Público
Público

El PP desconoce si Feijóo declaró a Hacienda el coche

Los conservadores gallegos alegan que el vehículo fue un "préstamo de Citroën"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alberto Núñez Feijóo ha disfrutado durante tres años de coche gratis, desde que es presidente del PP gallego. Se trata de un Peugeot 607, “prestado” por la factoría PSA Peugeot Citroën ubicada en Vigo (Pontevedra), según confirmó ayer a Público una portavoz. La fábrica se lo cedió “como presidente del Grupo Parlamentario Popular”. Y, como era un “préstamo”, el coche figuraba “a nombre de la compañía, de Citroën”. ¿Declaró Feijóo alguna vez a Hacienda el 607? “No lo sé”, respondió la portavoz del PP.

El próximo presidente de la Xunta, como desveló ayer este diario, ha utilizado como coche oficial el citado 607 desde 2006. Hace tres semanas, antes de que comenzara la campaña, “un concesionario de Citroën prestó a Feijóo un C6”. “Pero hasta entonces sólo usó el 607”, repitió la portavoz. No aprovechó “nunca” el Audi A6 que el Parlamento gallego pone a disposición de los portavoces de los tres grupos parlamentarios. La Cámara cuenta con un parque móvil reducido: cinco automóviles para los cinco miembros de la Mesa y otro más para los portavoces “previa solicitud”, precisaron fuentes del Parlamento.

“No es un regalo, sino un préstamo a una institución. La fábrica PSA es la principal empresa de Galicia, con el mayor número de trabajadores. Ha prestado a Feijóo como a otras instituciones, al Ayuntamiento de Vigo [gobernado por PSOE y BNG] o la Diputación de Pontevedra [dirigida por el PP]”, añadió la portavoz.

En el PP recalcan que “en ningún caso se trata de una donación”. Si así fuera, debería tributarse el coche a Hacienda. Pero aun siendo un “préstamo”, Feijóo podría tener que declararlo como renta en especie si usara el vehículo para disfrute personal, como interpretan los expertos en fiscalidad consultados por este periódico, que señalan los artículos 42 y 43 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de 2006. “Usó el 607 como presidente del grupo, nunca para uso personal”, subrayan en el PP. ¿Por qué no se dijo nunca nada del vehículo, precisamente cuando Feijóo empleó el argumento del “despilfarro” de Pérez Touriño? “No se preguntó. Cuando se nos ha preguntado, lo hemos dicho, sin problema”. ¿Ha supuesto un ahorro para el PP el préstamo del 607? “No hay nada más que decir”, zanjó la portavoz.

“Refleja la impostura del PP y de Feijóo, que se presentó como abanderado de la austeridad y la regeneración”, replicó Carlos Aymerich, portavoz del BNG en el Parlamento. “Lo más grave es que ese préstamo le impide defender los derechos de los trabajadores de Citroën de Vigo. ¿De parte de quién se va a poner cuando se presente el ERE?”, añadió. “¿Por qué ocultó ese dato?”, inquiere Mar Barcón, miembro de la gestora del PSdeG. “El PP debe explicarse por si se saliera de los márgenes de la Ley de Financiación de Partidos. ¿Y cómo es posible que una empresa que recibe dinero público para evitar despidos preste coches?”

En EEUU, el candidato de Barack Obama para Sanidad, Tom Daschle, tuvo que renunciar al puesto al no declarar como ingresos el uso de un coche gratis con chófer que le puso una compañía a la que asesoraba.

 


Si es renta en especie // El artículo 42 de la Ley 35/2006, del IRPF, señala que “constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda”. El artículo 43 añade que “en el supuesto de uso” de coches, esa renta en especie será el 20% del valor del vehículo. Si el pagador no es el propietario, “se aplicará sobre el valor de mercado que correspondería al vehículo si fuese nuevo”.

Si es una donación // Si Citroën hubiese donado el coche a Feijóo, y estuviese a nombre de éste, se aplicaría la ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, de 1987, ya que la norma gallega sólo prevé reducciones para casos de parentesco. La ley del Estado establece una tarifa progresiva, del 7% al 34%, en función del valor de la donación.