Público
Público

Pozuelo invirtió 9,6 millones en un parque bajo sospecha

El ingeniero imputado en el caso culpa al alcalde y su predecesor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La investigación judicial abierta en Pozuelo de Alarcón (Madrid) para esclarecer por qué el ayuntamiento decidió de un plumazo gastarse 9,6 millones en un parque presupuestado en 4,5 millones ha avanzado en una dirección que puede complicar más aún las cosas al Gobierno del PP. Máxime cuando se trata de un municipio involucrado desde primera hora en el caso Gürtel. Y, de hecho, el eco del escándalo de corrupción resuena en cada nuevo descubrimiento judicial sobre ese parque, bautizado como el de LasCárcavas por el nombre del arroyo en cuyas inmediaciones se construyó.

Por ahora, el único imputado es el ingeniero municipal que dirigía el proyecto, el ex parlamentario autonómico del PP Leopoldo Gómez. Pero Gómez ya le ha contado al juez que en esa extraña operación que benefició a dos filiales del grupo Constructora Hispánica, cuyo ex presidente, Alfonso García Pozuelo, está imputado en la Gürtel, sólo seguía órdenes: las del ex alcalde Jesús Sepúlveda y la ex concejal de Obras Yolanda Estrada, ambos imputados también en el caso Gürtel (aunque el juez podría levantar en breve la imputación contra Estrada). Y también seguía instrucciones, sostiene el ingeniero, de Gonzalo Aguado, actual alcalde de Pozuelo. Aguado sucedió a Sepúlveda cuando este dimitió al estallar el sumario sobre la trama corrupta. Cuando el parque de Las Cárcavas adquirió en 2007 dimensiones presupuestarias versallescas, Aguado era concejal de Urbanismo.

En Bruselas, Aguado y Sepúlveda compraron un árbol de 110.578 euros

El pasado viernes, la portavoz municipal socialista en Pozuelo, Eva Izquierdo, anunció que su partido ya ha pedido la imputación de Yolanda Estrada y exigió 'responsabilidades políticas' a Aguado. La apertura de diligencias sobre Las Cárcavas se produjo en 2008 a raíz de una denuncia del PSOE ante la fiscalía. 'Aquí subraya Izquierdo se actuó mal desde el inicio'. La concejala remarcó que la legislación sobre contratos públicos exige que cualquier modificación de obras cuyo importe supere el 20% del contrato original debe someterse de nuevo a licitación. 'Y eso se ha incumplido, como se han incumplido todos los trámites de legalidad', se lamenta la edil.

Ese año, los tres munícipes citados y el ingeniero Leopoldo Gómez viajaron a Bruselas con una misión inusual incluso para una localidad rica como Pozuelo: comprar árboles y plantas en un vivero. De allí se trajeron un árbol que costó al erario municipal de Pozuelo 110.578 euros.

El parque se presupuestó en 4,5 millones y acabó costando el doble

El PP revistió la compra de solemnidad: se trata de un 'árbol centenario de la especie Quercus Palustris', se lee en una respuesta municipal al PSOE. Es decir, un roble de los pantanos cuyo coste, y así se lo contó al juez el ingeniero Gómez, 'sobrepasaba en realidad el umbral' para comprarlo de forma legal.

El actual regidor de Pozuelo, a quien Público inquirió sobre las acusaciones de Gómez y sobre aquel desplazamiento a Bruselas, respondió por escrito que 'desconoce' el coste de ese viaje. Pero el periplo belga, y así lo aseguran fuentes conocedoras del caso, lo pagó la Unión Temporal de Empresas (UTE) que, en marzo de 2006, se había alzado con la adjudicación del parque. La formaban EOC de Obras y Servicios SA, Acanto Instalaciones y Montajes Eléctricos SA y Grupo Empresarial de Obras Civiles SA. Las dos primeras pertenecían al grupo de Constructora Hispánica, que ahora ha cambiado de nombre y de accionistas.

Según Aguado, fueron a Bruselas con una misión importante: 'Se viajó fue su respuesta por mail no para comprar un árbol sino diversas especies vegetales (flor, arbusto, árboles, etcétera) con el fin de obtener vegetación ya consolidada para que los vecinos pudieran disfrutar del parque en el menor tiempo posible'.

Dado que el alcalde de Pozuelo no aceptó hablar con este diario, fue imposible preguntarle por qué el municipio necesitaba poblar el nuevo parque con especies traídas de un país situado a 1.600 kilómetros.