Público
Público

El PP es el partido más beneficiado por la ley electoral en 13 autonomías

El partido de Rajoy gobierna cinco comunidades con mayoría absoluta a pesar de que tiene menos de la mitad de los votos. PSOE y PP están sobrerrepresentados en todas las autonomías. IU es la gran perjudicada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'La Ley Electoral tira tu voto a la basura', 'No al fraude electoral', 'Por una Ley Electoral justa y democrática'. Las pancartas y lemas con que los ciudadanos urgían a los políticos a iniciar reformas en la actual legislación electoral se contaban por cientos en las manifestaciones y acampadas del Movimiento 15-M.

Los indignados han sacado a la calle el debate sobre la deficiente proporcionalidad y representatividad de la actual legislación electoral. Y las cifras les dan la razón. No sólo en el Congreso (ver recuadro), sino en los 17 parlamentos autonómicos, donde se repite siempre la misma pauta: PSOE y PP están sobrerrepresentados (es decir, tienen más porcentaje de escaños que porcentaje de votos), mientras que IU es la gran perjudicada.

En el ámbito autonómico, la mayoría de las comunidades calcaron la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) de 1985, que favorece a los partidos mayoritarios. Tras las elecciones del 22-M, la composición de las Cámaras autonómicas muestra que el PP es el partido más beneficiado por la Ley Electoral en 13 comunidades. En las otras cuatro, los partidos favorecidos son Coalición Canaria en el archipiélago, CiU en Catalunya, PSOE en Castilla-La Mancha y UPN en Navarra.

Camps tiene el 55% de los escaños, pese a contar sólo con el 48% de los sufragios

Tanto PP como PSOE están sobrerrepresentados en los 17 parlamentos autonómicos, lo que explica que ambos partidos sean los principales defensores del status quo actual. El sistema penaliza, por contra, a IU y a UPyD, que obtuvieron más votos que escaños en ocho y dos cámaras autonómicas, respectivamente.

Además, la federación de izquierdas se quedó fuera de las cámaras de Castilla La-Mancha, La Rioja y Cantabria al no superar la barrera electoral del 5% que tienen que sobrepasar los partidos en esas autonomías para acceder al reparto de escaños. En los tres casos IU obtuvo más del 3% de los sufragios, que es la barrera mínima que se exige en otras comunidades. Una situación similar sufre UPyD en La Rioja y Murcia, donde no tiene diputados a pesar de haber sido respaldada por el 3,5 y el 4,5% de los electores, respectivamente.

La Región de Murcia, Illes Balears y Castilla y León son los tres territorios con una menor proporcionalidad en el reparto de escaños. En Murcia, dividida en cinco circunscripciones en las autonómicas, los conservadores obtuvieron un 14,54% más de escaños que de votos. Es decir, con el 58,79% de los votos acapararon el 73,33% de las actas de la Asamblea regional.

Cospedal, Feijóo o Griñán tampoco tienen mayoría absoluta de votos

Por el contrario,  zquierda Unida, que alcanzó el 7,83% de los sufragios, está representada por el 2,22% de los asientos. Los socialistas, en este caso, se vieron ligeramente favorecidos, al lograr un 0,56% más de escaños que de votos.

Algo similar ocurre en el  archipiélado balear, donde los conservadores están sobrerrepresentados en un 12,95% y el PSOE en un 7,34%. El caso de Balears es, si cabe, aún más escándaloso, pues la legislación electoral otorgó a la formación que lidera José Ramón Bauzá (PP) la mayoría absoluta en escaños (59,32%), sin tenerla en votos (46,37%).

Esta circunstancia se da también en otras cinco autonomías, donde gobiernan con mayoría absoluta presidentes que no obtuvieron la mitad más uno de los sufragios en las urnas. Es el caso de José Antonio Griñán en Andalucía, Ignacio Diego en Cantabria, María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, Alberto Núñez Feijóo en Galicia y Francisco Camps en el País Valencià. Todos, salvo el socialista Griñán, son del PP.

Las cámaras menos proporcionales están en Murcia, Balears y Castilla y León

En este sentido, además del caso de Illes Balears, también es muy ilustrativo lo que ocurreen Les Corts Valencianes. El PP de Francisco Camps, con el 48,53% de los votos, obtuvo el 55,55% de los escaños. También salieron beneficiados los socialistas valencianos, sobrerrepresentados en un 5,83%. En la misma Cámara, Compromís y Esquerra Unida (la marca autonómica de IU) están infrarrepresentados en un 0,97 y un 0,74%, respectivamente.

Las Cortes de Castilla y León también se sitúan en cabeza en la lista de los parlamentos menos proporcionales. Los conservadores, dirigidos por Juan Vicente Herrera, obtuvieron el 63,1% de los escaños con el 51,55% de los votos. IU alcanzó un único diputado autonómico, a pesar de haber cosechado el 4,87% de los votos. Ello se tradujo sólo en el 1,19% de las actas. El sistema también favorece allí a los socialistas, que tienen 29 diputados, el 34,52% del total, con el 29,68% de los sufragios.

Partidos nacionalistas como Convergència i Unió (CiU) o Coalición Canaria (CC) también salen beneficiados en los comicios autonómicos (no así en las elecciones generales).
Catalunya es la única comunidad que no ha redactado aún una ley electoral propia y, por tanto, se rige por la ley estatal. Los resultados de los comicios de noviembre de 2010 otorgaron a los convergentes el 45,93% de los escaños con el 38,43% de los votos, es decir, están sobrerrepresentados en un 7,5%.

Coalición Canaria disfruta del 35% de los escaños con el 24,94% de los sufragios

En Canarias, su Estatuto, de 1982, aplica una doble barrera electoral: para que un partido alcance un escaño en la Cámara regional debe conseguir al menos el 30% de los votos en cada isla o el 6% en todo el archipiélago. El resultado es que Coalición Canaria disfruta del 35% de los escaños con el 24,94% de los sufragios, una prima del 10,06%. Por el contrario, Nueva Canarias sólo tiene el 5% de las actas, a pesar de haber conseguido en las urnas el 9,07% de los votos.

En el otro extremo, en el de las cámaras más proporcionales, se encuentran Extremadura, Galicia, Euskadi, Navarra y Aragón. En estas comunidades, la diferencia entre el porcentaje de escaños y el porcentaje de votos se sitúa por debajo del 4% en todos los partidos. Eso sí, en Galicia se produce el hecho relevante ya mencionado: el PP no tiene mayoría absoluta en las urnas, pero sí en el Parlamento. En las otras cuatro comunidades, el partido gobernante no dispone de mayoría absoluta.