Publicado:  22.07.2012 12:31 | Actualizado:  22.07.2012 12:31

El PP alerta de una conspiración europea contra España

González Pons implora a la institución que preside Mario Draghi a que actúe ya: "Si el BCE quiere, esto se acaba el lunes. Y si no se acaba el lunes, es porque el BCE no quiere". Sugiere que Alemania es la que quiere que Esp

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Quedan menos de 24 horas para la apertura de los mercados y ya se teme lo peor. Que España se aproxime a su jaque mate, al sumidero, a que los inversores castiguen más aún las dudas sobre la economía. Un terror alimentado el viernes con la prima de riesgo en máximos históricos por la petición de rescate del País Valencià y hoy por la demanda de auxilio de Murcia

El Gobierno vive sumido en el más absoluto desconcierto, porque ni su siguiente ronda de recortes ni la firma de las condiciones de la línea de crédito a la banca han servido para apaciguar a los mercados. Así, la única solución inmediata es la salvación del Banco Central Europeo (BCE). En las últimas horas, el Ejecutivo ha aumentado la presión sobre el organismo europeo. Debe dejar de ser un banco "clandestino" y debe "apostar por el euro", "contrarrestando" el acoso de los especuladores, suplicó el viernes y sábado el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo. Y este domingo lo hizo Esteban González Pons, difuminado desde el último congreso del PP y defenestrado a vicesecretario general de Estudios y Programas.

"En manos del BCE está cortar el juego de los especuladores con la prima de riesgo española a partir de mañana. Si el BCE quiere, esto se acaba el lunes. Y si no se acaba el lunes, es porque el BCE no quiere. O dicho de otra manera, porque alguien no quiere que el BCE quiera. Esa es la realidad: alguien puede que no quiera que España y los países del sur pertenezcan al mismo club que los países del norte de Europa", subrayó Pons desde Xàbia (Alicante), donde clausuraba la escuela de verano de Xàbia (Alicante) sobre Responsabilidad social en política, organizada por la Fundación Vives y la Fundación Valores y Sociedad.

Draghi ya avisó a Rajoy de que el BCE no intervendría para ayudar a España

El veredicto del vicesecretario de Estudios, conceptista como pocos, encierra varios juicios en uno. Primero, descarga en el BCE toda la responsabilidad de que España escape del rescate total, toda vez que el Gobierno de Mariano Rajoy, como siempre ha sostenido, ha cumplido su "parte" del contrato, atajando el déficit y procediendo a impulsar las reformas estructurales. El exportavoz del PP contesta así al puntapié propinado por Mario Draghi, presidente de la institución, que en una entrevista publicada ayer por el rotativo francés Le Monde, advertía de que no actuaría para "resolver los problemas financieros nacionales". En román paladino, que no haría nada para salvar a España. 

Hay un segundo elemento en la argumentación de Pons, todavía de más calado: si el BCE se queda de brazos cruzados es porque "alguien no quiere". Y ese "alguien" parece apuntar directamente a Alemania y su canciller, Angela Merkel, que es la que siempre ha puesto más pegas a la recapitalización directa de la banca y la que ha recelado de que el organismo compre deuda en los mercados –los tratados no permiten que Draghi pueda adquirir bonos directamente a los Estados–. No es la primera vez que el PP se queja de supuestas conspiraciones: la vio en el 11-M, la vio en el proceso al ya expresident Francisco Camps, la vio en la investigación a Carlos Fabra y la vio en la hipotética persecución del Gobierno socialista contra los conservadores. Todo sin pruebas. 

"La independencia de nuestro BCE no se toca", asegura el ministro alemán de Economía

La prueba de que Berlín no quiere ceder ni un centímetro pese a las tribulaciones de España la dio hoy el ministro germano de Economía, el liberal Philipp Rösler. "La independencia de nuestro BCE no se toca", afirmó en una entrevista emitida este domingo por la primera cadena de la televisión pública del país, ARD. Con ello, con ese revelador posesivo –"nuestro–, enfatizaba la negativa de Merkel a que el regulador compre deuda española. El cometido del banco central no es "resolver estos asuntos", remachó, en línea con Draghi, sino "velar por la estabilidad de los precios y la situación monetaria". 

En su intervención, Pons señaló que "la disciplina contable y los tremendos y dolorosos sacrificios que están haciendo los españoles se estrellan todos los días contra los movimientos que realizan los especuladores en los mercados, que no reaccionan frente a lo que el Gobierno hace o lo que los españoles pasan, sino que anticipan y cruzan apuestas sobre lo que ellos creen que va a pasar". "Y muchas veces –agregó– apuestan contra España porque, con su apuesta, provocan también que las cosas le puedan ir mal a España, y es una apuesta ganadora desde el principio". Para el dirigente conservador, "España ha hecho lo que debía y los españoles han padecido lo que se les pedía. Ahora le toca al Banco Central Europeo echar una mano". La súplica del PP es descarada, hasta el punto de que el exvicesecretario de Comunicación fió por completo la salvación de España al BCE. Ya que si el regulador europeo "detiene la especulación, nuestro país va a saber reinventarse y recuperarse".

"Los sacrificios que hacen los españoles se estrellan contra los movimientos de los especuladores" 

La presión ejercida por el Gobierno y el PP en todo el fin de semana sirve de alfombra para la reunión que mantendrá el martes Luis de Guindos, el titular de Economía, con el responsable alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. En agenda está, según fuentes citadas por Efe, que España presente a Alemania su plan de recortes, y no hablar sobre la deuda y la actitud del BCE, pero parece difícil que tema se esquive por completo

El diputado abundó igualmente en el mensaje que machaca el Ejecutivo en los últimos días: que "se está viendo a tomar decisiones que son muy dolorosas para los ciudadanos" y que jamás le habría gustado tomar al PP, pero que son "valientes, responsables y necesarias". "Muchos ciudadanos, legítimamente y con razón, están enfadados" porque se les ha pedido "mucho más sacrificios de los que debían", reconoció. Y añadió, en línea con el argumentario de la Moncloa: "Sólo se puede hacer lo que se puede hacer, y no hacerlo nos conduce al abismo"

Pons ejerció así, aunque despojado ya de todos los galones, de reflotado portavoz del PP. Y casi de voz del Gobierno, porque ningún responsable del Ejecutivo hizo declaraciones públicas durante todo el domingo. El Gabinete –si se excluye a Margallo y al titular de Industria, José Manuel Soria– ha estado mudo desde el pasado viernes por la tarde, cuando a raíz de la petición de auxilio del País Valencià se agravó la tensión de los mercados. La desaparición del Gobierno no pasó inadvertida para el PSOE: Alfredo Pérez Rubalcaba echó en falta que Rajoy no hubiera salido a "defender" el país.

-Rubalcaba exige a Rajoy que salga "a defender España"

PUBLICIDAD

Comentarios