Público
Público

El PP busca una estructura para un partido de Gobierno

La continuidad de Cospedal como número dos no concita consenso interno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Es como un internado cuando los chicos y las chicas se van de vacaciones. Quedamos los huérfanos que no vienen nuestros padres a buscarnos. Es un poco Harry Potter en vacaciones'. Esta fue la forma en la que el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, definió la situación del Partido Popular una vez que gran parte de sus cargos orgánicos han abandonado sus despachos en la sede nacional de la formación para ocupar otros en el Gobierno tras la victoria de Mariano Rajoy en las generales. El próximo fin de semana los conservadores celebran su 17 Congreso Nacional. Una cita en la que el presidente del Gobierno será reelegido líder del PP y de la que todos en el partido esperan que salga una nueva estructura capaz de vender a los ciudadanos la idea de que el partido no está paralizado.

'No se gobierna eternamente, por ello es necesario tener la maquinaria del partido muy bien engrasada y que desde Génova sede nacional de la formación se trabaje para respaldar las acciones del Gobierno central y de todas las comunidades en las que gobernamos. El partido tiene que seguir funcionando, marcando agenda'. Quien habla es un veterano diputado del PP que refleja el sentir mayoritario de los dirigentes conservadores entretenidos en las últimas semanas en hacer quinielas sobre la posible nueva estructura que vea la luz tras el cónclave que se celebra en Sevilla.

Existe un debate para que Rajoy recupere la figura del coordinador

Desde la dirección nacional del partido aseguran que no habrá cambios fundamentales y que Rajoy optará por la continuidad con la obligada renovación que impone la marcha de algunos de los pesos pesados del partido al Gobierno. Lo que se da casi por hecho y sería una sorpresa si no ocurriera así es que María Dolores de Cospedal seguirá siendo número dos al igual que en los últimos cuatro años.

Pese a que es algo ya prácticamente asumido, la continuidad de la presidenta de Castilla-La Mancha como mano derecha de Rajoy en el partido no está exenta de debate. Un sector del partido lo ve con buenos ojos con el argumento de que lo ha hecho bien en esta última legislatura. Y recuerda que en su victoria en Castilla-La Mancha en las autonómicas ha tenido mucho que ver la proyección pública y mediática que le ha dado ser secretaria general. Por ello, apoyan que el escenario no varíe.

El diputado Juan Carlos Vera podría ganar peso en la dirección del partido

Por contra, otro sector del partido estima que ha llegado el momento de que Cospedal ceda su despacho en la sede nacional del partido y se dedique en exclusiva a presidir su comunidad autónoma. 'Tiene mucho trabajo en Toledo y no va a poder estar en Madrid controlando el día a día del partido', resume un parlamentario.

Para intentar equilibrar todas estas sensibilidades, son muchos en el PP los que apuestan por que Rajoy recupere para la estructura la figura del coordinador. Esa a la que recurrió Aznar en sus gobiernos cuando su mano derecha en el PP tenía también responsabilidades de Gobierno. Fue el papel que desempeñó Ángel Acebes cuando Francisco Álvarez-Cascos, hoy presidente del Principado de Asturias, ejercía de secretario general y vicepresidente.

En este caso, en las últimas semanas ha ganado peso en el PP la posibilidad de que, de resucitar la figura del coordinador, algo que no ven con buenos ojos en el entorno de Cospedal, Rajoy apueste por Juan Carlos Vera, actual coordinador de Organización y diputado. 'Vera es para Rajoy lo que Acebes para Aznar', resume un cargo regional de la formación. A su favor juega, según sus compañeros, el conocer a la perfección el funcionamiento interno del partido y el ser un hombre de la máxima confianza del líder del PP. 'Huye del protagonismo. No tendría choques con Cospedal', resume una diputada.

Otra de las decisiones que Rajoy tendrá que tomar es la de si mantiene la estructura actual de las tres vicesecretarías: Comunicación (Pons), Organización (Ana Mato), Autonómica y Local (Javier Arenas). Y, en tal caso, si continúan los mismos nombres. En algún momento Pons ha llegado a sonar como coordinador, pero según fuentes del partido no está claro que llegara a aceptar el cargo y lo más posible es que siga pilotando el área de comunicación. El diputado por Valencia se ha quedado fuera de todo el reparto de poder en el Gobierno tras la victoria del partido en las generales del 20-N.

Arenas, por su parte, en unos meses, tras las autonómicas andaluzas, podría llegar a encontrarse en la misma situación que Cospedal: la de no tener dedicación exclusiva para el partido. Y a Ana Mato se le ha encomendado un ministerio Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con bastante carga como para hacerlo compatible con toda la organización del partido. Pero, a día de hoy, Rajoy no ha dado una sola pista a los suyos. En la anterior ocasión, en el 16 Congreso Nacional que el partido celebró en Valencia, la estructura fue desvelada un día antes de que comenzara la cita.

Una vez definido el núcleo duro del partido, llegarán los nombramientos para las diferentes áreas. Elvira Rodríguez, portavoz de la Comisión de Economía en el Congreso de los Diputados, es fija en todas las apuestas para cubrir la vacante dejada por Cristóbal Montoro en el partido. De hecho, ya se estrenó el viernes dando una rueda de prensa después de que el Consejo de Ministros diera luz verde a la reforma laboral.

Sin asignación concreta suena también el nombre del exvicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que ocupa un puesto en el Comité de Dirección desde el Congreso de 2008.

Será el próximo domingo cuando eche a andar la nueva estructura del PP, de la que se podrá deducir también el peso de cada barón regional. Ese mismo día, los sindicatos han convocado marchas.