Público
Público

El PP de Aguirre lanza ataques xenófobos contra los socialistas

Descalifica a Trinidad Jiménez por su acento andaluz y a Jaime Lissavetzky por su apellido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP de Madrid ha empezado ya a reclamar su cuota de participación en la carrera socialista hacia las elecciones autonómicas y municipales de 2011. Y lo ha hecho recurriendo a descalificaciones xenófobas contra candidatos del PSM.

Después de que, el miércoles, el diputado conservador en la Asamblea Juan Soler descalificara en su blog a la aspirante a liderar la lista del PSM para la Comunidad de Madrid Trinidad Jiménez por su acento andaluz, ayer, el concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid Ángel Garrido atacó en su página personal al candidato socialista a la alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky, por su apellido. El rival de Jiménez en las primarias del PSM y líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, se ha librado de la ofensiva, de momento.

Juan Soler había asegurado el miércoles que la ministra le parecía una 'candidata floja'. Alegaba el diputado que 'el acento' de Jiménez 'le hace más apta para Dos Hermanas o Velez-Málaga', ayuntamientos andaluces. En su opinión, la ministra 'suena extraña' y 'le faltan fondo y cuajo madrileño'.

Sus palabras unieron ayer a los partidarios de Jiménez y a los de Gómez contra el PP. David Lucas, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid y miembro de la plataforma de apoyo a la ministra, acusó a Soler de 'menospreciar a los andaluces y a la gente que no tiene su mismo acento'. Lucas recordó que la Comunidad de Madrid es 'la pluralidad y la diversidad' y reconoció que las descalificaciones del diputado conservador 'rozan la xenofobia'.

En esa misma línea, Tomás Gómez denunció que las palabras de Soler 'son un sin sentido, están fuera de lugar y son xenófobas'. El líder del PSM insistió en que su partido seguirá siendo 'plural y cosmopolita' y no dudó en expresar su 'solidaridad' con la ministra.

Otra ministra andaluza, la de Igualdad, Bibiana Aído, recurrió a su bitácora en Internet para preguntar si los conservadores españoles tienen 'tanta rabia' al acento andaluz porque 'es el del progreso' y 'el de la solidaridad'. Tras subrayar la trayectoria de Jiménez, añadió que Madrid no exige 'peaje lingüístico para soñar con ella y construirla entre todos aquellos madrileños que, como los bilbaínos y los gaditanos, nacen donde les da la gana'.

El diputado del PP madrileño quiso ayer disculparse en una nueva entrada en su página personal, pero acabó añadiendo más leña al fuego. Bajo el título Aclaración para malévolos, Juan Soler escribió: 'Trini me parece encantadora, lista y guapa. Sólo digo que su acento malagueño la distancia del elector medio de Madrid'. Desde el PSM volvieron a denunciar 'las actitudes intolerantes' de los conservadores. En el entorno de Jiménez tildaron a Soler de 'machista'.

No hubo condena a las descalificaciones por parte del PP nacional. Y el PP de Madrid no quiso pronunciarse al respecto. El único que habló fue el consejero de Economía de la Comunidad, Antonio Beteta, que, sin condenar las afirmaciones de su compañero de partido, afirmó que 'en Madrid ya nadie pregunta de dónde se viene'.

En plena polémica, en otro blog, el concejal del PP en la ciudad de Madrid Ángel Gimeno, cercano a Esperanza Aguirre, utilizó ayer el apellido del actual secretario de Estado para el Deporte y candidato del PSOE a la alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky, para menospreciarle.

A juicio de Gimeno, 'Zapatero le ofrece al [alcalde de Madrid, Alberto] Ruiz Gallardón el mejor candidato que podía soñar; un señor, de nombre Jaime y de apellido imposible, con aspecto de funcionario aburrido'. A reglón seguido, el edil conservador se refería a Lissavetzky como Jaime nosecuantos y añadía entre paréntesis: 'No sé escribirlo, lo siento'.

David Lucas recordó que en Madrid 'no se mide a las personas por su origen, acento nombre y apellido'. 'La gente de Madrid no es así', insistió. Y esperó que 'esos comportamientos' de los militantes conservadores 'no se generalicen'. A juicio del portavoz socialista en Madrid, 'el PP debe ocuparse de sus propios asuntos relacionados con la corrupción'.