Público
Público

El PP mantiene su ventaja sobre el PSOE ante el 20-N

Rajoy obtendría el 44,7% de los votos y Rubalcaba el 33,1% // IU lograría el 6,7% de las papeletas el 20-N

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A menos de un mes para la celebración de las elecciones generales del 20 de noviembre, cuya campaña comenzará la próxima semana, el PP mantiene la holgada ventaja que ha amasado a lo largo de la legislatura, al tiempo que decrecían las expectativas del PSOE.

Una brecha de 11,6 puntos separa a las dos formaciones mayoritarias. En el caso de celebrarse hoy las elecciones, los conservadores que encabeza Mariano Rajoy obtendrían el 44,7% de los votos y los socialistas, con Alfredo PérezRubalcaba al frente de su cartel, el 33,1% de los sufragios, según refleja el Publiscopio preelectoral.

La recogida de datos, basada en 1.800 entrevistas, se realizó entre el 17 y el 20 de octubre, días en los que se precipitaron distintos pasos la Conferencia de Paz de Donostia y el apoyo de Batasuna a sus resoluciones que desembocaron en el anuncio de cese definitivo y sin condiciones de la violencia por parte de ETA.

El Partido Socialista ha recortado en los últimos 12 meses 1,8 puntos porcentuales la abultada diferencia que le distancia de la formación conservadora, pero la ventaja de los conservadores continúa siendo enorme.

El PSOE recorta su distancia con el PP 1,8 puntos en los últimos 12 meses

El partido de Rajoy se mantiene asentado en una tendencia de voto superior al 40% desde hace muchos meses. En octubre, el Publiscopio recoge una subida de 1,9 puntos en la intención de voto al PP, respecto al mismo mes de 2010.

Resulta indicativo repasar el porcentaje de voto que ambas formaciones consiguieron en las elecciones generales de marzo de 2008. El PP logró el 40,1% de las papeletas. Hoy se haría con el 44,7%. El PSOE ganó las elecciones con el 43,6%. Las urnas le depararían ahora el mencionado 33,1%. Más de diez puntos porcentuales menos.

Estas estimaciones parten de una hipótesis de participación en las elecciones, factor que las condiciona decisivamente entre el 68% y el 70%. La participación en la anterior convocatoria general, en 2008, fue del 75,3%. En 2004, del 75,6%. En el año 2000 cuando el PP se hizo con la mayoría absoluta la participación fue del 68,7%.

UPyD, con el 2,6% de votos, pierde en un año la mitad de sus expectativas

En cuanto al resto de formaciones, IU lograría el 6,7% de los votos, variando sólo dos décimas a la baja, sus expectativas de hace un año, aunque sí desciende de manera más considerable, 1,4 puntos, en relación con la estimación reflejada en el Publiscopio político de marzo de 2011.

El descenso más acusado lo experimenta UPyD. El partido que encabeza Rosa Díez, baja 2,2 puntos respecto a marzo y lograría el 20-N el 2,6% de las papeletas. Este porcentaje reduce a la mitad las expectativas que tenía hace un año (5,4%).

Amaiur irrumpe una décima por debajo del PNV y lograría el 1,3% de los votos

CiU desciende también en su tendencia de voto, 2,1 puntos porcentuales en 12 meses. La marca nacionalista catalana que dirige Artur Mas conseguiría en las próximas elecciones el 2,7% de los votos.

La otra formación nacionalista más representada, el PNV, mejora sus expectativas, medio punto respecto a octubre de 2010, aunque baja tres décimas en relación con el mes de marzo. El partido quelidera Iñigo Urkullu obtendría en las generales el 1,4% de los sufragios.

ERC conseguiría el 1,2% de los votos, mejorando sus expectativas, que se han situado siempre, en todo caso, en la frontera del 1%, con ligeras variaciones de subida y bajada a lo largo del registro histórico que documentael Publiscopio.

Los ecosocialistas de Equo se estrenarían con el 1% de las papeletas

La tendencia de voto del BNG, por el contrario, experimenta una merma de medio punto respecto al pasado mes de marzo, cuando registró la misma intención de voto con la sola variación de una décima que hace un año exacto, en octubre de 2010.

Estas dos marcas de la izquierda nacionalista lograrían, de todos modos, un porcentaje de voto idéntico al que los llevó al Parlamento en las últimas elecciones generales.

Novedosa es, en esta convocatoria electoral, la concurrencia de Amaiur a las urnas, la coalición, conformada por Eusko Alkartasuna, Alternatiba, Aralar e independientes de la izquierda abertzale.

La nueva marca soberanista vasca se situaría muy cerca del PNV en intención de voto, a sólo una décima. Amaiur se haría con el 1,3% de los votos en su salto a la política estatal.

Otras opción recién nacida, Equo, la formación progresista que lidera Juan López de Uralde y combina un mensaje de ecología política y equidad social, conseguiría el 1% de las papeletas.