Público
Público

El PP convierte su visita al juzgado en un acto electoral

El edil badalonés acusado de xenófobo declara ante el fiscal y acusa al Tripartito de querer acallarlo por su política migratoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La declaración de Xavier García Albiol, líder del PP en Badalona (Barcelona), ante el fiscal especializado en delitos de odio y discriminación en Catalunya, a propósito del reparto de unos folletos racistas en los que se relacionaba inmigración con delincuencia, se convirtió ayer en el primer acto de campaña del Partido Popular en Catalunya.

Albiol, que declaró durante una hora y media en la fiscalía y podría enfrentarse a una pena de entre uno y tres años de cárcel más la inhabilitación correspondiente, estuvo arropado por los máximos dirigentes del partido en Catalunya: Alicia Sánchez-Camacho, presidenta de la formación, y Alberto Fernández Díaz, dirigente conservador en Barcelona. El objetivo era salir en la foto y lanzar un mensaje a sus militantes: el PP no cederá ante los problemas incívicos y de seguridad. Objetivo cumplido: ayer, sus caras sonrientes daban fe de ello.

La fiscalía podría imputar a Albiol un delito de incitación al odio racial

El fiscal especializado en delitos de odio Miguel Ángel Aguilar citó a García Albiol por una denuncia que interpuso ICV-EUiA y un informe de la conselleria de Acció Social i Ciutadania (ERC) por unos panfletos racistas que el PP repartió en abril pasado en Badalona. En ellos, relacionaban inmigración con delincuencia.

El ministerio fiscal también citó al líder conservador por unas declaraciones que hizo en varios medios de comunicación los días posteriores a la impresión de los folletos. Pero lo que para cualquier ciudadano hubiera sido un mal trago, para los líderes del PP en Catalunya fue una ocasión perfecta para reivindicar su política migratoria y su postura con vistas a la próxima campaña electoral a la presidencia de la Generalitat.

'Seguiré defendiendo todo lo que me parece justo para los vecinos de Badalona y seguiré denunciando aquellas injusticias que están sufriendo muchas personas que viven en mi ciudad', afirmó el edil ante las decenas de periodistas que le esperaban a las puertas de la Ciutat de la Justícia. García Albiol no sólo habló de Badalona, sino que aprovechó la ocasión para arremeter contra los ecosocialistas y contra el Govern tripartito (PSC-ERC-ICV) ya que, según dijo, 'lo que no han podido parar en la calle, lo intentan parar en el juzgado y pidiendo prisión'.

El concejal no cambia su discurso migratorio pero dice no ser racista

Para el edil, el Govern ha querido 'acallar' al PP porque no quiere que 'se hable de los problemas de convivencia'. Además, según él, el panfleto que ideó su grupo municipal con preguntas como '¿Tu barrio es seguro?' bajo la foto de unos rumanos no 'plantea' temas de racismo sino de 'problemas de seguridad y convivencia'.

El concejal de Badalona no estuvo solo. Alicia Sánchez-Camacho, la presidenta del PP en Catalunya, sostuvo el mismo discurso e, incluso, se sirvió de las mismas palabras que su edil a modo de leitmotiv: justicia, seguridad y actos incívicos. Además, la presidenta afirmó que es 'lamentable, triste y vergonzoso' que se persiga judicialmente al PP por su defensa de la inmigración legal y ordenada: 'Mientras otros quieren dar la espalda a la realidad, el PP está afrontando los casos de incivismo [sic] y las injusticias que sufren muchos vecinos'.

Sánchez-Camacho: 'Es lamentable que se nos persiga judicialmente'

Para Sánchez-Camacho, la política migratoria que defiende el PP no se diferencia de la que mantienen muchos países de la UE. No en vano, en septiembre pasado, acompañó a García Albiol en el reparto de folletos junto a la diputada francesa, Marie Thérèse Sánchez. Entre tantos apoyos y focos, ninguno de los líderes conservadores quiso mencionar el hecho de que tanto la dirección nacional de su partido como la catalana, en abril pasado, pidió disculpas a la comunidad rumana por haber relacionado inmigración con delincuencia. Y, sobre todo, por haber publicado la foto de un cartel colgado en un balcón donde se leía: 'No queremos rumanos'.

Durante la hora y media en que declaró García Albiol, el fiscal le pidió que aportase las facturas de la impresión de los panfletos para saber cuánto costaron y el número de ejemplares que editaron. Estos datos podrían ser relevantes a la hora de imputarle un delito de propagación de ideas xenófobas. El fiscal también quiso saber quién había sido el autor intelectual de los folletos.

SOS Racismo advierte de la deriva xenófoba que siguen los conservadores

Fuentes cercanas al caso explicaron que el edil mantuvo un tono 'correcto' en todo momento, pero defendió sus ideas sobre la inmigración y los 'problemas' que padece Badalona, especialmente en algunos barrios.

La fiscalía abrió diligencias contra el concejal badalonés en abril, tras recibir la denuncia de los ecosocialistas junto al informe de la Generalitat. Ahora tiene hasta el próximo 1 de noviembre (aunque también puede pedir una prórroga) para investigar el caso y decidir si lo archiva o se querella contra el líder popular.

La dificultad estriba en poder determinar si las declaraciones en los medios y los dípticos pueden ser perseguidos a efectos penales, por constituir un delito de difusión de ideas xenófobas.

Para la ONG SOS Racismo, el PP ha tomado 'una deriva racista en su discurso sobre la inmigración en Catalunya'. En un comunicado, la entidad celebró la iniciativa del fiscal especializado en delitos de odio: 'Esperamos que el proceso siga adelante, ya que marcaría un antes y un después en la utilización gratuita y deliberada de las minorías étnicas bajo el paraguas del Todo vale' para ganar las elecciones'.