Público
Público

El PP avisa de que el Estado no está para asegurar el bienestar

Montoro propone abrir un debate público porque tras este modelo hay "mucho despilfarro". Dice que los servicios dependen de "la renta y el empleo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sanidad, educación y pensiones. Son los tres pilares del Estado del bienestar que tomaron cuerpo en España tras la firma de los Pactos de la Moncloa en 1977 y que se han ido consolidando en la reciente democracia. A las puertas de las elecciones generales del 20 de noviembre, los conservadores vuelven a abrir el debate sobre su superviviencia y eficacia.

El coordinador de Economía y Empleo del PP, Cristóbal Montoro, afirmó ayer que detrás de este concepto “hay mucho despilfarro, muchísimo despilfarro, mucha desorganización y una pésima gestión de los servicios públicos”. Así propuso abrir un “debate político y público” sobre la definición del Estado del bienestar que, recordó, se dice que está en crisis desde 1981.

En una entrevista en Los desayunos de TVE, el portavoz económico de los conservadores trató de desligar el Estado del bienestar de los ciudadanos: “ A ver si nos vamos a creer que es el Estado el que garantiza ese bienestar”, subrayó ante los micrófonos de la televisión pública, dando a entender que da igual quien esté al frente del Gobierno para asegurar la prestación de servicios. Según remarcó en varias ocasiones, este sólo está garantizado por “el empleo y la renta”. Y es en este terreno donde el PP sostiene que puede hacer más que el Gobierno actual si coge las riendas tras el 20-N. Sin varitas mágicas, pero sin aclarar la fórmula.

Montoro afirma que detrás del Estado del bienestar hay 'desorganización' En opinión de Montoro, “no hay que ponerse dramático” con el Estado del bienestar, sino centrarse en las cuestiones relativas al empleo y la renta, que en el fondo determinarán la oferta de servicios públicos. En este sentido, el dirigente del PP negó que Estado del bienestar implique “garantizar la renta a aquellos que pudiendo hacer otras cosas no las hace”.

Así defendió que lo conveniente en un país sería garantizársela a aquellos “que no pueden generar renta”. Como ejemplo señaló a las personas mayores, a los que tienen un problema de salud o a los jóvenes que han perdido a sus mayores.

Es en el campo de la prestación de servicios públicos –con el fantasma de la gestión privada de fondo– donde conservadores y socialistas mantienen una batalla encarnizada de cara a las próximas elecciones. Mientras desde el PSOE advierten de los riesgos de que se privaticen si llega el PP al Gobierno, los conservadores subrayan que han sido los socialistas los que han hecho el mayor recorte social de la democracia.

Los conservadores acusan al PSOE de 'sacar el dóberman' contra el PP Montoro insistía ayer en que las “medallas” por la congelación de las pensiones y la bajada de sueldo a los funcionarios hay que ponérselas al Gobierno del PSOE y, en concreto, al candidato Alfredo Pérez Rubalcaba. Sin embargo, no precisó si su partido deshará el camino andado por los socialistas. En cuanto al recién recuperado Impuesto sobre el Patrimonio, el portavoz económico fió su conservación a la “eficacia” de esta medida para las comunidades autónomas.

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó a Pérez Rubalcaba de “sacar el dóberman” contra el PP –haciendo una precampaña muy agresiva– a pesar que este declaró querer hacer una campaña constructiva: “Los ciudadanos discernirán perfectamente entre quienes hacen ajustes y quienes hacen recortes sociales”, sostuvo