Público
Público

"El PP no entra en contradicción, pero el PSOE sí"

Entrevista a Cándido Méndez. Secretario general de UGT.  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cándido Méndez, secretario general de UGT, asegura que la opinión pública 'ya no traga' con los argumentos del Gobierno para justificar sus medidas, como esta última de reforma constitucional, porque utiliza los mismos argumentos desde hace un año y 'siguen sin funcionar'. Méndez insiste en que los acontecimientos están dando la razón a los que, como los sindicatos, pedían impulsar el crecimiento y no subordinarlo todo a la reducción del déficit y alerta de que estamos 'en riesgo de que se pueda producir un colapso económico' si no se da un giro 'que tiene que venir de Europa'.

¿Qué consecuencias va a tener la reforma constitucional que limitael déficit?

'La lucha contra el déficit debe venir por la vía de los ingresos'

Hay una consecuencia clara que es la ruptura del equilibrio constitucional del 78 porque se escora a la derecha. Y hay un riesgo evidente de que la imposición de este techo máximo de gasto pueda traer un deterioro del Estado del bienestar.

¿Es necesaria la estabilidad presupuestaria? ¿Cómo habría que garantizarla?

Nosotros somos partidarios de la reducción del déficit y de la estabilidad presupuestaria. Pero los dos partidos mayoritarios ponen el énfasis en el gasto y no en los ingresos. La estabilidad presupuestaria debería venir de una reconsideración general de nuestro sistema tributario dándole más capacidad recaudatoria y más progresividad. Nosotros enfocamos la lucha contra el déficit por la vía de los ingresos y de una cierta austeridad en los gastos públicos, pero esta visión que se está consagrando con los anuncios del Partido Popular de recortes en las comunidades autónomas es una apuesta muy distinta. El Partido Popular se ha apresurado a presentar estos recortes al rebufo del debate sobre la reforma constitucional. Están utilizando argumentos que se van a volver en contra de la sociedad como esa criminalización de los profesores, tergiversando y confundiendo horas lectivas con la jornada laboral. Además, me sorprende que la patronal aplauda estos ajustes porque las pequeñas empresas van a caer como moscas, ya que muchas de ellas dependen del empuje de las Administraciones públicas.

¿La reforma constitucional ha dado alas a la derecha?

Incluso va más allá. Es una expresión de la sumisión de la política a los mercados. El espacio de decisión ya no es nacional, hay que reforzar la dimensión de la política europea. Esta reforma de la Constitución refuerza una visión ideológica conservadora. Por eso se me hace particularmente incomprensible la posición del Partido Socialista. El Partido Popular no tiene contradicción alguna ni en la forma ni en el fondo con esta reforma, pero sí el PSOE.

¿Un referéndum podría parar la reforma teniendo en cuenta que la apoyan los dos partidos más votados?

Creo que hay una dicotomía clara entre la posición de los partidos mayoritarios y la opinión de muchos de sus votantes. Hacer una propuesta para el programa electoral del Partido Socialista como crear el escaño 351 para que los ciudadanos puedan defender iniciativas populares y negarse al referéndum es una contradicción flagrante. Y esas cosas pasan factura.