Público
Público

El PP se plantea eliminar hasta 50 diputados

González Pons concreta la cifra que Rajoy no ofreció el jueves al adelantar la idea. Por Constitución no podría recortar más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP insiste en su idea de aligerar 'drásticamente' el número de políticos que figuran tanto en las administraciones del Estado como en las Cámaras de representación. Su  vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, ha concretado una cifra de lo que ya adelantó el jueves Mariano Rajoy asegurando que el Congreso podría perder a 50 diputados.

La cuestión tiene relación con lo que manifestó el líder del PP el pasado jueves antes del comienzo de la Convención de Málaga, cuando aseveró que los conservadores debatirían la reducción del número de diputados, de senadores, de concejales y de parlamentarios autonómicos. Hasta este lunes nadie había concretado más dicha propuesta.

A su juicio, uno de los 'sacrificios' que tendrá que asumir la ciudadanía será el adelgazamiento de la administración, pero no porque sobren funcionarios, sino porque 'sobran los políticos', ha argumentado el dirigente del Partido Popular en una entrevista en el canal 24 horas de TVE.

El PP se plantea 'reducir drásticamente' el número de cargos políticos en la administraciónEn esta línea, ha dicho que el PP se plantea 'reducir drásticamente' el número de cargos considerados políticos en la administración, puesto que desempeñan funciones que perfectamente podrían ejecutar los funcionarios.

El ajuste llegaría también al Congreso, ha añadido Pons, ya que podría rebajarse su número hasta los 300. La Cámara Baja tiene en la actualidad 350 parlamentarios.

Según sus palabras, la medida no atentaría contra la Constitución, ya que en ella se da constancia de la horquilla en la que podría moverse el número de diputados, entre 300 y 400. Por todo ello, el PP ve posible bajar en 50 la cantidad de diputados que ahora ocupan los escaños.

'España es en la actualidad es una piedra que cae rodando'No ha precisado más medidas el mandatario del Partido Popular, pero sí ha dejado claro que España en la actualidad es 'una piedra que cae rodando, que hay que detener y que hay que volver a subir'. 'Un país que se hunde hay que reconstruirlo, y eso requiere la generosidad y el esfuerzo de todos', ha apostillado.

Para cumplir este objetivo, la prioridad irrenunciable es crear puestos de trabajo, ya que así se ahorrará en prestaciones por desempleo, y posteriormente atajar el problema de la deuda soberana, que en España, al ser de mayor riesgo en comparación con el bono alemán a 10 años, supone que se gaste mucho dinero en sus intereses.

Pons, además, ha destacado que al Gobierno 'no le queda más remedio' que convocar un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y actualizar las previsiones presupuestarias, sobre todo las de los ingresos en las comunidades autónomas.