Público
Público

El PP ignora el 'incendio' de la eurozona y sigue a piñón fijo

La prima de riesgo española ronda el récord histórico y sobrevuela los actos de campaña de la gran mayoría de partidos. Sólo Rajoy esquiva hablar de la crisis de Italia y del Gobierno en descomposición d

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si hay un dirigente influyente que cotiza al alza en el PP, ese es Miguel Arias Cañete, al que algunos han colgado la etiqueta incluso de futuro ministro de Exteriores de Mariano Rajoy. Ayer, el día en que la prima de riesgo de Italia llegó a cotas de rescate y la de España acabó con su récord histórico al cierre de la sesión, Arias Cañete desveló en Jerez una de las primeras medidas que el PP tomará 'nada más llegar al Gobierno'.

La medida es esta: el nuevo Gobierno convocará a organizaciones agrarias y comunidades autónomas para decidir la 'propuesta alternativa nacional técnica a cada punto del reglamento comunitario' de la Política Agraria Común.

Casi todos los partidos políticos, salvo el PP, despertaron ayer de la ficción de que esta es una campaña electoral normal, en la que los actores son sólo los partidos. El caos europeo, las primas de riesgo desbocadas y el hundimiento de jefes de Gobierno abrasados por los mercados ayer se despidió el primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandreu, mientras el italiano Silvio Berlusconi entró ya en tiempo de descuento sobrevolaron los mítines de la mayoría de formaciones.

Con una gran excepción: el PP siguió ajeno al chaparrón y dejó fuera de foco la perspectiva europea de la gran crisis que amenaza con hacer estallar el euro. Y eso que el agente más importante en esta crisis, la canciller alemana, Angela Merkel, es socia del PP en la UE. Como también lo es Berlusconi, fulminado por los mercados: la prima de riesgo de Italia, miembro del G-7, cerró ayer con 552 puntos básicos, 143 más que España.

De todos los países que el mundo anglosajón conoce como PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), España es el único cuya prima de riesgo lo que se paga de más con respecto al bono alemán, considerado el más seguro no ha sobrepasado los 500 puntos, el umbral a partir del cual se considera necesario un rescate.

Rubalcaba advierte de que hay que forzar un cambio de política de Alemania

Arias Cañete no fue el único peso pesado del PP que ayer pasó de puntillas o ignoró el incendio de la eurozona y las consecuencias que ello puede tener para el Gobierno que salga del 20-N. Cristóbal Montoro, el responsable económico del PP, centró su intervención en Girona en la necesidad del corredor mediterráneo; Federico Trillo, en la importancia de las Diputaciones; y Ana Mato, coordinadora de la campaña, en 'recuperar la confianza'.

El candidato a la presidencia del Gobierno también esquivó el incendio que arde en la eurozona, más allá de una vaga referencia a que 'la situación internacional no ayuda en nada'. En su único mitin de ayer, en Inca (Balears), ni siquiera citó a Berlusconi ni a Italia ni la prima de riesgo.

En el mitin, Rajoy responsabilizó de la situación exclusivamente al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y desgranó una batería de recetas muy genéricas para salir de la crisis, entre las que incluyó las siguientes: cambiar, nombrar un Gobierno competente, poner fin a la etapa de ocurrencias, ser austero, trabajar para que haya crédito, hablar bien de los emprendedores, apoyar el turismo y nombrar un ministro de Exteriores 'que se ocupe de los intereses económicos de los españoles'.

En una entrevista en Antena 3, sí se vio obligado a abordar la crisis italiana y de la eurozona, pero se escabulló: empezó diciendo que 'España es una gran nación, un gran país y un país serio' y acabó así: 'Siento mucho los problemas que tiene el señor Berlusconi, como es evidente, que le afectan a todos los italianos, pero yo lucharé a pesar de la herencia para que esto no sea así'.

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, atribuyó el silencio 'imperdonable' de su rival ante un asunto de tanta trascendencia a que 'probablemente ni siquiera ha pensado' en el problema que sufre Italia, pese a que también 'afecta' a España.

'La situación es muy dramática, pero no sólo en España sino también en Europa. Mirad como está Italia hoy', recalcó Rubalcaba en un acto en Vitoria, antes de añadir que 'nadie tiene la respuesta'. 'Desde luego Rajoy no la tiene', remachó.

Ya en el cara a cara del lunes Rubalcaba subrayó que la solución de la crisis será europea o no será y sugirió proponer a la UE retrasar dos años el plazo para realizar el duro ajuste acordado en Bruselas, con el fin de poder combinar la austeridad con medidas de impulso de la economía. Rajoy le contestó con la receta de Merkel la prioridad, ahora, es sólo el ajuste, pero el expresidente José María Aznar fue más allá el martes y ridiculizó la propuesta de Rubalcaba: '¿Qué quieren, rematar la quiebra?', se burló.

Ayer, Rubalcaba apuntó directamente a las políticas de Merkel como obstáculo para superar la crisis de la eurozona: 'O convencemos a Alemania de que esta también es su crisis o lo vamos a pasar muy mal', advirtió.

Duran sugiere abordar un Gobierno de concentración Más contundente aún fue el candidato de CiU, Josep Antoni Duran, que retomó su sugerencia, ya mostrada en el arranque de la campaña, de estudiar la posibilidad de formar un Gobierno de concentración tras el 20-N para poder afrontar con más garantías una situación tan excepcional en la eurozona.

'Gane quien gane, si las cosas continúan por este camino y no han mejorado, reitero que tenemos que olvidar nuestros intereses y pensar en la eventualidad de un Gobierno de concentración', subrayó Duran en un acto con empresarios.

Nuestros intereses, en el caso de CiU, es nada menos que el pacto fiscal, la propuesta estrella con la que la federación nacionalista se presenta a los comicios, lo que da una idea del sentimiento de emergencia que embarga al dirigente nacionalista.

El análisis sobre la magnitud de la crisis no es en el fondo tan distinto al que expone en sus mítines el líder de IU, Cayo Lara, quien obviamente sitúa en las antípodas de CiU la respuesta a dar.

'Espero que lo que está sucediendo en Grecia sirva de mensaje al resto', subrayó Lara, quien advirtió de la 'voracidad de los mercados' incluso ante 'ultraliberales' como Berlusconi. Tan 'ultraliberal', suele añadir Lara, como el PP, el único partido que ayer hizo como si no conociera a Silvio Berlusconi.