Público
Público

El PP catalán considera que la solución a la reforma de Wert pasa por un cambio de nombre

Sánchez Camacho defiende el anteproyecto del Ejecutivo aunque propone cambiar la denominación de "especialidades" para las asignaturas que son competencia de las comunidades y entre las que se incluye el catalán. Pide al Gob

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cambio de legislación educativa que propone el Gobierno, y que va en contra del modelo de inmersión lingüística que lleva promulgándose desde hace décadas en las comunidades autónomas con lengua propia, tan sólo tiene un fallo a juicio del PP catalán: la terminología que emplea el texto.

La máxima dirigente de los conservadores catalanes, Alicia Sánchez Camacho, que hoy a defendido sin ambages el polémico anteproyecto de ley de para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) promulgado por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, considera que lo que ha justificado las críticas de la mayoría de los partidos catalanes a la propuesta es un nombre: el que en el texto se utiliza para el bloque de asignaturas que son competencia de las comunidades autónomas, entre las que se incluye la lengua catalana, y al que se les llama 'especialidades'.

Ha sido esa denominación la que, en su opinión, ha provocado que se considere que el anteproyecto del Ejecutivo relega al catalán a una 'especialidad', restándole el grado de lengua vehicular que tiene en este momento. Por eso ha anunciado que durante la reunión que ha mantenido el PP catalán con Wert este martes en el Congreso, le ha pedido al ministro de Educación que en el texto final cambie el nombre y denomine a ese grupo de asignaturas 'autonómicas' o 'propias'.

Sánchez Camacho ha querido despejar cualquier atisbo de duda acerca del respaldo de los conservadores catalanes a la propuesta del Gobierno, y dejar así de lado su desacuerdo con el Ejecutivo porque no contó con su partido para redactar el mencionado anteproyecto. 'El PP catalán siempre la ha apoyado', ha recalcado. La también senadora ha insistido en que su partido defiende un 'bilingüismo integrador' para Catalunya, en el que el catalán y el castellano tengan el mismo peso.

Y, a su juicio, la ley que propone el Gobierno 'garantiza la proporcionalidad de las lenguas cooficiales' y que la misma sea determinada por la administración competente, en este caso, la Generalitat catalana. Además, ha considerado que la futura normativa cumple con la Constitución y con el Estatut catalán y 'no disgrega' a los alumnos en función de si estudian en castellano o en catalán. 

Además del cambio de nombre que ha solicitado al Ejecutivo en el documento de peticiones que ha consensuado en las sucesivas reuniones que ha mantenido con Wert, Sánchez Camacho también ha pedido al Gobierno que 'estimule el conocimiento las demás lenguas cooficiales' en el conjunto del Estado a través del impulso de una asignatura específica, o incluyéndolo dentro del temario de alguna otra materia.

La líder de los conservadores catalanes también ha emplazado a la Generalitat catalana que preside Artur Mas a que 'acepte el diálogo' que le ha ofrecido el Gobierno, ya que ha juzgado 'importante' que la administración autonómica 'trabaje desde la moderación'.