Público
Público

El PP no sabe si subirá las pensiones: "A ver qué nos encontramos"

Nadal afirma que se ajustarán "en función del IPC" a menos que "mande el FMI porque hayan intervenido a España"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A falta de concreción, confusión. Es lo que sucedió ayer cuando el secretario de Economía y Empleo del PP, Álvaro Nadal, empezó a hablar de las pensiones.

Para empezar garantizó que su formación no volvería a congelarlas. Pero para cubrirse las espaldas recurrió a las palabras de su jefe de filas: 'Como dice Mariano Rajoy, a ver qué nos encontramos'.

Después se enredó todo. Fue cuando Nadal aseguró que la intención de su partido, si gana las generales, es que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo el año que viene. 'Eso significa que habrá subida en función de la previsión del IPC', indicó.

Sin embargo, tal y como había hecho anteriormente, dejó la puerta abierta a la influencia de otros factores. 'Ahora, si resulta que llegamos al Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) es el que manda en este país porque antes nos han intervenido...', exageró. 'El PP siempre deja algún un espacio a cualquier elemento de deterioro, sobre todo teniendo en cuenta que de aquí a que un nuevo Ejecutivo pueda actuar estamos hablando de Reyes', lamentó.

En una entrevista en Telemadrid, el dirigente conservador también criticó que el Gobierno no actualice la prórroga de los Presupuestos para fijar esa partida o la del sueldo de los funcionarios a partir de 2012. Los socialistas pretenden dejar ese tema en manos del PP para que se retrate.

Montoro rechaza frontalmente subir el IVA: «Lo diga quien lo diga»

No fue su única declaración polémica. También planteó una limitación en 'el abuso de los servicios públicos' y, si la gente desea algo 'especial', que lo pague: 'Si alguien quiere una cama individual en el hospital, a lo mejor se le podría decir: si usted lo paga, se lo podemos dar'. Además, explicó que su partido estudia hacer una cartera de servicios y que 'los esfuerzos' vendrán del recorte del gasto y no de las subidas de impuestos. Para Nadal, uno de los principales problemas es la errónea previsión de crecimiento del Gobierno. 'Las últimas previsiones de ingresos de Elena Salgado son las cuentas de Antoñita la Fantástica', criticó.

El PP tenía previsto presentar su programa el pasado fin de semana, pero terminó celebrando una fiesta de entronización a su presidente. Los conservadores sostienen que, para salir de la crisis, hay que poner en marcha una serie de reformas, pero su líder prefiere no concretar mucho las medidas que aplicará. 'Depende de la situación económica', dijo hace unos días cuando le preguntaron a Rajoy qué iba a hacer con algunos de los temas más espinosos.

Como el jefe de la oposición evita especificar, en cuanto alguno de sus cargos esboza alguna propuesta se arma un gran revuelo. Le pasó hace unos días a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, cuando habló de contratación indefinida y dijo que 'los trabajadores deben tener un mínimo de cobertura y habrá que negociar hasta qué punto la tienen que tener todos en la extensión que ahora, o sólo una parte o todos'. Después el partido tuvo que salir corriendo a matizar sus palabras y explicar que ella no se refería a dejar sin subsidio a los desempleados.

González Pons plantea reducir en 50 diputados el Congreso

Ayer sucedió algo parecido. Pocas horas después salió el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro. Ya se habían hecho mil y una interpretaciones de las declaraciones de Nadal y en rueda de prensa le preguntaron por qué su partido condicionaba ahora su actuación a lo que dicten los organismos internacionales cuando el PP no ha hecho otra cosa que criticar al Ejecutivo por seguir el dictado del Banco Central Europeo y el FMI. Montoro aseguró que su compañero de filas había realizado 'una reflexión macroeconómica' y que, en cualquier caso, el PP 'no necesita las recomendaciones de nadie para proponer a la sociedad española las reformas que necesita.

Mantuvo que hacen falta reformas, pero 'porque conviene a los españoles, no porque venga de ninguna carta de nadie'. 'Nosotros Europa la vamos a construir desde los voluntariedad, no desde la Europa de las imposiciones', destacó.

En cuanto a las pensiones, eludió comprometerse porque se vive un 'agobio financiero por el alto déficit público'. Dijo que un Gobierno del PP tomará 'decisiones' cuando llegue el momento y que no es hora 'de anticiparlas'. Lo que sí descartó de forma tajante es que España pueda necesitar nueva ayuda financiera exterior o que tenga que ser rescatada antes del 20-N. Para él las perspectivas de cambio mejoraban la situación. Aseguró que el PP cumplirá el déficit del 4,4% para 2012 y que lo hará de la mano de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Montoro rechazó el aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) 'lo diga quien lo diga' al estar convencido de que con ello se 'aplasta el consumo' y anunció que las comunidades y ciudades autónomas del PP habían enviado una carta a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, exigido la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para el lunes 17 de octubre para que el Gobierno explique 'por qué no actualiza la financiación de los servicios públicos' para 2012, con la prórroga de las partidas presupuestarias pertinentes y la actualización del cuadro macro.

A su juicio la rebaja de calificación de varias comunidades, es por culpa del Gobierno que las pone 'en duda' al no actualizar las previsiones ni los ingresos públicos.

Por otro lado, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, abogó ayer por reducir 'drásticamente' el número de políticos en la administración y aligerar la composición del Congreso, en donde podría haber 50 diputados menos (en la actualidad hay 350). Es lo que apuntó nada más llegar Rajoy a su Convención, aunque él no detalló cifras.