Público
Público

El PP de Aguirre se desvincula de la propuesta de primarias

Ignacio González asegura que la enmienda de su portavoz en la Asamblea de Madrid es ajena al partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hubo un momento en el PP en el que su presidente actual, Mariano Rajoy, no era presidente del Gobierno después de haber ganado unas elecciones por mayoría absoluta y las aguas en las filas conservadoras bajaban revueltas. Corría el año 2008, habían perdido unas generales y no pocos amagaban con mover la silla a su líder jaleados por diferentes sectores de la derecha mediática. En este momento, uno de los distritos con más poder de Madrid en votos cosechados, el de Salamanca, viajó a Valencia, donde se celebró el XVI Congreso Nacional del PP, con una enmienda bajo el brazo que pedía primarias para la elección del presidente del partido. Una iniciativa que la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, veía con simpatía y cariño.

Ahora, más de tres años después, la historia se repite. Pero no el contexto. Iñigo Henríquez de Luna, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid y presidente de los conservadores del mencionado distrito, ha presentado la misma enmienda que aboga por la implantación de primarias en el partido para elegir a su presidente nacional. Pero a tenor de la reacción del número dos del PP de Madrid, Ignacio González, ya no gusta tanto.

La dirección del PP en Madrid se muestra ahora molesta por la iniciativa

Ayer, horas después de que Henríquez de Luna admitiera que, tal y como había avanzado Público, ha vuelto a presentar una enmienda a la ponencia de estatutos en la que vuelve a hacer la petición de primarias, González desmarcó a los conservadores de Madrid de la iniciativa. Así, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno y preguntado por la cuestión, la mano derecha de Aguirre en el Ejecutivo regional y en el partido recalcó que la enmienda de Henríquez de Luna 'es una cuestión personal que nada tiene que ver con el partido en Madrid'.

'Consideró a nivel personal su interés en presentar esa enmienda y él es quien tendrá que dar su posición, respetable pero personal', zanjó el vicepresidente madrileño. En el partido aseguran que la postura de Aguirre al respecto es calcada a la de su mano derecha.

Destacados dirigentes del PP madrileño aseguran que en el entorno de Aguirre no ha sentado nada bien que se filtrara que una de las 78 enmiendas presentadas por el distrito de Salamanca es la relativa a las primarias. 'Están las aguas tan calmadas que hay miedo de que el mínimo gesto enfade a Rajoy. Ahora es todopoderoso', describe un diputado regional.

Henríquez de Luna defiende que lo hace por 'coherencia' con sus convicciones

La misma fuente destaca que aunque hay poco en juego en el 17º Congreso del PP porque los puestos de poder están 'prácticamente reservados para los mismos de antes', los conservadores del PP de Madrid no quieren que el mínimo error reduzca las posibilidades de que algunos de sus miembros sean designados por Rajoy como miembros del Comité Ejecutivo Nacional.

En 2008, el PP de Madrid, capitaneado por Aguirre, y que contó con la colaboración de González y Francisco Granados, fue uno de los principales frentes de resistencia a un Rajoy que vivía sus horas más bajas de liderazgo. Pero una vez proclamado presidente, Rajoy se cobró la venganza y rechazó incluir a Granados y González en el citado órgano de poder del partido tal y como le había sugerido Aguirre.

Ante el nerviosismo desatado en algunos sectores del partido, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid se vio en la mañana de ayer obligado a salir a explicar su postura y los motivos por los que presenta su enmienda que, por cierto, tiene nulos visos de prosperar, tal y como adelantó este diario.

Henríquez de Luna recordó que ya presentó esa misma enmienda al artículo 30 de los estatutos del PP en 2008 y que lo vuelve a hacer 'a título personal y por coherencia' con sus 'convicciones políticas'. Y 'con una actitud leal y constructiva'. En este sentido, insistió en que instaurar un sistema de elección directa de los dirigentes del partido es un 'ejercicio de coherencia' con sus convicciones políticas, apuntó el portavoz de los conservadores en la Cámara regional madrileña. 'Desde siempre he defendido el derecho de los afiliados de un partido a poder elegir de forma directa y sin intermediarios a sus máximos dirigentes a nivel nacional, regional y local, lo que contribuye a legitimar los liderazgos y fortalece la unidad y cohesión internas', completó Henríquez de Luna tras insistir en que Rajoy y todo su equipo cuentan con todo su apoyo. Pero que con su gesto lo único que está haciendo es ejercer los derechos que el partido le reconoce como compromisario.

Además, recordó que su enmienda es una más de las 78 que han presentado los compromisarios del PP del distrito de Salamanca, que él preside. Pese a su intento de asumir como algo propio y personal la enmienda de las primarias, esta gozó de un amplio respaldo de los delegados de su distrito que acudirán al Congreso de Sevilla. El 80% apoyó la iniciativa de Henríquez de Luna.

Convencido de la dificultad de que su enmienda sea admitida a trámite el partido considera que no se pueden enmendar artículos que no hayan sido previamente modificados por los ponentes, como ocurre en este caso el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid aseguró que lo acatará 'de forma disciplinada'.

Salvo que los ponentes de la enmienda cambien de criterio en los próximos días, la petición de primarias no llegará a debatirse en el plenario del 17º Congreso que los días 17, 18 y 19 de febrero se celebrará en Sevilla. Precisamente, explican fuentes conservadoras, porque en la formación conservadora no hay 'tradición' a la hora de modificar artículos que no hayan sido matizados en la ponencia de estatutos.

En este caso, cabe la posibilidad de incluir en los estatutos del PP, a partir de este 17º Congreso, una cláusula para que puedan presentarse enmiendas a artículos de las normas internas del partido sin necesidad de que hayan sido mejorados antes por los ponentes. En este caso, los defensores de las primarias tendrían que esperar hasta el próximo cónclave del PP, previsto para 2015.