Público
Público

El PP balear deja en evidencia a Rajoy al prescindir de imputados

Bauzá elaborará las listas electorales con políticos sin causas pendientes con la Justicia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con el lastre de los escándalos de corrupción de la era de Jaume Matas al frente del PP de Balears, su sucesor en el partido, José Ramón Bauzá, se ha propuesto lavar la imagen de la formación de cara a las autonómicas del próximo mes de mayo. Para ello pretende vetar a los militantes imputados en las listas electorales. La iniciativa, que ha abierto una fractura entre los conservadores de Balears, deja en evidencia la actitud de Mariano Rajoy, que sigue confiando en Francisco Camps, imputado por cohecho, para encabezar la lista por el País Valencià.

Ha sido el propio Bauzá el que en los últimos días ha comunicado personalmente por teléfono a algunos de los imputados su decisión de no incluirlos en las listas. Uno de ellos, el portavoz del PP en el Consell de Mallorca, Jaume Font, ofreció ayer una rueda de prensa para evidenciar su enfado con la dirección regional.

El PP de Balears serebela contra Bauzá, cuya decisión no tiene

Font, imputado en el caso Plan Territorial por tráfico de influencias, convocó a los medios de comunicación en un bar ante la negativa del partido a ofrecerle la sede. En su intervención, invitó a Bauzá a reflexionar sobre su decisión y a que el partido busque fórmulas para llegar a un acuerdo a fin de que 'lo que se quiere vender como un ejercicio de limpieza no acabe escondiendo, en realidad, una caza de brujas disfrazada de renovación a la carta'.

El portavoz conservador en el Consell consideró que 'un partido democrático, participativo, abierto e integrado por personas y no por robots del poder no puede dejar de lado el factor humano'. Precisamente, en este sentido señaló que una formación política, a su juicio 'no puede prescindir de algunos de sus activos por el hecho de que vivan una situación procesal que no implica nada más que indicios' y contra los que no se aplicado ningún tipo de castigo penal.

La ejecutiva regional mantiene a cargos implicados en corrupción

Además, Font consideró que la iniciativa de no contar con imputados en las listas parte de José Ramón Bauzá a título personal, no de Rajoy.

En el caso del diputado Miquel Munar, el enfado fue a más. Y ayer anunció, por 'coherencia personal', su baja en las filas de los conservadores Balears. En declaraciones a Europa Press, dijo no sentirse 'identificado' con el proyecto de Bauzá.

Munar, que también renunció ayer a su acta como parlamentario, subrayó que existe una 'diferencia total' entre una imputación y medidas cautelares. Se trata de una tesis que ayer compartió el presidente del Govern, Francesc Antich (PSOE), quien no ve 'obstáculo' para que un imputado vaya en las listas.

El president Antich cree que estar imputado no impide

De esta forma, el camino queda despejado para que el presidente del Consell de Ibiza y secretario general de los socialistas ibicencos, Xico Tarrés, imputado en el caso Eivissa Centre, se presente a la reelección.

Por su parte, Bauzá insistió ayer en que su determinación de no incluir a militantes imputados en las listas es 'muy meditada', 'absolutamente' suya y sin 'marcha atrás'. El líder del PP de Balears consideró que la sociedad 'pide gestos' a la clase política y que se trata de dar 'soluciones excepcionales a situaciones absolutamente excepcionales'. También reconoció que su decisión ha podido 'generar una cierta injusticia a determinadas personas'.

No obstante, la determinación que ha exhibido Bauzá en los últimos días contrasta con la postura que mantuvo a la hora de elaborar la lista de la nueva ejecutiva de los conservadores de las islas una vez que se impuso en el congreso regional a Carlos Delgado. Fue el pasado 29 de marzo, cuando Bauzá desveló los nombres de su comité de dirección, entre los que figuraban tres imputados.

La polémica en Balears se produce al mismo tiempo que el presidente nacional del PP ha reclamado a sus barones territoriales que no alimenten los debates que se han generado sobre algunas de las candidaturas.