Público
Público

El PP espera obtener los mismos votos que el PSOE en 1986

Los conservadores calculan que obtendrán alrededor del 45% y una amplia mayoría absoluta: creen que estarán cerca de los 190 escaños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP no ha efectuado aún encuestas propias sobre estimación de voto de cara a las próximas elecciones generales del 20 de noviembre. Pero sus cálculos, basados en las encuestas de los medios y en el último barómetro del CIS, sitúan la victoria del 20-N en unos números parecidos a los de Felipe González en 1986.

La ventaja de 10 puntos que el PP sacaría al PSOE en Andalucía y el empate con CiU que los estrategas conservadores anticipan en Catalunya se vislumbran como las claves de la posible mayoría absoluta de Mariano Rajoy.

Una mayoría absoluta que las fuentes del PP consultadas cifran en el 44 ó 45% de los votos, una horquilla similar a la de González en 1986 y a la de José María Aznar en 2000, cuando ambos consiguieron registros similares.

Así que las fuentes del comité de estrategia electoral del Partido Popular prefieren hablar de 183 o de 184 escaños como el referente más atinado. Elevar las previsiones a más de 190, como auguran algunas encuestas, resulta de momento algo inusual en la sede de la formación.

'Es mejor ser prudentes, aunque no podemos descartar llegar a los 200 escaños que logró Felipe en 1982 porque las encuestas dan ahora al PSOE un resultado muy pobre', resume un alto cargo del partido.

En Génova, la calle de Madrid donde los conservadores tienen su sede central, dan más pábulo a un hipotético batacazo del PSOE que a un éxito sin precedentes en el centro-derecha español.

El Comité de Estrategia del PP recurre ahora, principalmente, a las encuestas de los medios de comunicación de cualquier posición ideológica y al último CIS, y no será hasta dentro de unos días cuando encargue los primeros sondeos propios.

Sobre los números que arrojan las encuestas de periódicos, de canales de televisión o de emisoras de radio, el PP no quiere hacer extrapolaciones, porque, como argumenta un dirigente, esa tarea dibujaría un panorama electoral que puede no corresponderse con la realidad ni con el estado de ánimo de los ciudadanos.

Tal y como señala una fuente a modo de ejemplo, el partido de Mariano Rajoy subiría más de diez puntos en la provincia de Ávila, pero es casi imposible que el PP se lleve los tres escaños en juego en esta provincia debido a las características de la Ley D'Hont.

Lo que en el PP sí tienen claro es que ese millón de personas que en las pasadas autonómicas dejaron de votar al PSOE para votar al Partido Popular repetirán la elección el 20 de noviembre.

En el PP sí tienen claro que ese millón de personas que en las pasadas autonómicas dejaron de votar al PSOE para votarles a ellos repetirán el 20-N

No creen las fuentes que esos votantes que cambiaron de criterio en mayo vuelvan a cambiarlo en noviembre y se decanten por el PSOE; es más, dichas fuentes consideran más probable que ese millón de trasvases aumente.

Andalucía y Catalunya son las comunidades clave para el PP, ya que una mejora en ambas garantizaría la mayoría absoluta.

Las previsiones en este sentido son optimistas, apuntan en Génova, ya que la ventaja con los socialistas en Andalucía parece que supera a la del resto de España, mientras que en Catalunya el incremento de votos se traduciría en cinco escaños más que los logrados en 2008.

Ese empate con CiU y la ventaja en Andalucía, más las mejoras en todas las comunidades autónomas menos en Asturias, el talón de aquiles del PP en estas generales, acercarían a Rajoy a los 190 escaños, sentencian las fuentes conservadores.