Público
Público

El PP asturiano cae en otra crisis interna

Contra la orden expresa de la cúpula del partido, los conservadores de Gijón y de otros cuatro municipios otorgan el poder a los candidatos casquistas. Los choques de PSdeG y BNG dan cuatro alcaldías al PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La constitución, ayer, de la mayor parte de los 8.116 ayuntamientos en España transcurrió según lo previsto. Pero algunos puntos sí concentraron el interés de la jornada. El plato fuerte era Asturias, por las tensiones entre el PP y Foro Asturias (FAC), el partido de Francisco Álvarez-Cascos. Pero también Galicia, Canarias para comprobar el funcionamiento de la entente entre los socialistas y Coalición Canaria o las sorpresas de las alicantinas Orihuela y Villena, las más grandes gobernadas por los ecologistas.


Parecía claro que Oviedo y Gijón serían gobernadas por la derecha. Pero no tanto cómo serían investidos sus regidores. La incógnita era mayor en Gijón, ciudad controlada por el PSOE desde 1979. Los cinco ediles del PP apoyaron ayer a la candidata casquista, Carmen Moriyón (en la foto). Rompieron la disciplina de voto de su partido, que obligaba a sus concejales a no respaldar a los aspirantes de FAC al no haberse firmado un pacto global. Con su voto abrieron una crisis interna sin precedentes.

La candidata del PP, Pilar Fernández Pardo, una de las firmes defensoras de esa alianza global, explicó que había cambiado de postura por responsabilidad, y para que las dos fuerzas protagonizaran 'el cambio que exige la ciudad'. Pardo, líder del PP gijonés, se jugó su carrera a una baza arriesgada. Cedió sus votos sin contrapartidas a un Cascos con el que está enemistada desde hace una década.

La indisciplina de concejales del PP también se repitió en otros cuatro municipios: Salas, Valdés, Cabrales y Amieva. En total, eran 21 los ayuntamientos en los que la suma de PP y FAC daba mayoría.

En Oviedo, Gabino de Lorenzo (PP) fue reelegido para un sexto mandato. Fue investido en minoría. Sólo le apoyaron sus 11 ediles. Los siete de FAC votaron por su candidato, Arturo González de Mesa.

En Cangas de Narcea hubo sorpresa. Contra todo pronóstico, el PSOE dio su apoyo al candidato del PP, arrebatándole la alcaldía a la lista más votada, la de IU-Verdes.


Los socialistas ya daban Chipiona (Cádiz) por perdida. Sólo un acuerdo con Izquierda Unida podía frustrar un Gobierno del PP, la fuerza más votada (ocho actas). Pero ayer, antes de la constitución de la corporación, ya se conocía el rechazo de la federación a la investidura de un alcalde del PSOE.

Las previsiones se rompieron. De forma inesperada, los socialistas respaldaron la investidura de la candidata de IU, Isabel Fernández Orihuela. Sus siete votos, y los dos de los concejales de la federación, hicieron posible al final quitar el mando al PP. IU se mostró sorprendida del apoyo otorgado por el PSOE, informa Europa Press.


Diferencias irreconciliables entre PSdeG y BNG en cuatro municipios gallegos dejaron ayer otras tantas alcaldías al PP, al no llegarse a materializar un pacto de gobierno. La mayor sorpresa se produjo en Moraña (Pontevedra), donde uno de los concejales socialistas rompió la disciplina de partido y se abstuvo, permitiendo que el candidato del PP se convirtiese en regidor. El edil fue instado a devolver su acta.

Nacionalistas y socialistas de Cuntis y Moaña (Pontevedra) dieron su voto a sus respectivos candidatos, permitiendo con ello que el número uno de los conservadores de dichas localidades se hiciesen con el bastón de mando. Hasta el último momento se mantuvieron también las negociaciones para editar un bipartito en Fene que, sin embargo, no llegó a materializarse.

El PSdeG pedirá que se depuren responsabilidades en el Bloque, dado que el Consello Nacional del BNG acordó no apoyar ni permitir que el PP lograse alcaldías.

En Galicia, PSOE y BNG gobernarán conjuntamente 32 municipios, 19 de ellos dirigidos por un alcalde socialista, informa Mariola Moreno.


El agujero estaba en la isla canaria de La Palma. La ejecutiva federal del PSOE expulsó a los tres concejales socialistas de Los Llanos de Aridane y los cinco de Santa Cruz de la Palma por no respetar la orden del partido de no permitir alcaldes del PP.

PSOE y PP sellaron ayer en 9 de los 14 ayuntamientos de la isla su pacto de gobierno, lo que desplazó en la mayoría de esos consistorios a CC.

El Partido Socialista Canario (PSC) y CC, que el viernes suscribieron un pacto de Gobierno para el archipiélago, se cruzaron acusaciones de 'incumplimiento'. El secretario de Organización de los nacionalistas, José Luis Perestelo (en la foto), culpó a los socialistas de haber llenado de 'fisuras y heridas' el bipartito, informa Europa Press


Cuenca fue la única capital de provincia que el partido de José Luis Rodríguez Zapatero logró arrebatar al PP. Eso sí, por poco: los socialistas aventajaron al PP en sólo 138 votos.

Juan Ávila (en la foto) relevó en el cargo al conservador Francisco Pulido. Es el segundo regidor socialista desde la Transición. Ávila prometió 'diálogo y consenso, lejos de intereses partidistas' con la Junta de Castilla-La Mancha y la Diputación conquense, ahora en manos del PP.


Sorpresa mayúscula en Orihuela (Alicante), ciudad de 90.000 habitantes gobernada en los últimos 25 años por el PP. Los conservadores se hicieron el 22-M con el 45% de los votos y 12 de los 25 ediles, por seis de los socialistas, cuatro del Centro Liberal Renovador-Claro y tres de Los Verdes. Un pacto a tres bandas del PSPV-PSOE, los independientes de CLR-Claro y los ecologistas aupó a la alcaldía a la verde Montserrat Guillén. La alianza desplaza a la ya exregidora, la conservadora Mónica Lorente, implicada en el caso Brugal.

Guillén calificó de 'histórico' lo ocurrido y se felicitó del 'cambio' experimentado por la ciudad. La ya exalcaldesa, por su parte, denunció que el pacto 'vulnera la voluntad del pueblo'.

No será sólo Orihuela la única gran ciudad española gobernada por los ecologistas. En la también alicantina Villena (36.000 habitantes) hay ya alcalde verde, Francisco Javier Esquembre, tras un acuerdo con el PSPV y Villena Centro Democrático (una escisión del PP) para desbancar a la conservadora Celia Lledó. En este caso, la fuerza ecologista fue la más votada del tripartito.


El PP logró ayer 56 alcaldías en Cantabria (el 86,1% de la población), por 31 del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y nueve del PSOE. Pero en una le perseguirá esta legislatura la mancha de haberla conseguido con los votos del PRC y del Movimiento Falangista Español.