Público
Público

El PP asturiano cree que Cascos va a romper el partido

"Todo le vale con tal de presionar a la cúpula", denuncia la dirección regional . "Nadie le ha insultado, quien insulta es él", contraataca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP de Asturias no iba a permanecer impasible ante las acusaciones de Francisco Álvarez-Cascos. El ex ministro de Fomento, que opta a ser el candidato de los conservadores al Principado en 2011, denunció en una entrevista que la formación regional le estaba insultando y que la dirección nacional no lo sancionaba ni hacía nada por impedirlo.

Ayer, el vicesecretario de Comunicación del PP asturiano, Joaquín Fernández Díaz, salió a defender a los suyos. Aseguró a Público que su partido 'jamás' había descalificado a Cascos y que era él quien iba profiriendo barbaridades. Además, denunció que para el ex secretario general 'todo vale con tal de presionar a la cúpula' que preside Mariano Rajoy, 'en favor de sus intereses personales'. Y que el ex ministro sigue 'tensando la cuerda' para que rompa.

'Está dividiendo y desgarrando al PP', dice la dirección regional

En este sentido, añadió que a Cascos, 'que ni vive en Asturias ni está dado de alta como militante del PP de Asturias' no le importa 'hacer daño' a la formación. 'Está dividiendo, desgarrando y desacreditando al PP sin respetar a las direcciones regional y nacional'.

'Ahora se queja de que no le han protegido frente a no se sabe qué insultos. Nadie le ha insultado. Al contrario ha recibido siempre elogios', señaló ayer Fernández Díaz.

Para los conservadores asturianos lo único que está logrando el ex ministro con toda esta guerra es 'provocar una situación de confusión e incluso de división entre los electores populares'.

Justifica que se le haya llamado 'sexagenario' por ser 'un hecho biológico'

'Su victimismo no es más que un truco barato para seguir forzando a Rajoy', sentenció Fernández Díaz después de digerir las palabras de Cascos. Este dijo que se había sentido 'menospreciado' porque le llamaron 'galáctico'; que le habían 'tratado despectivamente' cuando le tacharon de 'sexagenario' y que le 'insultaron' al referirse a él 'como terrorista callejero'. 'Y todo ello con membrete del PP', lamentó el ex hombre fuerte de Aznar. Además se confesó 'perplejo' por la 'pasividad' de la dirección conservadora ante este caso.

Todos esos comentarios procedían de la misma persona: del acalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo. Los casquistas siempre apuntan hacia el regidor como el cerebro de la operación contra la vuelta de Cascos y como impulsor de la candidatura alternativa de Isabel Pérez-Espinosa como símbolo de la 'regeneración' del partido.

'Poco sensato'

El ex ministro sigue 'tensando la cuerda para que rompa', concluyen

Fernández Díaz rebatió ayer punto por punto. Calificó de 'poco sensato' que Cascos considerase que se le está increpando cuando se emplea el término 'galáctico'. Y mantuvo que se le definía como 'sexagenario' porque 'es un hecho biológico que comparten todos que han nacido en la década 1940-50'.

También recordó que desde su partido se había dicho que el ex ministro llevaba los últimos siete años apartado voluntariamente de la política dedicando buena parte de su tiempo 'a la caza y pesca'. 'Eso responde a la realidad y decir la verdad nunca es insultante', afirmó mientras incidía en que en ese período en el que 'Cascos satisfacía sus aficiones cinegéticas el resto nos fajábamos en las condiciones más difíciles contra el PSOE'.

Además, explicó que De Lorenzo había hablado de 'kale borroka' refiriéndose a actitudes 'de gamberrismo callejero' porque la plataforma de apoyo al ex dirigente conservador, que en estos meses ha ido recogiendo firmas para que sea cabeza de cartel, convocó una manifestación en la plaza del Ayuntamiento de Oviedo, debajo del despacho de la alcaldía gobernada por los conservadores desde hace 20 años.

En el PP de Asturias no comprenden que se haya llegado a pedir la quema de ejemplares de un periódico porque no hacía campaña a favor de Cascos ni que sus seguidores reclamen que se vote a otro partido si es elegido.

Ellos también tienen varias denuncias interpuestas ante el comité nacional de derechos y garantías. En el repaso de lo que han sido estos últimos meses ponen varios ejemplos de despropósitos. 'Como que Cascos, él personalmente, llamó en público cáncer del partido' al presidente del PP de Avilés, Joaquín Arestegui', apunta ca Fernández Díaz.

No es contra la única persona que ha cargado. El portavoz del PP de Asturias no olvida que llamó 'indigna' y denunció ante la Agencia de Protección de Datos y los juzgados a la Presidenta del PP de Gijón, Pilar Fernández Pardo, aunque el caso terminó siendo archivado.

El PP asturiano cree además que los casquistas 'utilizaron fraudulentamente su censo' para enviar a todos los afiliados de Asturias 'un anónimo injurioso' contra De Lorenzo. Algo que, como delito que es, han trasladado a la policía para que lo investigue. Y se quejan de que el grupo de apoyo al ex ministro se anuncie en su página web con un logotipo de una motosierra con la que anuncian que 'le van a cortar la cabeza a todos los no casquistas'.