Público
Público

El PP no sabe si devolverá su poder adquisitivo a funcionarios y pensionistas

González Pons llama "caradura" al candidato socialista y después dice que la campaña que realizará su partido huirá de la crispación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE acusa al PP de hacer recortes y la derecha replica que ha sido el Gobierno socialista el encargado del tijeretazo 'más cruel, sangrante y doloroso' de la historia de la democracia. Y así todos los días. Como en un bucle.

Pero ayer, los conservadores quisieron salir a defenderse de la ofensiva del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. No lo hizo Mariano Rajoy. Parece que no quiere desgastar su imagen. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, fue el encargado de dar la cara.

Cospedal afirma que ella está realizando «ajustes» y no recortes

El dirigente conservador denunció a Rubalcaba por tener la 'facundia y la caradura' de acusar a su formación de hacer recortes cuando con 'su dedo' votó a favor 'del mayor hachazo social' mientras el PP lo hizo en contra. Lo acusó de 'falta de rigor e hipocresía' y lamentó que se le den 'mejor las acusaciones que las explicaciones'.

Además, recordó que él había sido el vicepresidente de un Gobierno con el que se había llegado a cinco millones de parados. No fue lo único que le echó en cara Pons. También señaló que bajo su mandato los funcionarios vieron rebajado su sueldo un 5% de media; las pensiones se congelaron y recortaron un 20%; se cerraron 200.000 empresas; las partidas presupuestarias en educación, sanidad y servicios sociales bajaron en un 8%; la factura en el Presupuesto de vivienda cerca de un 20% y la de los discapacitados en un 80% .

Horas después de la rueda de prensa, el PP remitió a los medios un desglose con todos los datos manejados. También editó un vídeo donde apuntaba a Rubalcaba como 'recortador profesional'.

El PP emite un vídeo donde llama a Rubalcaba «recortador profesional»

Pons reprochó a Rubalcaba que 'nunca' hable de empleo 'y que hubiese 'despilfarrado' 13.000 millones de euros para un Plan E. El vicesecretario de Comunicación garantizó que el PP no volverá a congelar las pensiones ni tampoco tocará de nuevo el sueldo de los funcionarios si gana las generales porque no está en su 'filosofía'. 'Eso es de socialistas, no de populares', señaló.

Era una promesa con trampa. Un juego de palabras donde no llegaba a decir toda la verdad. El lunes pasado se le preguntó a Rajoy si pensaba revocar dichas medidas al llegar a la Presidencia de Gobierno modificando los presupuestos mediante decreto ley. El jefe de la oposición dijo que dependería de la situación económica con la que se encontrara.

Ayer Pons respondió a esta cuestión asegurando que dichas actuaciones no se repetirán bajo un gobierno del PP pero no dijo nada acerca de lo que ya se está aplicando, que automáticamente se mantendrá, o de la fecha en la que se le podrá devolver a la gente su poder adquisitivo.

Lo que si confirmó es que el PP no suprimirá el Impuesto de Patrimonio que tanto ha criticado. La intención de los conservadores es la de 'dejarlo morir', tal y como está previsto en 2012.

Lo que hizo para no pronunciarse sobre ello fue retar de nuevo a Rubalcaba a prorrogar los Presupuestos. Es una polémica que viene de la semana pasada. Cuando el ministro portavoz, José Blanco, explicó que esa decisión iba a tener que tomarla el Ejecutivo que saliera de las urnas, algo que al PP le obliga a retratarse.

Tampoco quiso valorar el vídeo realizado por el PSOE centrado en enumerar los recortes realizados por cada barón autonómico del PP. Se le preguntó si se había incluido algún dato falso. Afirmó no haberlo visto. Aseguró que lo que se hace en las comunidades conservadoras 'es lo mismo' que se hace en las socialistas e indicó que si sólo se hacía referencia a las primeras habría 'maquineismo'. Aprovechó la circunstancia para defender lo que se está haciendo en la Comunidad de Madrid diciendo que 'no es distinto' de lo que se hace en Andalucía, pero se quejó de que allí 'no hay huelgas'.

La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, aseguró que ella estaba haciendo 'ajustes', no recortes. En su tierra ha acometido una reducción del 20% del Presupuesto. Y su plan, según el PSOE, afectará a 15.000 empleos públicos.

Por su parte Pons concluyó que había quedado demostrado que 'Alfredo Manostijeras no debía haber sido candidato del PSOE'. Después de todos estos reproches, el cargo del PP garantizó que en la campaña de su partido no habrá crispación.

'Deberemos buscar un tono constructivo', dijo. Y comentó que si habían salido a responder de forma tan enérgica en esta ocasión es porque la campaña del PSOE les había indignado por completo.