Público
Público

PP, CiU y PNV se niegan a revelar lo que pagan a sus dirigentes

El debate sobre la transparencia topa con la opacidad del primer partido de oposición y las dos grandes formaciones nacionalistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los políticos suelen proclamar la necesidad de mejorar la transparencia sobre sus ingresos y sus actividades. Pero no siempre dan ejemplo. Público se dirigió a los principales partidos para preguntarles qué cantidades pagan a sus dirigentes y su respuesta fue desigual. PP, CiU y PNV se negaron a facilitar datos y otras formaciones facilitaron cifras parciales.

El grueso de los fondos que manejan las formaciones políticas procede de subvenciones públicas (82,3 millones este año en ayudas ordinarias estatales, a las que se agregarán las electorales). Pese a ello, conservadores, peneuvistas y convergentes consideran que los sueldos orgánicos son un asunto privado.

El PSOE paga un plus de unos 350 euros al mes a cinco dirigentes

La información aportada a este diario por el resto de partidos indica la existencia de tres categorías entre los dirigentes políticos españoles. La primera y mayoritaria, la de quienes reciben sólo un sueldo por su condición de representante institucional (altos cargos, diputados, senadores, concejales...) y ningún complemento de su partido. En esta situación se encuentran todos los miembros de la Ejecutiva del PSOE, salvo cinco dirigentes, a cada uno de los cuales la organización paga en torno a 350 euros mensuales como complemente a su salario de cargo público. En una segunda categoría se sitúan quienes sólo cobran del partido, como ocurre en el caso de Cayo Lara (IU). El tercer grupo está formado por los que suman dos sueldos: el que les reporta su cargo institucional y el que les satisface su partido.

En ese tercer compartimento militan algunos miembros de la cúpula del PP, partido que respondió a la petición de Público con un 'sin comentarios'. A ciencia cierta, sólo se conoce el sueldo que la organización abona a su secretaria general, María Dolores de Cospedal: 167.000 euros en 2009. Ese año, también cobró 69.310 euros como senadora y 3.560 por trienios del Ministerio de Justicia. En total, más de 240.000 euros. Estos datos se conocen porque la legislación de Castilla-La Mancha, donde Cospedal es diputada autonómica, obliga a hacerlos públicos.

IU sustenta económicamente a cuatro miembros de su ejecutiva

El PP mantiene la incógnita sobre las remuneraciones globales de su líder. En abril de 2007, tras salirse por la tangente en el programa Tengo una pregunta para usted (TVE), Mariano Rajoy aseguró que percibía entonces 3.000 euros al mes del Congreso y 5.000 del PP. Tres años más tarde, el líder del PP volvió a hablar del asunto en una entrevista publicada por el diario El País, el 31 de octubre de 2010. 'Pues yo debo ganar aventuró unos seis mil y bastantes más euros netos al mes, más mi asignación de casi 3.000 euros por mi condición de diputado'. Lo enrevesado de sus palabras impide hacer una aproximación certera a sus retribuciones totales brutas. Pero, en cualquier caso, denota que el PP no ha procedido a aplicar ninguna rebaja salarial a sus dirigentes, dado que en 2007 Rajoy cuantificó en 5.000 euros lo que le pagaba el partido y en 2010 dijo lograr por esa vía 'seis mil y bastantes más'. En octubre de 2010, el Gobierno, el Congreso y el Senado habían implementado ya la reducción salarial de altos cargos y parlamentarios, que llegó al 15% en los sueldos más altos.

En el polo del secretismo, CiU y PNV se alinean con el PP. Al menos, de momento. Por lo que concierne a la formación catalanista, que ha rehusado dos veces y por escrito facilitar datos, sólo es factible averiguar las retribuciones públicas de algunos de sus dirigentes con cargo público, pero no las cantidades que abona el partido. Y es posible conocer las remuneraciones públicas sólo a medias: por ejemplo, Xavier Trias, portavoz municipal en Barcelona, gana, según el régimen económico del Consistorio, entre 75.316 euros y 98.192, pero su partido ni siquiera aclara cuál de las dos cantidades es la correcta. Su jefe de filas, Artur Mas, cobra como president de la Generalitat 144.030 euros. Y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, 130.000.

Los tres partidos que niegan los datos creen que no es asunto público

En el PNV, el silencio es idéntico. 'Nuestra posición es no dar esos datos', fue la respuesta escrita cursada a este diario por su equipo de prensa. El hermetismo peneuvista contrasta con la propuesta recién remitida al presidente del Congreso por su portavoz, Josu Erkoreka. Ahí, el PNV propone que los parlamentarios no puedan cobrar simultáneamente del erario público y de su partido. 'O escaño o despacho', defiende. Y pide 'máxima publicidad' para la declaración de bienes.

Entre los partidos que sí han desvelado cuáles son sus criterios salariales y en qué cifras se traducen, la casuística es variada, aunque todos invocan el mismo principio: evitar la duplicidad de sueldos.

Los socialistas afirman que completan los salarios de los dirigentes a quienes su cargo público reporta ingresos inferiores a los de un presidente de comisión del Congreso elegido por la circunscripción de Madrid: 71.620 euros (13.346 menos que si el diputado representa a otra provincia). La determinación de lo que gana un presidente de comisión procede de los cálculos elaborados por este diario en aplicación de la normativa de régimen económico del Congreso. Ni el Congreso ni el Senado facilitan una relación personalizada de retribuciones.

Según la información oficial del PSOE, el partido complementa hasta los 71.620 euros el sueldo de cinco de los 32 miembros de la ejecutiva, todos ellos cargos públicos: la secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano, y el de Política Municipal, Antonio Hernando, ambos diputados; Pedro Zerolo, responsable de Movimientos Sociales y edil en el Ayuntamiento de Madrid; la parlamentaria autonómica murciana María González Veracruz, y Pilar Alegría, cuyos ingresos como diputada al Congreso (74.695 euros) se redondean, según el PSOE, excepcionalmente por su condición de adjunta de facto al secretario de Organización.

IU paga los salarios de cuatro de los 22 miembros de su ejecutiva: el de su coordinador federal, Cayo Lara (2.370 euros netos al mes), y los de otros tres dirigentes sin cargo público y cuya identidad no ha desvelado. Estos tres cobran sólo 30 euros menos que su jefe (2.340 euros). Los portavoces de IU subrayan que sus cargos públicos 'contribuyen con una aportación sustancial de sus ingresos al funcionamiento' de la federación.

Coalición Canaria paga 25.203 euros brutos anuales a su presidenta, Claudina Morales, quien, como edil en Fuerteventura, percibe 150 euros por cada pleno al que asiste. Y UPyD abona los salarios de sus secretarios de Acción Electoral e Imagen (2.246 y 1.600 euros mensuales netos respectivamente), a los que le une un contrato laboral.

Por lo que respecta a Catalunya, Esquerra Republicana también sustenta a dos de sus 21 dirigentes (los secretarios de Imagen y de Finanzas), que tampoco ocupan ningún puesto institucional. Cada uno de ellos cobra 2.880 euros brutos mensuales, informa Albert Martín Vidal.

ICV paga un solo sueldo: el de su vicepresidente de Organización, Lluís Moreno (62.000 euros brutos). Los cargos electos también 'dan una parte del sueldo al partido', subraya ICV.

Y, a tenor de los datos facilitados por cada formación, hay tres que no destinan un solo euro a pagar sueldos: PSC, BNG y UPN. Todos los componentes de la ejecutiva de los socialistas catalanes son cargos públicos y cobran de la institución a la que pertenecen. El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, percibe un sueldo como asesor del grupo en la Cámara gallega (2.448 euros netos al mes).

UPN consigna una cantidad anual para la secretaría general (43.000 euros), pero se queda en la caja: el titular de ese cargo orgánico, Carlos García Adanero, ya cobra como portavoz en el Parlamento navarro (55.600 euros).

De los integrantes de Nafarroa Bai (NaBai), sólo respondió Aralar para confirmar que no paga sueldos. El PNV se negó a hablar. Y EA no atendió las llamadas de este diario.

PSOE: Asegura complementar los sueldos de cinco de los 32 miembros de su ejecutiva federal para que lleguen a 71.620 euros, lo que cobra un presidente de comisión en el Congreso.

PP: Se ha negado a facilitar información .

Izquierda unida: La federación asegura que paga sueldo a cuatro dirigentes, todos ellos sin cargo público. Uno es Cayo Lara, que cobra 2.370 euros netos al mes.

CiU: No ha aportado datos.

PSC: Ningún dirigente cobra del partido.

ICV: Paga un solo salario (62.000 euros brutos anuales) a su vicepresidente de Organización.

PNV: No ha ofrecido datos.

ERC: Reserva 43.680 brutos al año para los vicesecretarios y 40.320 para los secretarios nacionales. Pero, según fuentes de la formación, sólo cobran dos dirigentes, ambos secretarios.

BNG: No paga ningún sueldo. Su portavoz cobra del Parlamento gallego 2.448 euros netos al mes como asesor del grupo parlamentario.

UPN: La formación regionalista navarra tampoco paga. Consigna 43.000 euros brutos para el secretario general, pero no los abona porque ya cobra como portavoz en la Cámara foral.

Coalición canaria: Sólo libra 25.203 euros para su presidenta, que percibe además dietas de asistencia como edil en Fuerteventura (150 euros).

UPyD: Paga, como asalariados, las nóminas de dos dirigentes del partido que no tienen cargo público. Cobran, respectivamente, 2.246 y 1.600 euros netos cada mensualidad.

NaBai: De sus principales socios, sólo Aralar respondió para confirmar que no paga sueldos. Su coordinador, Patxi Zabaleta, cobra 55.601 euros como portavoz en el Parlamento foral. El PNV se niega a hablar. Y EA no atendió las llamadas de ‘Público'.

Los ingresos totales de los altos cargos que pertenecen a la ejecutiva del PSOE evidencian las grandes paradojas de los sueldos públicos en España. En la ejecutiva socialista se integran, entre otros y además del presidente Zapatero (78.185 euros), los vicepresidentes Alfredo Pérez Rubalcaba y Manuel Chaves (73.486 euros), el ministro José Blanco (68.981 euros) y los secretarios de Estado Gaspar Zarrías y Octavio Granado (71.886 euros). Ninguno de los sueldos consignados entre paréntesis, los que cobran por llevar las riendas del país, se acerca al que percibe, por ejemplo, Artur Mas como president de Catalunya: 144.000 euros tras la rebaja aplicada en junio por su predecesor, José Montilla. La segunda paradoja estriba en que los secretarios de Estado ganan más (los 71.886 euros citados) que los ministros (68.981 euros). Y el tercer contrasentido estriba en que los Presupuestos de 2011 asignan a los expresidentes José María Aznar y Felipe González 79.336 euros de pensión este año: es decir, 1.151 euros más que la retribución fijada para Zapatero. Tanto Aznar como González prestan, además, caros servicios privados a dos gigantes de la energía: Endesa y Gas Natural. Aznar se embolsará de la primera 200.000 euros por ejercicio. González, 126.000 de Gas Natural.