Público
Público

El PP insta a Patxi López a no seguir la "agenda de Batasuna"

El lehendakari coindice con Basagoiti en las prioridades tras el cese de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni otra política penitenciaria con los presos ni una mesa de partidos sobre 'cuestiones políticas' tras el cese definitivo de ETA. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, reclamó ayer al lehendakari, Patxi López, que no siga la 'agenda de Batasuna'.

López se reunió con el líder de los conservadores vascos, dentro de la ronda de contactos abierta con los partidos para analizar el fin de ETA, tras haberlo hecho el lunes con el presidente del PNV, Iñigo Urkullu. El encuentro de ayer sirvió para constatar la sintonía del lehendakari con su socio preferente, tanto en el 'diagnóstico de las razones' que han motivado la decisión de ETA, como por el 'alto grado de coincidencia' sobre las prioridades en este nuevo escenario. La hoja de ruta del lehendakari es la propuesta que presentó en septiembre, en el pleno de Política General, y que plantea, entre otros puntos, el 'acercamiento progresivo' de los presos si favorece su reinserción. El PP vasco no pone estrictamente reparos a esta medida, pero rechaza que sea inmediata. Al término de la cita, Basagoiti explicó que le había pedido a López que no empiece la 'casa por el tejado ni le haga el juego a Batasuna con una agenda política en la que están los presos y las reclamaciones del independentismo'. 'Llevamos 35 años aguantando a ETA en democracia. No queramos en tres días correr todo', agregó.

El lehendakari tampoco quiere prisas. Según el comunicado hecho público por Lehendakaritza al término de la reunión, López considera que 'no es el momento de la precipitación'. 'La sociedad vasca ha aguardado más de 40 años a que desaparezca la violencia y es de justicia que en primer lugar interiorice y disfrute la libertad recobrada'. Eso sí, trasladó a Basagoiti la necesidad de 'hacer un esfuerzo', 'con serenidad e inteligencia', para 'ganar para la democracia a las personas condenadas por delitos de terrorismo'.

El mensaje del PP vasco da una idea de cuál puede ser la política de los conservadores si Mariano Rajoy sale ganador de las urnas el 20-N. Entretanto, el Ejecutivo vasco se mantiene a la expectativa, sabedor de que el presidente Rodríguez Zapatero ha dejado la gestión del nuevo escenario al futuro Gobierno. Su reunión ayer con Urkullu incomodó algo en Vitoria. La portavoz delGobierno vasco, Idoia Mendia, manifestó que se quedaba 'con la foto de la reunión de Urkullu y López', del pasado lunes, y que será 'el lehendakari quien va a liderar el nuevo tiempo' junto al Gobierno que resulte elegido el 20-N. En cualquier caso, Zapatero tiene el 'propósito' de entrevistarse con López de forma inminente para analizar la nueva situación, según corroboró el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui.

Por otra parte, el Gobierno vasco estudiará la propuesta del PP vasco para organizar un congreso internacional contra las 'ideas totalitarias' y a favor de la convivencia. Lo que sí tiene ya decidido es la celebración, previsiblemente este sábado, de actos para que la ciudadanía 'pueda festejar públicamente' el fin de la violencia de ETA.

El lehendakari recibió ayer también al PSE y a Aralar. Su coordinador general, Patxi Zabaleta, defendió la posibilidad de impulsar 'foros en los que sea posible poner en contacto a las diferentes fuerzas políticas': 'No estamos en una sociedad fracturada; los políticos no podemos dar la imagen de fracturaen el campo de la política'.

La ronda de reuniones abierta por Patxi López tras el cese definitivo de ETA proseguirá hoy con los sindicatos (UGT y CCOO) y la patronal vasca (Confebask), mientras que mañana recibirá a los exlehendakaris José Antonio Ardanza y Carlos Garaikoetxea (está por confirmar la asistencia de Juan José Ibarretxe, que está en EEUU) y Bildu. Su portavoz y secretario general de EA, Pello Urizar, que acudirá al encuentro junto al dirigente de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y el líder de Alternatiba, Oskar Matute, adelantó ayer que trasladarán al lehendakari la necesidad de 'arriesgar' tras el cese definitivo de ETA.