Público
Público

El PP no quiere a la nueva Batasuna; el PSOE apuesta por la cautela

IU y PNV pide que se legalice ya al pnuevo partido de la izquierda abertzale.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El anuncio de que el nuevo partido de la izquierda abertzale va a rechazar todo tipo de violencia incluida la de ETA ha suscitado tres tipos de reacción:  los que aplauden la decisión, los que no se la creen y, en medio, los que la valoran pero prefieren ser cautos y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Entre los primeros están los partidos nacionalistas e IU. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu se pregunta por qué el nuevo partido de la izquierda abertzale no va a ser legal 'si cumple la ley, la sentencia y los requisitos'. 

Cayo Lara, coordinador federal de IU, considera que 'no se puede negar ni retrasar la nueva formación abertzale'.

Entre los contrarios a que la izquierda abertzale concurrra en las próximas elecciones está el PP. Su secretaria general, María Dolores de Cospedal, fue contundente durante su habitual rueda de prensa de los lunes posterior al comité de dirección: 'Siempre hemos dicho lo mismo: no cabe otro final que la disolución de ETA, la entrega de las armas, pedir perdón a las víctimas del terrorismo y someterse al imperio de la ley'.

Cospedal dijo que el PP hará 'cuanto esté a su alcance para evitar que Batasuna se presente a las elecciones'. 

'Fíjese que le seguimos llamando Batasuna, todos sabemos que es lo mismo, y eso es importante recordarlo. Hay que condenar lo que se haga y lo que se hizo. Nuestra postura sigue siendo que ni con nuevas siglas, ni listas blancas ni en nuevos partidos políticos, Batasuna puede estar en las elecciones'. 

De la misma opinión es Ciutadans, para quien escuchar al nuevo partido que condenará a la violencia es insultar a las víctimas. La formación de Rosa Díez, UPyD, tampoco se cree el nuevo mensaje de la izquierda abertzale: 'Lo importante no son los estatutos, sino los hechos'. Para su portavoz en Euskadi el acto de este lunes 'es una estrategia para estar presente en las próximas elecciones de mayo y por eso es fundamental que se mantengan fuera de las instituciones durante un largo periodo de tiempo, para que toda la sociedad se convenza de que son una cosa distinta de lo que parecen ser'.

El PSOE parece mantener una posición intermedia, a la espera de más acontecimientos. Marcelino Iglesias, el secretario de Organización, se mostró cauto a la hora de valorar el nuevo escenario: 'Es mejor condenara a ETA que apoyarla. Desde luego es una mejora notable, una gran novedad. Pero la democracia tiene que ser muy exigente con estos grupos'. 

El PSOE quiere esperar a ver qué deciden los jueces. 'Los partidos no legalizamos grupos políticos, son los jueces los que lo hacen. Nosotros preferimos esta situación a la anterior, pero tienen que ser los jueces lo que decidan'.