Público
Público

El PP instará a López a negar a ETA "lo que quería"

Bildu insistirá al lehendakari en una flexibilización inmediata de la situación de los presos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni elecciones, ni Ley de Partidos. El lehendakari, Patxi López, escuchará un discurso muy diferente en su segunda entrevista de la ronda de partidos que abrió ayer con el PNV.

Su interlocutor será, en este caso, el presidente del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti, que le instará a que no se imponga el ideario político que defiende ETA y que comparten distintas opciones independentistas. Se trata de que no triunfe su 'ruptura con el resto de España, su división entre vascos o su proyecto totalitario'. 'Que tengan que dejar de matar no les da derecho a que se les dé lo que querían conseguir asesinando', dijo ayer Basagoiti en Bilbao.

Según el análisis del líder del PP vasco, tras conseguir el cese de la violencia de ETA, la política vasca se debe adentrar en una segunda fase. 'Hemos ganado que no maten y ahora vamos a ganar que no impongan ', aseguró. Basagoiti advirtió contra la precipitación que puede provocar la satisfacción por el final de la violencia y resumió en dos palabras el mensaje que transmitirá a López esta semana: 'exigencia y optimismo'.

El lehendakari tiene previsto invitar a Bildu a su ronda de contactos. Peio Urizar, secretario general de EA, una de las tres formaciones integrantes de la coalición, adelantó ayer que en su reunión con López le emplazará, a él y al resto de partidos, a dar 'pasos' y dejarse 'pelos en la gatera' para lograr una sociedad 'normalizada', a pesar de que en el camino se generen 'roces y respuestas negativas por algunas partes'.

'Ahora lo que hay que poner blanco sobre negro es qué estamos dispuestos a aportar en esta situación y si queremos aportar sólo un poquitín o creemos que hay que arriesgar para avanzar', explicó Peio Urizar en una entrevista a Radio Euskadi recogida por Europa Press.

Urizar puso el ejemplo de Irlanda del Norte, un proceso 'largo', de una década, en el que 'posiciones contrarias' han avanzado hasta un gobierno de concentración entre el Sinn Fein y el Partido Unionista. Desde ese punto de vista, el dirigente de EA señaló que en el caso vasco el proceso también va a requerir 'de tiempo, de años', en los que Gobierno español y ETA deberán realizar un 'trabajo profundo' en la parte 'técnica', de presos y armas, así como también habrá que abordarlo en los asuntos 'del perdón y de las víctimas'. Por su parte, la juntera de la coalición Zuriñe Gaiza insistió en que se 'flexibilice' la política penitenciaria, de la que dijo 'se ha llevado al extremo.

A pesar de estar representada en Bildu, la izquierda abertzale tradicional reclamó ayer una reunión propia con el lehendakari dentro de la ronda de contactos puesta en marcha por López. 'En este país ha habido lehendakaris que, en plena ilegalización, se han reunido con la izquierda abertzale', dijo Joseba Permach en Info-zazpi Irratia. Por este motivo, el exdirigente de Batasuna calificó de 'error' que la izquierda abertzale no sea un interlocutor diferenciado en la ronda de partidos del lehendakari y pidió un espacio 'en igualdad de condiciones'.