Público
Público

El PP abona el terreno para el 'copago' que niega

Las posibles sanciones de la Xunta a los pacientes desatan el recelo de sindicatos y usuarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tanto la responsable de sanidad del PP, la exministra Ana Pastor, como su presidente, Mariano Rajoy, han asegurado públicamente que los conservadores están en contra de aplicar el copago sanitario. El último dirigente de este partido en manifestar su negativa a pedir a los ciudadanos una aportación de su bolsillo, más allá de los impuestos, para acceder a la sanidad pública fue el miércoles el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, en el transcurso de un debate televisivo.

Sin embargo, chocan con esta negativa distintos elementos como la ausencia de tal posicionamiento en su programa electoral (que habla genéricamente de garantizar el 'acceso universal' a la sanidad pública) o el hecho de que la Fundación FAES sí esté estudiando el copago. Además, hay otras medidas que ponen en entredicho la postura oficial del PP, como el decreto que acaba de entrar en vigor en Galicia para cobrar a los pacientes por el uso 'irresponsable' de la sanidad, o un documento interno de la Comunidad de Madrid que planteaba el copago o recortes en una veintena de prestaciones.

Así, desde las organizaciones de defensa de la sanidad pública, los sindicatos y los pacientes existe el temor de que estas señales, junto a otras como el posicionamiento favorable al copago por parte de la patronal CEOE (y no rechazado expresamente por el PP) o el pronunciamiento que realizó el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, dibujan un escenario favorable a una aportación adicional de los pacientes si ganase el PP las elecciones.

'Se está produciendo una situación absolutamente confusa que parece tender a castigar a los más vulnerables', sostiene el presidente del Foro Español de Pacientes, Albert Jovell, que cree que, al margen de cuáles sean las verdaderas intenciones del PP, es evidente que 'si un partido va a plantear el copago tiene que estar antes en el programa electoral', ya que de otro modo no estaría 'legitimado' para hacerlo. 'No se puede ignorar el proceso democrático básico', añadió. Al margen de esta cuestión, Jovell criticó el decreto de la Xunta al entender que es producto de una 'situación de desespero que no se está gestionando de manera adecuada' y donde impera la 'falsa idea de que el paciente acude a los servicios sanitarios cuando quiere y para lo que quiere'.

En realidad, agrega Jovell, los pacientes acuden a la sanidad 'porque se encuentran mal' y son los profesionales quienes deciden el tratamiento que recibirán. En cuanto a los pacientes que puedan tomar decisiones inadecuadas 'por abuso o desconocimiento', Jovell cree que se les debe informar de cuál es el procedimiento correcto, pero no hacerles pagar, algo que es 'un poco absurdo'.

En esta misma línea, el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle, cree que la decisión de la Xunta de establecer sanciones para los pacientes que hagan un 'uso irresponsable' de la sanidad no sólo puede abrir la puerta al copago, sino que 'no es legal porque la Xunta no tiene capacidad para tomar ese tipo de decisiones'. 'Se intenta tomar toda una serie de medidas para que los ciudadanos acaben aceptando como inevitable una subida de la colaboración en el sostenimiento del sistema, pero no de forma general sino sólo por quienes tienen necesidad de usar el servicio, lo que es peligroso', sostiene Sánchez Bayle.

En esta línea, desde los sindicatos médicos creen que la medida planteada por la Xunta puede considerarse un 'globo sonda' de cara a plantear soluciones para la sostenibilidad del sistema sanitario. Así, el presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Patricio Martínez, sostiene que, más que el copago, 'sería mucho más correcto' plantear una adecuada financiación de la sanidad pública española, que está 'infrapresupuestada' y está un punto y medio del PIB por debajo 'de los países de Europa que nos rodean'. Por su parte, Antonio Cabrera, secretario general de la Federación de Sanidad de UGT, tiene claro que 'tarde o temprano van a aplicar el copago si no hay una respuesta contundente de la sociedad'.

Desde el PSOE, el ex secretario general de Sanidad y candidato por Granada José Martínez Olmos cree que en el PP no dicen que 'quieren el copago' en su programa simplemente 'porque no se atreven'. Por eso, en su opinión, se ha 'repartido los papeles' con la CEOE, diciendo el PP que la sanidad pública es 'insostenible' para que la patronal proponga aplicar el copago.

Por último, el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, que está 'totalmente en contra' del copago, no cree que el PP esté preparando el terreno para el copago, si bien 'habrá que estar muy atentos'. Además, aprueba que, como ha hecho la Xunta, se tomen medidas para limitar la 'demanda injustificada' de servicios sanitarios, si bien cree que habría que aclarar qué se entiende por ese mal uso de la sanidad.