Público
Público

El PP afirma que no se podrá crear empleo "significativo" en todo 2012

Montoro propone "depurar" las plantillas de las empresas públicas, que considera "infladas" por el PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Su estrategia de oposición ha consistido en insistir en que la solución contra el paro pasa por un cambio inminente de Gobierno. Pero el PP, que sigue culpando a José Luis Rodríguez Zapatero y a sus políticas de las desorbitadas cifras de desempleo, reconoció ayer que una victoria de los conservadores en las próximas elecciones generales del 20-N no implicaría la creación de puestos de trabajo de forma inmediata.

Su responsable económico, Cristobal Montoro, advirtió de que no cabe esperar que durante el próximo año se pueda volver a una senda de crecimiento que permita una aumentar empleo neto 'significativo'. Una recuperación de puestos de trabajo suficiente como para posibilitar la mejora del clima económico no se dará, en su opinión, hasta principios de 2013.

El PP se muestra ahora dispuesto a subir impuestos a las rentas más altas

Los conservadores se muestran ahora 'realistas' con la situación económica del país, y han asumido que el actual es 'un tiempo de reformas'. En una entrevista en Europa Press, Montoro admitió que si el PP consigue llegar a La Moncloa se centrará en formar el nuevo Gobierno y preparar los Presupuestos Generales, 'porque no basta la prórroga de los de 2011'. 'Hay que hacer reformas y ponerlas todas en marcha. El próximo año es un poco pronto (para crear empleo), pero no mucho más allá', aclaró.

Montoro dio así un paso adelante sobre lo anunciado por el líder de su partido, Mariano Rajoy, al concretar algo más cuáles son las previsiones que maneja el PP en materia de creación de empleo. En una entrevista que se publicó el domingo en Faro de Vigo, Rajoy respondió con evasivas a la pregunta sobre el número de trabajos que tiene previsto crear el PP si gana el 20-N. 'Es arriesgado dar una cifra. No voy a dar cifras', afirmó.

Aboga por moderar los sueldos de los dirigentes de los bancos

A pesar de las palabras de Rajoy y de Montoro, el PP lleva meses asegurando que tiene todas las recetas en contra de la crisis y para crear empleo en España. Sin embargo, las comunidades autónomas que han sido gobernadas por los conservadores desde el comienzo de la crisis no han respondido mejor ante la misma. Es más, en feudos del PP como el País Valencià, Galicia o la Región de Murcia la tasa de paro ha crecido a mayor velocidad que la media española en los últimos años.

Para cambiar esta situación el PP está decidido a adoptar medidas drásticas. Incluso a que la generación de puestos de trabajo se someta a la destrucción de otros empleos. Y es que, según explicó ayer su responsable económico, una de las actuaciones que acometerán los conservadores en el caso de llegar al Gobierno es 'depurar' las plantillas de empleados públicos a través de lo que llamó un 'programa de contención'.

Montoro considera que el PSOE se ha dedicado en los últimos años a 'inflar' las plantillas de trabajadores públicos, convirtiendo muchas empresas públicas en 'agencias de colocación'. En su opinión es necesario 'clarificar las competencias de las administraciones públicas y depurar por tanto las propias plantillas', ya que la situación actual 'es sencillamente infinanciable'.

El PP considera las empresas públicas 'agencias de colocación'

Pero depuración no es sinónimo de recorte, a juicio del responsable económico del PP. Se trata de evitar la 'superposición de competencias' y de 'aliviar la necesidad de que existan nuevas plantillas en las diferentes administraciones públicas'. Un 'plan de reordenación' que, aseguró, supondrá un 'ahorro de gasto fortísimo'.

El dirigente conservador cargó contra los trabajadores de las empresas públicas que, a su juicio, 'no son auténticas empresas sino organismos públicos creados a veces senicllamente para desarrollar actividades que necesitan gente, y gente incluso próxima a formaciones políticas'.

No está entre los planes del PP suprimir provincias o municipios como tiene previsto hacer el Gobierno italiano para tratar de recuperar la economía de ese país. Pero Montoro sí consideró que 'quizás sobran mancomunidades'. En España se debe impulsar, a su juicio, un 'auténtico cambio administrativo para que, proporcionalmente, las diferentes administraciones que operan realicen actividades en términos similares a como lo hacen los países desecentralizados'.

Quieren un 'plan de reordenación' de la administración

En cambio, el PP considera una medida que hasta ahora se había planteado únicamente por formaciones de izquierda y a la que los conservadores se habían opuesto formalmente. Se trata del particular guiño del PP a los indignados del 15-M. Montoro se mostró dispuesto a estudiar la posibilidad de subir los impuestos a las rentas más altas. Se trataría, según él, de 'actualizar' tratamientos fiscales para dar lugar a 'una política tributaria que haga que contribuyan proporcionalmente más aquellos que pueden tener rendimientos extraordinarios'.

Asimismo, consideró que las remuneraciones que cobran los directivos de los bancos deben adecuarse a la realidad de la economía española. Es decir, que los máximos responsables de la banca deben moderar sus salarios. 'El equilibrio está en que para determinadas funciones haya estímulos económicos suficientes, pero que se haga de forma acorde con la situación de un país que lo está pasando mal y en el que hay mucha gente en paro', precisó.

Los conservadores abren la puerta a suprimir mancomunidades

Entre otras reformas, el portavoz económico del PP priorizó la culminación de la reforma financiera y el saneamiento de los balances de las entidades bancarias. Y es que, a su juicio, este proceso se está produciendo con una 'lentitud excesiva' y a golpe de 'decisiones erróneas, como la capitalización de esas entidades bancarias.

Otra de las medidas que los conservadores consideran 'muy importante' es la de reducir el déficit público, en la misma medida de los acuerdos alcanzados por los gobiernos francés y alemán. Montoro cree que 'hay que prohibir el déficit por ley'. También apoya el PP urgir el cierre de la reforma de la negociación colectiva en el caso de que se haga con el Gobierno. El objetivo es 'facilitar' a las empresas la contratación de nuevos trabajadores.