Público
Público

"El PP de Castilla y León está tan falto de ambición como sobrado de prepotencia"

ENTREVISTA CON ÓSCAR LÓPEZ ÁGUEDA. Candidato a secretario general del PSOE de Castilla y León. El diputado por Segovia se marca como objetivo dinamizar el partido en la comunidad 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es un hombre afable y, pese a su juventud –35 años–, cuenta con un amplio conocimiento de la política y de los medios de comunicación. Óscar López Águeda se presenta en Castilla y León como la persona que quiere dinamizar el PSOE en esta comunidad. Pero tiene ante sí la difícil tarea de ilusionar a un partido y a unos militantes acostumbrados a perder elecciones autonómicas. De hecho, los socialistas llevan dos décadas en la oposición. Y eso ha provocado el desánimo. Este diputado por Segovia será a partir de hoy el nuevo secretario general del PSOE en Castilla y León.

¿Con qué objetivo llega a la Secretaría General de un partido con unos antecedentes tan poco halagüeños?

Llego a un partido que ha estado 21 años en la oposición, con el desgaste que eso genera. Pero un partido con una implantación muy importante en esta región. En las últimas elecciones que hubo en esta comunidad, de cada 10 votantes cinco eligieron al PP y cuatro al PSOE. Esta base necesita un fuerte impulso de ilusión.

¿Qué es lo que ha llevado a que en esta región el PP haya ganado en los últimos 21 años?

Sólo hay una respuesta posible: ha habido una mezcla de aciertos del PP y de no aciertos del PSOE. Ahora lo más importante es conectar con los ciudadanos, explicarles el proyecto político, que lo entiendan, que lo comprendan y que lo compartan.

¿Va a poner orden en el PSOE?

Me preocupa mucho más diseñar un proyecto político ambicioso para esta comunidad, que ponga los intereses de Castilla y León incluso por encima de los del partido. Estoy convencido de que la mejor forma de cohesionar un proyecto político es tenerlo, que sea sólido y compartido por todos.

En estos meses que ha recorrido Castilla y León, ¿qué comunidad se ha encontrado?

En Castilla y León hay una sensación de abandono y de falta de un proyecto político ambicioso para la región. La gente piensa que otras comunidades han avanzado más que la nuestra. Esa es la clave, que la gente entienda que puede haber un proyecto político que ponga Castilla y León por delante de unas siglas.

En la llamada ‘trama solar’ hay documentos que demuestran posibles irregularidades. ¿Se conseguirá conocer el trasfondo de este asunto o se ocultará?

En Castilla y León, el PP está hoy tan falto de ambición como sobrado de prepotencia. Y lo hemos podido ver en esa cuestión. La oposición ha pedido responsablemente información en el Parlamento y el PP se ha dedicado a insultarnos y a ocultar toda la información. Hace falta profundizar en la democratización de Castilla y León. Nosotros estamos siendo responsables y lo único que hemos pedido es una comisión de investigación. Si el PP, como dice, no tiene nada que ocultar, que vote a favor de esa comisión.

¿Cree de verdad que hay carencias democráticas en esta comunidad?

No entiendo que un Gobierno decline comparecer en el Parlamento y que se dedique a insultar a la oposición por haber pedido explicaciones. Eso no es muy democrático.

Realmente, ¿qué hay detrás de esa trama?

Creo que ha habido abusos por parte de la Junta de Castilla y León y de altos cargos del Gobierno regional. Y que esos abusos vienen causados por una sensación de prepotencia y de impunidad.

¿Cuál es el mejor acuerdo al que pueden llegar las comunidades con el Gobierno central para la financiación autonómica?

Espero que se llegue a un buen acuerdo. Y me da mucha tranquilidad saber que el presidente Zapatero ha dicho que se tendrán en cuenta criterios como la dispersión de la población, algo que beneficia a Castilla y León. El PSOE ha apoyado este criterio y, de hecho, lo votamos con el PP en el Estatuto de Autonomía. Lo que nunca haremos será lo que Herrera hizo en 2001, cuando se plegó a los intereses de José María Aznar y negoció una financiación para Castilla y León en la que primaba la población. Y eso sí fue malo para esta comunidad.

¿Está de acuerdo con Felipe González en que primero hay que atajar la crisis y posteriormente solucionar la financiación?

Son dos cuestiones distintas. Es verdad que las comunidades autónomas tienen necesidades de financiación derivadas de la evolución poblacional y de las nuevas competencias adquiridas. También es verdad que esa negociación se ha planteado en un momento económico peor que el de hace dos o tres años. Creo que hay que resolver la financiación y no aplazarla.

¿Qué está haciendo Castilla y León para afrontar la crisis?

Ha pasado el tiempo del diagnóstico y ha llegado el momento de la acción. Todos tenemos claro que la situación económica es mala y el Gobierno de España se ha puesto al frente para resolverla. Y lo más importante es que ha sabido poner el foco donde tenía que ponerlo: en la protección a los más desfavorecidos. Zapatero se ha comprometido a mantener el gasto social, algo que yo apoyo y que me gustaría que el resto de administraciones hicieran. Ahora es cuando se van a ver muy claros los dos modelos: uno que siempre aplica recortes y decretazos, y otro que trabaja con el diálogo social y defendiendo a los más desfavorecidos.

Ya, pero ¿cómo tendría que actuar el Gobierno de Castilla y León?

Desde luego, no haciendo lo que está haciendo, que es oposición al Gobierno de Zapatero. Lo que está claro es que gobernar es arrimar el hombro, poner medidas, agilizar la licitación de obra pública en esta región, ejecutar los presupuestos, agilizar el diálogo social o dar ayudas a las pequeñas y medianas empresas. Y esto no lo hace Herrera.