Público
Público

El PP minimiza que Aguirre baje impuestos mientras Rajoy los sube

La presidenta madrileña marca distancias con la primera medida del Gobierno. Cospedal califica de "social" la subida de la presión fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quiere distanciarse de las políticas del Gobierno central lanzando el mensaje de que ella, a diferencia del presidente del Gobierno, no sube los impuestos sino todo lo contrario: los bajará. No en vano, fue ella la primera dirigente conservadora que alzó la voz promoviendo una campaña de 'rebelión pacífica' contra la subida del IVA anunciada por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Y quiere seguir marcando el terreno.

Así, el primer anuncio que ha salido del Ejecutivo madrileño a la vuelta de las vacaciones de Navidad ha sido el de que su comunidad estudia una rebaja de los tramos del IRPF. El anuncio se produce cuando no han transcurrido ni dos semanas desde que el Consejo de Ministros aprobara un recorte del gasto de 8.900 millones y la recaudación de 6.200 con la subida del IBI y del IRPF. La primera reacción de la dirección nacional del partido al gesto de la presidenta madrileña ha sido la de respetar la decisión.

El Ejecutivo madrileño sostiene que tiene sus cuentas saneadas

Preguntada sobre la cuestión, la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, consideró que 'los gobiernos autonómicos tienen su tramo del IRPF y son autónomos para resolver cómo lo manejan siempre que cumplan con sus objetivos de déficit y sus previsiones de ingresos y gastos'. 'Son los propios gobiernos autonómicos los que tienen que saber cómo están sus cuentas', intentó zanjar la mano derecha de Rajoy evitando desautorizar a la presidenta madrileña.

Casi al mismo tiempo, el consejero de Economía de la Comunidad, Percival Manglano, precisó que la rebaja en estudio se podría aplicar en 2012 y que, en todo caso, se trataría de una decisión desvinculada de cualquier otra adoptada por el Gobierno central y su cuantía sería establecida en función de lo que permitan a la región los ingresos procedentes del Estado que establezcan los próximos Presupuestos, informa Efe.

Cospedal acusa a los socialistas de dar datos erróneos de déficit en el traspaso

Consciente del choque entre la política fiscal del Ejecutivo de Mariano Rajoy y la de su comunidad, Manglano se anticipó a asegurar que no ve 'en absoluto' ninguna posibilidad de encontronazo. Y recordó, además, que Madrid tiene una 'larga historia' de rebaja de impuestos desde que Aguirre es presidenta. El consejero madrileño basó la medida que su Gabinete está ahora estudiando en el hecho de que Madrid, al estar en mejor situación que el resto de las administraciones autonómicas, puede permitirse esta rebaja.

Pese a estas palabras, los ciudadanos madrileños no se han librado de un tijeretazo. A comienzo del curso escolar, Aguirre anunció recortes en educación aumentando la jornada laboral de los profesores y la supresión interinos. Y hace ya años que algunos de sus hospitales abrieron la gestión al capital privado.

Hasta la fecha, Rajoy no ha explicado por qué no ha cumplido su promesa de no subir impuestos. A ello se refirió la presidenta castellanomanchega culpando, eso sí, a los socialistas por no facilitarles las cifras correctas de déficit. Según sostuvo, el Gobierno de Mariano Rajoy ha actuado con rapidez y los ciudadanos, a tenor de las encuestas publicadas en algunos medios de comunicación, han entendido 'que hay que hacer una tarea de ajuste, de ahorro'.

El PP cita a los consejeros de Economía para acordar más recortes

En su intervención, recalcó que el Gobierno 'no tenía pensado' subir los impuestos. Pero que no tuvo otro remedio que hacerlo puesto que los socialistas les dieron unas cifras de déficit que no se correspondían con la realidad.

'Hemos podido comprobar que hay una previsión de cierre de déficit de en torno al 8%, dos puntos por encima del anunciado. Ante esto, el Gobierno comprobó que faltaban 20.000 millones y ha hecho lo que querían los ciudadanos y para lo que votaron al PP: actuar con rapidez', sostuvo la dirigente conservadora tras destacar que el Ejecutivo de Rajoy pretende ser 'eficaz antes que popular'.

En más de una ocasión, Cospedal insistió en que la subida del IBI y del IRPF no es lo que el Gobierno tenía en mente hacer. También añadió que 'parece que no' van a tener que hacerse más ajustes como los anunciados en el último Consejo de Ministros de 2011. En todo caso, precisó que es al Gobierno al que le corresponde ir 'graduando el ajuste'.

La secretaria general del PP recalcó que, a juicio de su formación, la subida de impuestos se ha hecho 'de la forma más social y más progresiva posible para que aquellos que menos tienen y la mayor parte de los españoles se vieran afectados lo menos posible'.

Pese a que, para el Ejecutivo, la mayor parte de la desviación del déficit público corresponde a las comunidades, Cospedal prefirió hablar de la cifra global de déficit y de la responsabilidad del Gobierno. 'La mayor parte del déficit no corresponde, ni mucho menos todo, a las comunidades autónomas', valoró al afirmar que 'el 70% del déficit de las administraciones públicas es del Estado'.

En este contexto, el PP reunirá esta semana a los consejeros de Economía de sus comunidades para coordinar los ajustes y recortes necesarios para cumplir con el objetivo de déficit. La cita, confirmada por Cospedal servirá como preparatoria al Consejo de Política Fiscal y Financiera que el Gobierno convocará en un plazo de diez días. Según la secretaria general, el objetivo de este encuentro será el de consensuar 'una línea de actuación conjunta de ahorro' y sentar las bases para evitar duplicidades con la Administración del Estado y las administraciones locales.

También Cospedal y Montoro coincidieron en insistir en que la subida de impuestos propuesta por el Gobierno es temporal. 'No es lo que quería hacer el Gobierno, pero lo ha hecho de manera limitada en el tiempo con el objetivo de que al final de la legislatura los impuestos estén en el mismo nivel que al comienzo o por debajo', subrayó Cospedal. Montoro, por su parte, garantizó que al final de la legislatura todos los contribuyentes, incluidos los que ahora verán incrementada su presión fiscal, pagarán menos impuestos que al cierre de la anterior.

Pese a que el PP achaca su incoherencia a la hora de subir impuestos al desfase de datos, no estudia pedir cuentas a los socialistas. Fuentes del PP aseguraron que en la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria plantearán que a los responsables políticos que arruinen las cuentas de una Administración se les exija responsabilidades, por lo menos, administrativas.