Público
Público

El PP devuelve poder a Costa pese a permanecer imputado

Su entorno sostiene que ahora está "alineado" con la dirección nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa regresa a primera línea política. El dirigente conservador va a ser el coordinador del área económica de su grupo político en las Corts. Es un traje nuevo hecho a su medida, atendiendo a la formación y experiencia del ex portavoz del Grupo Popular. Su vuelta también se visualiza con un cambio de escaño. Pasa del 98 al 52, recuperando posiciones. 'Estoy muy contento', señaló ayer a este diario.

'[Quiero] agradecer a la dirección del grupo parlamentario y al PP valenciano y de España la posibilidad de poder aportar mi trabajo', reconoció a los medios de comunicación en los pasillos del Parlamento autonómico.

El PSPV acusa al PP de rehabilitar 'a sospechosos de corrupción'

Esta decisión, que se produce un mes después de que la dirección nacional del partido le levantara la suspensión de militancia que le había impuesto por seguir considerándose al frente de sus cargos cuando había sido destituido, implicará que Costa recupere protagonismo. Sobre todo durante el debate de Presupuestos.

Los que le rodean resaltan que, a partir de ahora, su intención es estar 'alineado con lo que quiera Génova' (sede nacional del PP) y que va a ir 'cogido de su mano'.

Lo cierto es que lo importante no son las funciones que va a desarrollar sino lo que significa este paso. Es el primero del comienzo de su proceso de rehabilitación. Algunos están convencidos de que este se completará en el caso de que Francisco Camps repita y gane las próximas elecciones de 2011. Creen que entonces le nombrará conseller. 'Sería lo lógico para resarcirle de alguna forma', dice una fuente del PP valenciano.

Muchos creen que si Camps repite y gana, Ricardo Costa será conseller

Su gente prefiere no adelantar acontecimientos. 'Poco a poco, veamos cómo evolucionan los procesos judiciales que hay abiertos', dicen. Costa está imputado en el caso de los trajes que la trama corrupta, dirigida por Francisco Correa, regaló supuestamente a dirigentes del PP valenciano y al presidente de la Generalitat.

Costa, en este sentido, se confiesa tranquilo. Recuerda que su caso mereció una reflexión aparte del Supremo. La causa contra él fue archivada por unanimidad en el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) porque no había desempeñado cargo alguno en la Generalitat. Sin embargo, el Supremo reconoce 'dudas razonables' por el 'círculo de influencia donde se asienta su posición'. Así, el alto tribunal no descarta el sobreseimiento en su caso, pero reclama que sea 'provisional' y deja la decisión en manos del juez Flors, magistrado del TSJCV.

No es lo único pendiente. El TSJCV también tiene que pronunciarse sobre los nuevos indicios que el juez Pedreira, instructor del caso Gürtel en Madrid, le ha enviado y decidir si investiga la presunta financiación ilegal del PP valenciano. No hay que olvidar que un informe policial de julio de 2009 apunta hacia Costa como uno de los máximos responsables. Desde su círculo se recuerda que todo está en manos de sus abogados y que él está optimista porque cree que su situación no es tan mala como la del resto.

Con estos ingredientes, los socialistas valencianos salieron ayer a acusar al PP de 'rehabilitar a los sospechosos de corrupción sin dar ningún tipo de explicaciones'. La portavoz adjunta del PSPV, Carmen Ninet, destacó que no había 'ocurrido ningún dato relevante en la Justicia que rehabilite o diga que las sospechas de corrupción no siguen siendo una realidad en el PP'.

Ante las críticas del PSPV, Rafael Blasco, portavoz del PP en las Corts, cambió de tema y aludió al 'pucherazo' denunciado por el ex ministro Antoni Asunción en el proceso de primarias. También señaló que, para él, 'el mayor escándalo de corrupción en España es haber sometido el país a una crisis económica'.