Público
Público

El PP pone la mirilla en su nuevo objetivo: Rubalcaba

Los conservadores anuncian un seguimiento "al milímetro" del nuevo vicepresidente y creen que "es el del fin" de Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin dar tiempo a que Alfredo Pérez Rubalcaba tome posesión como nuevo vicepresidente y portavoz del Gobierno, el PP le ha puesto deberes, ha vaticinado su futuro y le ha recordado viejos temas pendientes.

Pese a la gran remodelación efectuada este miércoles por Zapatero, en la que cambió hasta seis ministerios, los conservadores ya han montado su estrategia a corto y medio plazo. Rajoy y compañía han tenido que salir de la cama para dirigir todas sus críticas a Rubalcaba

Esteban González Pons se atreve a aconsejar a Zapatero que tenga cuidado con el poder que da a Rubalcaba porque le puede salir mal el tiro. 'Se le está presentando como el delfín, pero más que el sucesor va a ser el liquidador; es el del fin, escrito separado, el del final, fue el del fin de Felipe González y va a ser el del fin de Zapatero'.

Después, el conservador se ha explayado en detallar las 'bondades' del sustituto de De la Vega: 'Es un poco esquivo, difuso y con lengua de doble filo y no es la persona más adecuada para una España en crisis económica'.

A su juicio, ha quedado demostrado que el nuevo vicepresidente primero 'es el último que se queda cuando acaba un gobierno, el que apaga la luz, el que no se quiere marchar'.

Por eso, los conservadores ahondan en la idea de que Rubalcaba encabeza una recuperación de la vieja guardia del PSOE. 'Son distintos costaleros para un santo que no es ni milagroso, ni tiene fieles', sentencia Pons al respecto.

El PP tampoco ha querido dejar pasar por alto el pasado de Rubalcaba. Pons ha recordado que fue 'el portavoz del Gobierno del GAL, después el portavoz del acuerdo antiterrorista, el de la tregua, el de la lucha implacable contra ETA y, ahora -ha dicho- parece que está en vísperas de una nueva metamorfosis para convertirse en el portavoz de otra cosa'.

Soraya Sáenz de Santamaría también le advertido que el PP 'seguirá al milímetro' los nuevos pasos que dé y que llegará 'hasta el final' en los casos que el ministro tiene 'en el fondo del armario', en alusión al caso Faisán y las filtraciones policiales en los casos de corrupción como la Gürtel.

Pero antes de que resuelva los casos que tanto preocupan al PP, González Pons exige al nuevo vicepresidente que elimine el 'grillete' que supone el canon digital en España, después de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE en el que considera que no se ajusta a las leyes comunitarias.