Público
Público

El PP exige al Gobierno una previsión de ingresos para 2012

Los barones conservadores piden al Ejecutivo que explique por qué no prorroga el Presupuesto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rajoy sabe que si aterriza en la Moncloa, su estreno no va a ser muy dulce. Se lo dicen las cifras del paro y determinados sectores sociales en pie de guerra por los recortes puestos en marcha por algunos gobiernos regionales, la mayor parte de ellos en manos de su partido. También se lo comentan sus barones autonómicos, que ven cada vez más difícil cuadrar los números. La última vez que tuvieron ocasión de mostrar a su jefe de filas esta preocupación fue el viernes por la noche al término de la segunda jornada de la convención clausurada ayer en Málaga.

En esta cita se fraguó la petición al Gobierno de la convocatoria urgente de una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). La demanda, según informó ayer el vicesecretario de Política Autonómica y Local de los conservadores, Javier Arenas, la elevarán de forma oficial al Ejecutivo todos los presidentes autonómicos del partido mañana lunes.

A juicio del líder del PP andaluz, que compartió con Rajoy el acto de clausura de este cónclave, 'los Presupuestos falsos del Estado que evitaban la crisis han sido claves para incrementar los problemas económicos y el déficit de las comunidades autónomas'. 'No queremos que vuelva a pasar', solemnizó.

Según avanzó el dirigente andaluz, los barones de Rajoy pretenden que en esta cita 'el Gobierno explique por qué no ha prorrogado las cuentas. 'Es su obligación [...] deja en el aire los ingresos de las comunidades', sostuvo, obviando que la prórroga de los Presupuestos se produce de manera automática. Es esta la principal inquietud que los presidentes territoriales pusieron sobre la mesa en la reunión que mantuvieron con su jefe de filas el viernes por la noche.

reunión de este órgano, según avanzó Javier Arenas, es el de que el Ejecutivo socialista aclare 'por qué han decidido dar lo que significa un crecimiento económico para el próximo año en ingresos que no se puede creer ni el propio Gobierno'.

Esto ocurrirá puertas afuera del partido en lo que será el enésimo intento de los conservadores con poder autonómico de culpar a los socialistas de su asfixia económica y de que no les salgan las cuentas. Puertas adentro, el propio Rajoy y su responsable económico, Cristóbal Montoro, recomendaron a los presidentes que sean austeros a la hora de elaborar los nuevos Presupuestos. Y es que será el líder del PP el que, si gana el 20-N, se encuentre con en este panorama.

El presidente del principal partido de la oposición, favorito en las encuestas electorales, prefiere no comprometer ingresos con las comunidades hasta ver el escenario con el que se encuentra.

Lo que sí hizo ayer en su intervención fue agradecer a sus compañeros de partido con responsabilidades ejecutivas 'la honestidad' de sus 'diagnósticos' y la 'consistencia' de sus 'propuestas'. 'Es por vuestro trabajo y entrega por lo que los damnificados por la crisis tienen un margen para la esperanza, los emprendedores una reserva de confianza y España entera un proyecto de recuperación nacional'.

Tras un arranque en clave andaluza, comunidad que aspira a gobernar tras las autonómicas de 2012, en el que no faltó la alusión al escándalo de los falsos ERE, Arenas quiso saldar cuentas con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas. Hace unos días este aseguró que en algunos sitios de Andalucía a los andaluces 'no se les entiende' cuando hablan castellano.

Sin citar al president, se confesó 'muy orgulloso' de ser andaluz y español, al tiempo que afirmó que a los andaluces no les gustan 'las bromas' sobre su forma de ser y que de esta comunidad han salido 'dos premios Nobel'.

Tampoco pudo evitar una mención a la operación Campeón y al ministro de Fomento, José Blanco. Para ello, recurrió a la ironía. 'Mucho cuidado a la vuelta, conducir bien y si en alguna gasolinera os encontráis a un ministro, sin problemas, está resolviendo un asunto privado'. El auditorio estalló en carcajadas. Las mismas que cuando bromeó con la circunstancia de que Mariano Rajoy y él mismo fueran de los pocos dirigentes del PP congregados en Málaga sin responsabilidades de Gobierno. 'Nosotros por ahora no, pero estamos los primeros en la lista de espera', porque la sociedad 'quiere el cambio para que le ganemos a la crisis', añadió.

En línea con todo lo hablado en las más de 50 intervenciones realizadas por dirigentes del PP en los tres días que duró esta convención, el presidente de los conservadores andaluces aseguró que los tiempos que vienen van a ser difíciles y que no se pueden hacer 'brindis al sol ni concesiones a la galería'.

'Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. La fiesta se ha acabado, aunque muchos siguen bailando y despilfarrando en la fiesta', apuntó. También tuvo palabras para María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, y José Antonio Monago, presidente de Extremadura. Ambos lograron el 22-M lo que él pretende para la comunidad andaluza: acabar con la etapa de gobierno del Partido Socialista.