Público
Público

El PP usa Melilla como ariete contra el Gobierno

Pons ve "máxima tensión" y exige que se recupere la "tierra de nadie". Se sirve de los carteles de los activistas antiespañoles para atacar a Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP ha encontrado en la crisis fronteriza con Melilla el eje de su oposición veraniega contra el Gobierno socialista. 48 horas de estancia en la ciudad autónoma han bastado al vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González, para concluir que 'la situación en la frontera es de máxima tensión'. Y para asegurar que 'no suceden incidentes más graves sólo por lo profesionales que son nuestros policías y guardias civiles'. El dirigente conservador dio pistas de que su partido va a exprimir estos episodios ante el 'abandono' del Ejecutivo. 'El PP nacional no se va de Melilla. Volveremos cuantas veces sea necesario', señaló.

La 'máxima tensión' que ayer percibió González Pons, en su recorrido por la frontera entre Melilla y Marruecos, y sus advertencias de que la situación puede degenerar en un 'conflicto' desentonaban con la normalidad con la que, poco después del mediodía, se producía el habitual trasiego de viajeros por el paso fronterizo de Beni Enzar. Sólo la presencia de una decena escasa de activistas de las asociaciones marroquíes que promueven el boicot contra la ciudad perturbaba el climade tranquilidad.

Pese a ello, González Pons se sirvió de la situación en Melilla como ariete contra el Gobierno, al que acusó de dejación de sus funciones. Junto al presidente de la ciudad autónoma y del PP local, Juan José Imbroda, el dirigente conservador reprochó al Ejecutivo no haber enviado allí a ninguno de sus ministros, razón por la cual, afirmó, ha tenido que desplazarse él hasta Melilla por 'orden expresa de Rajoy'.

'El Gobierno ha optado por el abandono, por eso ha tenido que ser el PP el que haya venido a decir a los melillenses que España entera está con ellos', aseguró el vicesecretario de comunicación del PP, que también censuró al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien exigió que antes de viajar el lunes a Rabat vaya a Melilla. La razón, explicó, es que el ministro debería 'hablar antes' con los policías y guardias civiles españoles, especialmente con las mujeres policía, que 'lo están pasando muy mal' por los ataques de los activistas.

El PSOE censura la actitud de Pons: 'Es un agitador profesional'

Precisamente, para denunciar la 'humillación' de las agentes, Pons recurrió en la rueda de prensa a los mismos fotomontajes contra las policías españolas que los activistas antiespañoles han ubicado en los últimos días en la zona de tierra de nadie. A juicio de Pons, 'no hay razón diplomática que justifique que una mujer sea humillada por el hecho de que sea mujer'.

El dirigente conservador exigió al Ejecutivo que haga las gestiones diplomáticas necesarias 'para recuperar la zona de nadie de la frontera'. Y es que cree el vicesecretario de comunicación del PP que no se producirían incidentes si se respetara el espacio neutral.

Las palabras de Pons se producían a escasas horas del bloqueo del transporte de pescado, marisco, verdura y fruta que desde hoy llevarán a cabo los activistas marroquíes.

Antes de comparecer ante los medios, el dirigente conservador se reunió con los responsables del Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). Según Pons, ambos le expresaron sus quejas de 'abandono, falta de atención y de cercanía' por parte de Interior. 'El PP le pide a Zapatero que apoye a los nuestros, escuche a los nuestros y defienda a los nuestros', sentenció.

IU critica el 'ejercicio de musculatura de la españolidad' del PP

El PSOE enmarcó la reacción de Pons en la categoría de 'bravuconadas y desatinos veraniegos'. Antonio Hernando, su secretario de ciudades y política municipal, consideró que declaraciones como estas 'no resuelven los problemas' y 'son perjudiciales'.

Hernando mantuvo que Pons 'casi se ha convertido en un agitador profesional'. 'Lo que hoy les pedimos a Pons y a Rajoy es que actúen con sentido de Estado, con altura de miras'. En un sentido similar se pronunció el diputado de IU, Gaspar Llamazares, que criticó 'el ejercicio de musculatura de la españolidad' del PP. Y consideró una provocación la propuesta de recuperar la tierra de nadie.