Público
Público

Pozuelo vive sus fiestas con un gran despliegue policial

El dispositivo se multiplicó por dos y las cámaras de vigilancia controlaron todo el recinto ferial para evitar los disturbios del año pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Llegaron nerviosos y aquello se convirtió en una lluvia de botellas y bolas de goma'. Marta, estudiante universitaria, recuerda cómo fue la batalla campal que, hace ahora un año, se vivió en las fiestas patronales de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Aquella monumental trifulca entre policías y adolescentes se saldó con 20 detenidos y 10 agentes heridos. Un año después, las imágenes están aún muy presentes en la memoria de muchos de los chavales que, estos días, celebran las fiestas. Pero, en esta ocasión, la primera noche de festejos transcurrió en calma y sin incidentes.

'Este año es totalmente distinto porque al que monta algo le pillan en el momento', confirmaba Santiago, uno de los jóvenes que acudió la noche del sábado a Pozuelo. Las celebraciones se desarrollaron, eso sí, con fuertes medidas de seguridad. El dispositivo policial se multiplicó por dos y las cámaras de vigilancia controlaron todo el recinto ferial. La organización pretendía también prohibir el botellón, aunque más de 1.500 jóvenes hicieron caso omiso. 'No se pueden poner diques al mar', admitió un policía. 'Nuestra misión es controlarlo, no exterminarlo', añadió.

Mientras un helicóptero patrullaba desde el aire, agentes de paisano se mezclaban con los jóvenes. 'Están colaborando', afirmaba un Policía Municipal. Él no vivió los incidentes del año pasado. Sí lo hizo, en cambio, Juan Antonio González, como coordinador del dispositivo de emergencias. 'Fue una noche muy complicada'. Su equipo realizó más de cien intervenciones, algunas de ellas a policías. 'Hoy, en cambio, apenas tenemos trabajo', concluyó.

Donde sí se registraron incidentes fue en las fiestas de Valdemoro, donde la Guardia Civil detuvo a un padre y su hijo, ambos de nacionalidad colombiana, como presuntos autores del apuñalamiento mortal de un joven peruano en una reyerta la noche del viernes.