48 diputados son la clave de la votación y quienes mantienen la incógnita del resultado final.

El diputado de CiU, Antoni Castellà, que confía en el triunfo de la prohibición, explica que “votaré a favor de la ILP porque creo que no es aceptable que exista en el siglo XXI un espectáculo público que tenga como objetivo el disfrutar con la violencia ejercida sobre un animal. Mi posición personal, aunque compartida con más diputados de CiU, es que podemos aceptar la muerte de los animales para consumo propio, pero no podemos entender qué valores hay detrás de un acto violento en nombre de las tradiciones”.

Los nacionalistas han sido muy criticados por los taurinos por querer abolir la fiesta y, en cambio, no pedir el fin de los correbous. Aunque también es cierto que a título individual no todos los nacionalistas se sienten cómodos con estos encierros tan típicos de la zona del sur de Tarragona.

“En mi caso personal, como miembro de Unió, un espectáculo violento es absolutamente incompatible con los valores que defiende la democracia cristiana”, dice Castellà que recuerda que “en Catalunya había una tradición muy enraizada que era la matanza pública del cerdo y el Parlament la prohibió” por los mismos motivos que defienden los animalistas con la fiesta.

De cara a mañana [por hoy]”, dice Castellà, “creo que la prohibición saldrá adelante. Más o menos hay una mayoría amplia en CiU que está a favor de la prohibición y hay también algunos diputados socialistas que piensan esto mismo”.