Público
Público

El PP carga contra el pacto social citando el paro

Aprovechando los datos del paro, González Pons asegura que la fotografía en La Moncloa es "muy inoportuna"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni sí, ni no, sino todo lo contrario. El PP no quiso desvelar esta mañana si acudiría -cosa que al final no hizo- a la firma del pacto social acordado por Gobierno, sindicatos y patronal en el Palacio de la Moncloa. El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, ha insistido en una tesis: esta fotografía es totalmente incompatible con los datos del paro de enero.

González Pons, entrevistado en Los Desayunos de TVE, incidió en que al PP lo único que no le gusta de todos los puntos que contempla el pacto sobre las pensiones es que 'la edad de jubilación sea a los 67 años', por lo que tampoco le parece adecuado celebrar el acuerdo haciéndose una fotografía en La Moncloa. Lo que hubiera preferido el PP es que 'la jubilación fuera a los 65 años y a partir de ahí se estableciera un sistema flexible'.

Recordando varias veces que el paro ya afecta a más de 4.200.000 personas en España, González Pons se ha preguntado si es más importante que el PP fuera a estar en la foto o el número de parados que hay en nuestro país. ¿Qué hacemos entonces todos puestos en una alfombra roja? Por eso, considera que el 'Gobierno ha perdido el control en la política contra el desempleo'. Sin embargo, el Ejecutivo 'sigue besándose a sí mismo'. 'No es un día para hacerse fotos, es un día para trabajar contra el paro', ha reiterado.

Como solución al paro, Pons ofrecido una propuesta al Gobierno: bajar el IVA al sector turístico como medida para que en verano se puedan crear empleos en dicho sector que sirva para reactivar la economía española.

La otra idea en la que ha incidido González Pons es que Zapatero debe preocuparse de los problemas que sacuden hoy a España -es decir el número de parados- y no de los problemas del futuro -el sistema de pensiones-. Por eso considera que con el paro el Gobierno 'ha bajado los brazos'. 'En lugar de estar trabajando para que los españoles encuentren trabajo, se dedica a recortar las pensiones. No ha solucionado los problemas de hoy de los españoles y está entretenido con los problemas de mañana'.

Agarrándose a los datos ofrecidos por el Ministerio de Trabajo ha aseverado que 'de verdad que es muy inoportuna la foto de hoy con los datos que conocemos del paro'.'Nosotros tenemos disposición de apoyar los acuerdos del gobierno con los sindicatos pero no nos gusta que la edad de jubilación sea a los 67, que se recorte la pensión a los españoles y se haga una gran foto como si fuera un momento histórico. Es un buen acuerdo pero no es un acuerdo como para abrir el champán'.

Por último, sin querer decir claramente si el PP va a estar presente o no en La Moncloa sí ha admitido haber recibido la invitación por parte del Gobierno pero ha asegurado que ni sindicatos ni patronal les han llamado para pedirles que acudieran al acto.

La cita ha sido a las 12:00 horas en el Palacio de La Moncloa. Allí, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha escenificado con los líderes de los sindicatos y de los empresarios el acuerdo económico y social que han alcanzado para hacer frente a la crisis y que incluye, entre otras cosas, reformar el sistema de pensiones.

A la cita han acudido el propio Zapatero, el presidente de CEOE, Juan Rosell, el presidente de Cepyme, Jesús Terciado, y los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente.

Asimismo, a este acto han asistido los tres vicepresidentes del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Salgado y Manuel Chaves, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, el de Industria, Miguel Sebastián, el de la Presidencia, Ramón Jáuregui, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia. Sin embargo, no ha acudido ningún partido político, ni siquiera el PP.

Con la firma de este acuerdo, el Gobierno conseguirá reactivar el maltrecho diálogo social roto desde el pasado verano cuando el Ejecutivo decidió aprobar la reforma laboral por decreto, lo que le valió la convocatoria de la primera huelga general de Zapatero y la quinta de todo el periodo democrático.