Público
Público

El PP blinda sus estatutos para cerrar la puerta al debate interno

No se admitirán enmiendas que no hayan sido sometidas a revisión desde la dirección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La enmienda que el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, presentó a 'título personal' a favor de que el líder del PP y el candidato a las elecciones sea elegido por sufragio universal de todos sus militantes, conocida en el PP de Madrid como la 'enmienda de las primarias' no llegó a viajar a Sevilla. Los encargados de la redacción del texto de la ponencia de estatutos la rechazaron con el argumento de que en el partido no existe la 'tradición' de modificar artículos de las normas internas del partido que no hayan sido previamente cambiados.

Es decir, que no había opción a que los compromisarios la votaran dado que los ponentes habían decidido mantener el artículo 30 el relativo a la democracia interna intacto respecto a los estatutos que salieron del 16º Congreso Nacional del año 2008.

La propuesta para celebrar primarias ni siquiera llegó viva al congreso

Para poner fin a 'esta tradición', la intención del PP era la de debatir en la comisión de estatutos una enmienda que conllevara que, a partir del próximo congreso, los compromisarios pudieran presentar enmiendas a la ponencia de estatutos sin la necesidad de que el artículo a revisión hubiera sido sometido previamente a revisión por los ponentes, que son nombrados por la dirección. Pero no ha sido así. Fuentes conocedoras del contenido del debate a puerta cerrada en la ponencia de estatutos aseguraron ayer que el asunto no fue finalmente incluido. Ni siquiera llegó a debatirse.

Con ello, el PP blinda sus estatutos y reduce la posibilidad de que las normas internas sean más flexibles. Y, además, impide que prosperen en el futuro enmiendas como la presentada por Henríquez de Luna, también presidente del PP del distrito madrileño de Salamanca. Su texto, que generó cierto malestar en el PP de Madrid, que ahora no quiere enfrentamientos con Mariano Rajoy, fue respaldado por más del 80% de los compromisarios del mencionado distrito.

Tampoco se pone más límites a la acumulación de cargos

Se trata de una enmienda que viene de lejos. Su autor también la presentó en la etapa precongresual al 16º Congreso Nacional del PP celebrado en Valencia. Pero el momento era distinto y los conservadores de Madrid la veían con cierta simpatía.

Del mismo modo, este blindaje de los estatutos dejará a merced de los ponentes de los próximos congresos del PP el endurecimiento de las incompatibilidades en el PP. Una de las enmiendas presentadas para este que se está celebrando en Sevilla abogaba por que no se pudieran acumular cargos orgánicos en las direcciones regionales y en la nacional. Se trata de algo que afectaría directamente a Javier Arenas y María Dolores de Cospedal, dado que mantienen las presidencias regionales de la formación en sus respectivas comunidades y altas responsabilidades en la dirección nacional.

El tratamiento a los imputados no sufre cambios sustanciales

Para explicar esta rigidez, fuentes del partido recordaron ayer que, además, la propia normativa de los congresos impide que se enmiende algo que no haya sido retocado por los ponentes. Y que, de momento, no existe la posibilidad de que varíe en los congresos que están por venir.

Tampoco se han experimentado grandes cambios en lo que a la normativa interna recoge a la hora de tratar los escándalos de corrupción que afecten al partido. Los anteriores estatutos hablaban de la necesidad de una sentencia firme antes de expulsar a un militante de la formación. Ahora, con el conocimiento de una imputación, el PP procederá a la apertura de un expediente disciplinario cuando se produzca el señalamiento del juicio oral. Y la resolución del mismo se producirá cuando se dicte sentencia o auto de sobreseimiento. En definitiva, que los cambios son mínimos.

Por otra parte, se transaccionó una enmienda según la cual los actos relevantes de partido contarán con la bandera española, la europea y la autonómica.